CORREN A MANIFESTANTES

FOTO: FERNANDO VENEGAS RAMÍREZ
Advierte el secretario de gobierno Manuel Velázquez Pegueros que no se permitirá que un grupo de personas detenga las obras y el desarrollo en la capital queretana y añadió que los manifestantes podrían ir presos hasta por dos años. FOTO: FERNANDO VENEGAS RAMÍREZ

empujones, el grupo de vecinos del centro histórico que mantenía un bloqueo en la calle de Madero para impedir el rompimiento del adoquín, fueron retirados por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal quienes hicieron acto de presencia desde las primeras horas de este lunes para remover a los quejosos y abrir el espacio para la maquinaria pesada. Tras acordonar a los manifestantes y luego de varias horas de jaloneos, el municipio hizo uso de la fuerza y les retiró llevándose a los Juzgados Cívicos a los ciudadanos José David Herrera Rangel y a la señora Alejandrina Arana. Tras pagar las multas impuestas, fueron liberados.

En un tiempo record, el trascabo arrasó con el adoquín de la calle de Madero. Mientras los vecinos del centro histórico daban sus últimas muestras de resistencia, Manuel Velázquez Pegueros, Secretario de Gobierno Municipal, lanzaba el ultimátum desde el Centro Cívico

“La obra debe de continuar en los términos y los tiempos establecidos. Por eso es que hoy se pidió la colaboración de la Secretaría de Seguridad Pública. Para resguardar la integridad de las personas que se encontraban o que de manera esporádica acudían al lugar donde se estaban llevando a cabo las obras. La obra continuará al igual que las mesas de trabajo”.

El Secretario de Gobierno, dijo en rueda de prensa que todas las acciones legales promovidas por aquellos que estaban en contra de la intervención fracasaron.

A pesar del brusco desalojo de los opositores, Manuel Velázquez Pegueros dijo que para la administración municipal el diálogo será la principal herramienta para dirimir las diferencias. Sobre los detenidos, Manuel Velázquez Pegueros dijo que fueron remitidos al acusarles de “resistencia a particulares” y advirtió que el Código Penal establece una pena de hasta dos años de prisión para quienes impidan el desarrollo de una obra. Advirtió que no permitirán que se obstruya el desarrollo de Querétaro ni la realización de las funciones del gobierno.

De acuerdo a Velázquez Pegueros, no son mas que diez los vecinos que se inconformaron por las obras.

Cabe recordar que en días pasados, el secretario de obras, Hiram Villeda, había comentado que no hay cantera para continuar con las obras en el centro histórico

POR: FERNANDO VENEGAS RAMÍREZ

Comentarios

Comentarios