Declara Tirso en juicio de Chapo

Doblemente gallero: A la izquierda, de frente, Tirso Martínez Sánchez en su comparecencia de ayer en el juicio a El Chapo Guzmán (derecha) en Nueva York. Muy conocido por algunos queretanos por su pasión por los gallos (los blancos y los de pelea). FOTO: LÓPEZDORIGA.DIGITAL

COLUMNA PLAZA DE ARMAS

Tirso, recuerda a sus Gallos desde NY

¡Cierren las puertas!: Sabino

  • Preparan arribo de titular de Notaría 3 en SJR
  • Desayunan Ferrusca y Echeverría en Domun
  • Trabaja súper delegado al margen de rumores
  • Diligencia judicial en el Congreso del Estado

POR: SERGIO ARTURO VENEGAS RAMÍREZ

Doblemente gallero: A la izquierda, de frente, Tirso Martínez Sánchez en su comparecencia de ayer en el juicio a El Chapo Guzmán (derecha) en Nueva York. Muy conocido por algunos queretanos por su pasión por los gallos (los blancos y los de pelea). FOTO: LÓPEZDORIGA.DIGITAL

“El futbolista”.

Estrafalario, como la mayoría de las personas dedicadas al crimen organizado, Tirso Martínez Sánchez fue detenido el 2 de febrero de 2014 en León, Guanajuato y extraditado un año más tarde a Estados Unidos.

En 2016, se declaró culpable en la Corte de Nueva York de haber distribuido toneladas de cocaína en territorio estadounidense y Europa.

Era compadre de los fallecidos capos Amado Carrillo Fuentes, entonces líder del cártel de Juárez, y Arturo Beltrán Leyva, líder de cártel bautizado con esos apellidos.

Hoy, es testigo “colaborador” en la Corte estadounidense donde se enjuiciará a Joaquín El Chapo Guzmán.

Y este hombre no sería uno más en la lista de quienes han traicionado al narco más importante de las últimas décadas a nivel mundial si no fuera porque Tirso,  también conocido como “El Doctor”, “El Mecánico”, “El Centenario” y “El Tío”, fue un importante “empresario” que fraguó fuertes lazos en Querétaro.

Le cuento:

El lunes, en la corte de Brooklyn, Nueva York, “El Futbolista” contó a los presentes de su afición por los gallos. “Llegué a apostar hasta 3 millones de dólares (unos 60 millones de pesos al tipo de cambio actual) en los palenques”.

Pero esos no eran los únicos gallos a los que se hizo aficionado. Este hombre también tuvo relación con Gallos Blancos de Querétaro cuando el técnico era Luis Fernando Tena.

Ya para 2004, el asunto era un escándalo y se le vinculó también con el Club Irapuato.

De hecho, Tirso llegaba a las instalaciones de ese equipo lo mismo en un Lamborghini que en un Tsuru. Por aquellos tiempos, los directivos de la antigua Caja Libertad -ese tema da para otra columna- desarrollaron en Salamanca e Irapuato importantes relaciones económicas con este personaje y otros cuya fachada era el aguacate.

Pero volviendo a Tirso, a quien poderosos queretanos desearían borrar de la memoria colectiva, ha sido el personaje central en la Corte de EEUU. Sus testimonios de lunes y martes, han demostrado un alto nivel en las estructuras criminales del país.

Martínez Sánchez laboraba tanto para el Cártel de Sinaloa como para el Cártel de Ciudad de Juárez entre la década de 1990 y la década del 2000. Mencionó en su declaración de ayer que ambas agrupaciones trabajaban como alianza en los primeros años de 1990, con Carrillo Fuentes como líder del Cártel de Juárez, y Guzmán e Ismael ‘Mayo’ Zambada como líderes del Cártel de Sinaloa.

A la muerte de Carrillo Fuentes en una cirugía fallida, uno de los sublíderes del Cártel de Juárez se disparó, lo que perjudicó sus facultades mentales y se retiró del negocio. Esa persona era Eduardo González Quirarte o ‘Flaco’ Quirarte.

Las ventajas de la fusión hicieron más fuerte al cártel, lo que significaba mayor poder para corromper políticos y policías y, en consecuencia, generar más dinero de sus operaciones de narcotráfico, precisó Martínez.

La fusión significó también que los cárteles se compartieron “plazas” o ciudades que tenían bajo su control, así como los puertos mediante los que podrían recibir drogas.

Todo ello no impidió que “El Futbolista” se dedicara en sus ratos libres a su gran pasión: el gallo.

El de pelea y el del fútbol.

Claro, los empresarios que en ese entonces manejaban el balompié queretano han negado siquiera conocer el narcotraficante o haber hecho tratos con él.

Niegan lo que  se ha demostrado: Que Tirso pagaba la nómina de Gallos en efectivo ya fuera moneda nacional o dólares.

En el enjuague estuvieron varias empresas: Caja Libertad, Pumas Soccer, Promotora Internacional FutSoccer, Mivanny Sports Events y American Jet`s, según información oficial. Claro, también reconocidos apellidos de familias queretanísimas.

Pero de eso nadie quiere acordarse.

Solo Tirso, allá en la corte de Brooklyn donde aún le llora a sus Gallos. Los de pelea y los de patadas.

Somos nada...

-OÍDO EN EL 1810-

Pronto.

Se mueven desde Palacio de la Corregidora para habilitar al (o a la) nuevo (a) titular de la Notaría 3 de San Juan Del Río que quedó acéfala cuando Enrique Burgos Hernández cambió su sede a la capital del Estado.

Doy fe.

-¡PREEEPAREN!-

En corto.

Muy metido en su plática, desayunaban ayer el titular de Seguridad Pública de la capital, Juan Luis Ferrusca y su mentor o jefe inmediato, el fiscal del Estado, Alejandro Echeverría Cornejo. Valientes que son, ambos funcionarios relacionados con la seguridad, daban la espalda al ventanal del restaurante del Hotel Domun.

Y la plaza, caliente, caliente.

-¡AAAPUNTEN!-

Sereno.

Al margen de especulaciones políticas y resistencias locales, el súper delegado Gilberto Herrera Ruiz hace lo que sabe hacer: trabajar. Y lo hace con su estilo, alejado de los reflectores, en una oficina del sur de la ciudad.

Como dice el refrán:

Dar tiempo al tiempo.

-¡FUEGO!-

Inédito.

Importante diputado panista tuvo que enfrentar este martes una diligencia judicial en sus oficinas del Congreso local por una supuesta deuda personal de varios millones de pesos.

¡Porca miseria!

Santa queretano: Raúl Mendoza, colaborador de PLAZA DE ARMAS, El Periódico de Querétaro, v e así al secretario de Turismo del Estado, Hugo Burgos García. FOTO: RAÚL MENDOZA
Súper delegado: Gilberto Herrera Ruiz, senador con licencia y ex rector de la UAQ, trabaja sin prisas ni presiones en el proyecto de Andrés Manuel López Obrador. FOTO: PLAZA DE ARMAS

Comentarios

Comentarios