CON UN SÍ A LA VIDA CONCLUYE ROMERÍA

Como cada año, Don Faustino Armendáriz se dirigió a los peregrinos que atendieron de manera fervorosa y puntual, su visita a la Virgen de Guadalupe. Foto: Diócesis de Querétaro
REDACCIÓN

A decir sí a la vida y no al aborto convocó el Obispo Faustino Armendáriz Jiménez al término de la  Peregrinación de A Pie al Tepeyac, la 129 de hombres y 60 de mujeres, acompañado del rector de la Basílica de Guadalupe, monseñor Salvador Martínez y ante más de 100 mil queretanos reunidos, entre romeros y sus familiares, en el Atrio de las Américas.

A las peregrinas, el pastor de la Diócesis de Querétaro les pidió custodiar la vida desde el vientre, como lo hizo María con Jesús: “Con nuestros pañuelos azules digámosle a la sociedad que amamos la vida. Esto es un no al aborto, es un sí a la vida y no a la cultura de la muerte”.

Así lució el contingente de peregrinas y peregrinos a su arribo al Atrio de las Américas. Foto: Jonathan Vázquez

Invocó Armendáriz Jiménez la intercesion de la Santísima Virgen que ama la vida: “Acudimos a la Virgen que vino a nuestras tierras trayendo en su viente a Jesús y pore so notros también amamos la vida… ¡La virgen quiere que nazcan los niños!”

Emocionadas, las romeras ondeaban sus pañuelos azules en apoyo a las palabras del Obispo de Querétaro, que caminó con ellas desde la Sierra Gorda y que al llegar al Tepeyac, provenientes de 180 comunidades, eran alrededor de 26 mil, cifra histórica, junto con los 28 mil de la columna de varones y cerca de dos mi ciclistas.

Todos, cumpliendo con la cita histórica con la Guadalupana, a la que dieron gracias por las bendiciones recibidas durante el año, pidieron su amparo y manifestaron su amor total. (Con información de Desde la Fe).

Comentarios

Comentarios