Aprueba gente presencia de Ejército en calle

FOTO: FACEBOOK
FOTO: FACEBOOK

Luego de que el Gobernador del Estado, Francisco Domínguez Servién señalara que la presencia de el Ejército Mexicano en diversos hechos delictivos solo causa alarma entre la población, PLAZA DE ARMAS, realizó un sondeo en diversos puntos de la capital para conocer la percepción de la ciudadanía sobre el tema.

Durante el recorrido, la constante entre la población entrevistada fue de que la presencia de las Fuerzas Armadas en la entidad, más que causar miedo da mayor tranquilidad, ya que varios aseguraron, los militares son una institución de respeto muy por encima de las autoridades civiles, sin embargo algunos señalaron que ver soldados en las calles también es señal de que “algo está pasando”.

“Yo me siento más tranquila cuando veo a militares, porque un delincuente puede ver un policía y no le importa, pero cuando ven a soldados la piensan más para andar robando, dijo Viridiana García,  al Periódico de Querétaro.

Incluso para personas que han llegado al estado “huyendo” de la guerra de cárteles en el norte del país, ven a los militares como un sinónimo de seguridad, tal y como lo dijo Martín Romero proveniente de Tamaulipas quien aseguró que “Ver a lo soldados en las calles da tranquilidad, pero también pues habla de que algo está pasando, yo así lo viví en mi tierra cuando empeoraba todo esto de los narcos”.

“A mi no me da miedo verlos, creo que es de los poco respetable que queda en nuestro país (…) los soldados son más difíciles de sobornar y son más derechos”, dijo Javier Hernández quien además agregó que “si las autoridades se apoyan del ejército para cuidar a la población “, está bien ya que luego los “pobres policías andan muy mal armados”.

En resumen, la mayoría de la ciudadanía sondeada ve al Ejército Mexicano como un apoyo para el trabajo de las autoridades que muchas veces se ven rebasadas por los criminales, al tiempo que coincidían en que los soldados son más difíciles de corromper que las diversas corporaciones policiacas.

POR: VÍCTOR POLENCIANO

Comentarios

Comentarios