No comprar a Ford, llamado de BG

FOTO: ESPECIAL
FOTO: ESPECIAL

POR: VÌCTOR POLENCIANO

Más que una afectación económica focalizada lo que se busca es mandar un mensaje general, señaló el diputado Federal por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), Braulio Guerra Urbiola , en relación a la propuesta que hizo el pasado fin de semana para no comprar autos Ford.

“Me parece que el mensaje es las contramedidas que están previstas en el derecho internacional  que el estado mexicano tiene que tomar para poder  mandar mensajes con carácter y con la congruencia (…) y la reciprocidad”, dijo el queretano en entrevista para PLAZA DE ARMAS, en vísperas de la llegada de Donal Trump a la presidencia y quien a conminado a diversas armadoras automotrices para que dejen de realizar inversiones millonarias en México.

En ese sentido, dijo el que los gobiernos de los tres órdenes de gobierno no adquieran vehículos de estas marcas, manda también un mensaje a otras empresa de que México, desde sus instituciones va a apoyar “a quienes  jalen con México”,  al tiempo que se deja claro que el país no tendrá reciprocidad con quien “no jale con México”.

El priista dijo que se deben incentivar a las empresas que apuesten y continúen con la inversión en México pese a presiones, ya sea con estímulos fiscales, de infraestructura, o algo que respalde su continuidad en el país, no así con aquellos que se vayan.

“Y echarse para atrás, pues a rajarse a su casa.  Por eso me parece que tenemos que enviar mensajes más enérgicos en el tema sin pretender dañar una empresa en particular, pero que sean recíprocos con el país que les ha dado y les ha abierto la puerta”, dijo Guerra Urbiola.

Expresó que si bien las plantas de Ford que se encuentran en Chihuahua, Sonora y el Estado de México, y que han generado poco más de 8 mil empleos cada una van a seguir aquí, la decisión de no continuar con los proyectos ya pactados representará una perdida de más de 2 mil 500 empleos directos y otros 2 mil 800 indirectos, por lo que se quiere evitar también es que esta “sea la primera ficha de dominó que empuje a otras” empresas y que tomen esas mismas acciones.

Asimismo, se dijo preocupado por el tema de las remesas a las que el presidente Trump puede establecer un bloqueo a través de impuestos,  pues es un ingreso que junto con el ingreso agrario y  petrolero, son sustantivos para la economía de México.

“Me preocupa que este sistema de rechazo y de fijación del presidente con México. No somos Cuba, lo digo con mucho respeto, pero estamos al borde de medidas que implican un bloqueo económico. Eso es regresivo y es medieval”, expresó.

Por último, dijo que estas acciones son violatorias de tratados internacionales y de la Organización Mundial del Comercio (OMC), pues a través de los diversos tratados que se tienen, no solo con Estados Unidos si no con otros países, han quitado barreras porque los mercados internos se asfixian, y eso no es sano.

“En el mundo de hoy día de hoy las importaciones y exportaciones son parte esencial del crecimiento de una empresa, de la economía y violenta clausulas muy precisas de comercio de la OMC y México también tiene posibilidades de demandar ante los paneles de arbitraje si se violenta cualquier tipo de medida arancelaria”, finalizó Braulio Guerra.

Comentarios

Comentarios