COLUMNA PLAZA DE ARMAS

FOTO: SERGIO ARTURO VENEGAS RAMÍREZ

COLUMNA PLAZA DE ARMAS

La reconciliación de Fernando y José

Que 20 años no es nada: Sabino

  • Cincuentenario de Generación de Abogados
  • UAQ e inseguridad, asignaturas pendientes
  • La entrevista con el Obispo de Querétaro
  • Si todo funcionó, ¿por qué nos inundamos?

POR: SERGIO ARTURO VENEGAS RAMÍREZ

Reconciliación: Fernando Ortiz Arana y José Ortiz Arana se reencontraron este sábado, 20 años después, en el Aula Magna de la UAQ en 16 de Septiembre. PLAZA DE ARMAS lo atestiguó. FOTO: SERGIO ARTURO VENEGAS ALARCÓN

1997.

Hace dos décadas los queretanos vivimos un episodio irrepetible en la vida política del Estado con la postulación de dos hermanos a un mismo cargo, la gubernatura: José y Fernando Ortiz Arana. Éste por el PRI, aquél por el Frente Cardenista de Reconstrucción Nacional, el “Ferrocarril”, ya desaparecido.

Y para completar el cuadro, por el PAN, el empresario Ignacio Loyola Vera,yerno de José Arana Morán, el tío más querido.

Todo en familia.

A querer o no, la lucha fraterna, entre José y Fernando, además de otros ingredientes, contribuyeron a la derrota del primero, la carta de lujo, que venía de ser líder del partido y de todas las cámaras, además de presidenciable en 1994, tras el asesinato de Luis Donaldo Colosio, a quien le había tocado postular.

De hecho, FOA es el único líder del PRI -y ojalá sea el único- que ha tomado protesta a dos candidatos a la Presidencia: Colosio y Zedillo. A éste y al secretario de Gobernación, Emilio Chuayffet, se les atribuye la supuesta confabulación para cobrarle, tres años después, la osadía de haber disputado la nominación, tras del magnicidio.

La leyenda urbana es que el presidente Carlos Salinas de Gortari le exigió declinar, antes del famoso videodestape de Zedillo, en el que participaron Manlio Fabio Beltrones, José Córdoba Montoya y Fidel Velázquez.

Fernando se ha negado a hablar de aquellos sucesos. “A Salinas le debo todo” le dijo en 2004 a nuestro director general, al solicitarle una entrevista por el décimo aniversario del atentado en contra de Colosio.

Cierta o no la relación entre el 94 y 97,  la derrota del PRI es multicausal, incluyó el hartazgo ciudadano y anticipó la caída del 2000, cuando Francisco Labastida perdió la Presidencia de la República ante Vicente Fox, tras siete décadas de poder y desgaste.

El caso es que 20 años después de la disputa electoral por el gobierno estatal, Fernando y José, José y Fernando, se reencontraron en el Aula Magna de la UAQ y comieron juntos en el Patio Barroco, dando por cerrada la lucha que los separó.

Nomás faltó el ex gobernador Ignacio Loyola Vera, esposo de la prima María del Carmen Arana, beneficiario de aquella contienda fraticida.

Algún día lo veremos.

Lo de José y Fernando era más difícil.

Y ya estuvo.

Lo vi con estos ojos.

-LA VIEJOTECA-

Estaban todos.

Bueno, estaban casi todos los integrantes de la brillante Generación 67 de abogados de la Universidad Autónoma de Querétaro, encabezados por el ex gobernador Enrique Burgos García y Fernando Ortiz Arana, el ex dirigente nacional del PRI que estuvo a punto de ser candidato presidencial pero declinó por institucionalidad y disciplina, según recordó el maestro decano Jorge García Ramírez en la inédita clase del cincuentenario, celebrada el sábado en el Aula Magna del viejo claustro de 16 de Septiembre.

Convocados por José Luis Gallegos Pérez, presidente del Consejo de Notarios y Salvador Rojas Paredes, ex secretario de Trabajo del Estado, los muchachos de aquél tiempo volvieron al salón y pasaron lista ante su viejo profesor de derecho laboral, el que no les permitía un minuto de retraso y ahora hasta dejó entrar a Burgos, que llegó tarde porque fue al informe de Pancho Domínguez.

Insólito ejercicio este de las bodas de oro profesionales de los compañeros de mi madre, doña Magdalena Ramírez González, una de las dos participantes de ese grupo, junto con la apreciada Margarita Ugalde Tenorio que, como las palomas, viene de San Juan del Río.

Regresaron, como les decía a su antigua casa de estudios, acompañados de los profesores Jorge García Ramírez, José Ortiz Arana, Leopoldo Espinosa y Gustavo Velázquez “El Pajarito”. Los dos primeros, ex directores de la entonces Escuela de Derecho, dieron sendas conferencias magistrales, recordando la misión de la Universidad -divulgar la cultura, formar profesionistas útiles a la sociedad y la investigación científica- y cómo ésta generación tan especial, la justificaba plenamente.

También hablaron dos de los alumnos, Salvador Rojas Paredes y el ex magistrado Jesús Castellanos Malo que contó sabrosas anécdotas, como aquella de una elección estudiantil en la que el erudito Augusto Isla criticó la actitud “obsoleta” de sus partidarios y Manuel Cevallos Urueta le respondió que en lo que investigaban qué les quiso decir, por lo pronto… y le soltó una majadería.

Por cierto, Cevallos ex alcalde capitalino y miembro del equipo, no pudo asistir por motivos de salud.  Los demás sí: Tinoco, Alday, Perea, Montes, Muñiz, Pineda, Robles, Gallegos, Burgos, Ortiz, Ramírez, Ugalde, entre otros, así como la hija menor de Juan Peñaloza Servín, el único fallecido. Igualmente se recordó al querido gobernador de esa época, Manuel González Cosío.

A las muchachas Magdalena y Margarita les correspondió el honor de entregarles reconocimientos a los maestros presentes, con los que luego convivieron en una histórica comida en el mismísimo Patio Barroco, acompañados de las esposas, esposo, hijos y nietos.

Este acto, por lo demás, como le contaba, sirvió para el reencuentro y hasta podría decirse reconciliación de dos de los políticos más brillantes que ha dado Querétaro: José y Fernando Ortiz Arana.

¡Enhorabuena!

-OÍDO EN EL 1810-

Foristas.

Que hoy lunes se reunirán los ex presidentes del Colegio de Abogados Litigantes, encabezados por Ricardo Cárdenas Gracia, para ultimar detalles rumbo a la complicada renovación de su organización, cuya elección está programada para el día 6 del presente mes y en donde se perfila como candidata la licenciada Mau Urquiza.

Aún hay más.

-¡PREEEPAREN!-

Previsible.

Lleno de retórica, ambigüedades y lugares comunes, el segundo informe del gobernador viajero Francisco Domínguez cumplió con la expectativa de su administración, marcada por la opacidad, fracaso de proyectos y despilfarro en obras innecesarias que sólo han venido a complicarle la vida a los capitalinos, como la inundable Conexión Río del BBQ.

Por eso lo más destacado fueron los personajes presentes, como el secretario de Salud, José Narro Robles, el ex gobernador Enrique Burgos y los panistas en disputa: Ricardo Anaya, Ernesto Cordero, Javier Lozano y otros de origen local: Lupita Murguía, Armando Rivera, Gerardo Cuanalo, Memo Vega y León Enrique Bolaño.

Como lo informó PLAZA DE ARMAS, El Periódico de Querétaro, dos temas dominaron la mañana por parte de algunos de los diputados de oposición: UAQ e inseguridad, a los que el gobernador no ha podido o no ha querido dar solución.

Y ya.

-¡AAAPUNTEN!-

Queretanidad.

Hoy le presentamos la entrevista exclusiva con el respetado y querido Obispo de Querétaro, don Faustino Armendáriz, que nos cuenta sobre el proceso de queretanización en el que ha estado gustosamente inmerso en estos seis años, los primeros de muchos más que espera compartir con esta sociedad con la que se ha identificado plenamente y de la que destaca sus principales valores, como la religiosidad y sus tradiciones, sin desconocer los graves problemas de inseguridad.

También habla de los procesos electorales del 2018 y del papel de la Iglesia.

Larga vida y muchas gracias por el valioso mensaje enviado a este armero.

Doy fe.

-¡FUEGO!-

Duda existencial.

Si la infaestructura hidráulica funcionó, como dicen las autoridades, entonces ¿por qué se inundó? pregunta la ambientalista América Vizcaíno.

¡Porca miseria!

Selfie: El Obispo de Querétaro se tomó esta foto con nuestro Director General, luego de la entrevista para la Queretanidad. FOTO: FAUSTINO ARMENDÁRIZ

Comentarios

Comentarios