DIPUTADOS DE MORENA FRENAN DECRETO DE PEÑA COLORADA

Los diputados de las distintas fracciones expresaron sus argumentos, siendo que los de Morena se expresaron porque sea el Gobierno Estatal y no el Federal, el que realice el decreto. Foto: Congreso del Estado

Redacción

La Comisión del Medio Ambiente, que preside el diputado Jorge Herrera Martínez y la integran los legisladores Laura Patricia Polo Herrera y Mauricio Alberto Ruiz Olaes, decretó un receso para aprobar el dictamen de la Iniciativa de Acuerdo por el que se exhorta al Poder Ejecutivo Federal a través del titular de la Semarnat, así como al Poder Ejecutivo del Estado de Querétaro, a través del secretario de la Sedesu, para que en el ámbito de sus competencias y en ejercicio de sus atribuciones legales, realicen, impulsen y concluyan los trámites y procedimientos necesarios para constituir el área natural protegida de Peña Colorada.

El diputado Jorge Herrera Martínez dio a conocer que ya van 18 años de esfuerzo de los tres órdenes de gobierno, de consensos con ejidos y grupos ejidales, estudios técnicos e inclusive una declaratoria municipal  pronunciada jurídicamente nula. Indicó que “en todos estos años, la sociedad ha exigido la protección de esta zona de casi 5 mil hectáreas y se ha pugnado por la defensa de Peña Colorada, entendiéndose que esta zona es uno de los últimos pulmones verdes de los municipios de Querétaro y El Marqués”.

El legislador precisó que “esta zona permite la consolidación del pulmón verde de la ciudad, es captadora de agua y de infiltración para la ciudad, moderadora del clima y santuario de especies de flora y fauna, además de mejorar la calidad de vida de los habitantes con todos los servicios ambientales que ofrece. Esta propuesta exhorta a las autoridades federales y estatales para la pronta publicación del Decreto de Peña Colorada”.

Herrera Martínez consideró que “la conservación de Peña Colorada es un asunto prioritario para este Congreso local, ya que es un asunto fundamental para el equilibrio del ecosistema, y no sólo basta con la protección emitida por el Programa de Ordenamiento Ecológico, sino que es necesaria la declaratoria de la zona para frenar políticas de depredación y pugnar por un estado en armonía con todo el ecosistema”.

Por su parte, la diputada Abigail Arredondo Ramos, autora de esta iniciativa, reparó en que la problemática de Peña Colorada se tiene que atacar de forma integral, ya que es una realidad el cambio climático y la situación que se vive en el mundo; además de que al estado ya le ganó la mancha urbana que se ha detonado en los últimos años, principalmente en la zona conurbada, por lo que el decreto de esta zona protegida es un grito de la sociedad.

En su intervención, el diputado Mauricio Ruiz informó  que, a partir de que en 2006 se anuló un acuerdo por el que se declaraba a Peña Colorada como zona natural protegida y en ese momento los ejidatarios iniciaron las ventas de sus tierras a distintos empresarios; indicó que posteriormente, en 2013, se volvió a realizar una venta más a particulares.

Por lo que el legislador observó que si el gobierno federal declara zona protegida a Peña Colorada, tendría que pagar a empresarios dueños de esos terrenos, una cantidad aproximada a 240 mil millones de pesos, lo que equivaldría a 6 veces el presupuesto total del gobierno queretano, por lo que consideró que es el gobierno estatal el que debería hacer la declaratoria de área natural protegida.

El coautor de esta iniciativa, diputado Agustín Dorantes Lámbarri, solicitó a los legisladores integrantes de la comisión legislativa no eximir la responsabilidad y la confianza que la sociedad depositó en ellos y la responsabilidad que tienen ya que “deben ser sensibles en lo que representa Peña Colorada para la gente, hay que hacer todo lo que esté en nuestras manos para lograr esta zona protegida porque debe ser un bien jurídico tutelado por el estado”.

También, el legislador dijo estar de acuerdo en hacer foros e incluir a los ciudadanos en un parlamento abierto, pero no en hacer acciones dilatorias. Además, solicitó no politizar ni convertir en un asunto electoral Peña Colorada, por lo que pidió dejar atrás lo que se hizo o se dejó de hacer y enfocarse en lo que les toca hacer, ya que existe una responsabilidad personal y es que Querétaro necesita ese pulmón de 5 mil hectáreas.

La diputada Laura Polo, comentó que, además de las distintas posturas de los legisladores, les han hecho llegar peticiones y observaciones de ejidatarios y activistas ambientales, lo que le permitió observar que existen diversos intereses que deben ser tomados en cuenta por parte de la comisión, por lo que señaló que “el asunto de la declaratoria de área natural protegida de Peña Colorada es sumamente complejo que requiere de una atención especial, con el propósito de evitar, incluso un posible conflicto social”.

La legisladora también solicitó a los integrantes de la comisión dictaminadora, una moción de receso para un mayor análisis de esta propuesta, con la finalidad de recabar la suficiente información y poder tomar una decisión objetiva y con el mayor consenso posible respecto a este asunto.

Por último, los diputados del PAN, PRI Y Partido Verde coincidieron en dejar de lado los colores e ideologías políticas para sacar adelante el exhorto a las autoridades tanto federales como estatales y darle celeridad a un tema que por años han solicitado los queretanos, e hicieron un llamado a los diputados de Morena integrantes de la comisión, para que a la brevedad se logren acuerdos que permitan dar certidumbre a los ciudadanos.

En esta reunión de trabajo estuvieron además los diputados Abigail Arredondo Ramos, Agustín Dorantes Lámbarri, Ma. Concepción Herrera Martínez y José Raúl Chávez Nieto; además de los ejidatarios Juventino Aguilar Aguilar y Leticia Aguado; y la ambientalista Teresa Roldán. 

Comentarios

Comentarios