Andrés Garrido del Toral

DIVO

QUERETALIA

EL QUERÉTARO FILARMÓNICO

Tomé por asalto la confortable sala de mi compadre José Miguel Epardo Osorio, violín primero de la Orquesta Filarmónica del Estado de Querétaro y músico fundador de la misma desde hace más de 25 años, para preguntarle sobre el origen y desarrollo de esa hermosa institución cultural ya tan arraigada en el pueblo queretano. Sabedor de que José Miguel es hijo de un gran violinista y pedagogo –Miguel Ángel Epardo Ibarra- y ahijado de dos grandes músicos y educadores queretanos –el Cronista Eduardo Loarca Castillo y el profesor Aurelio Olvera Montaño- me atrevo a preguntarle por los orígenes de la música culta en Querétaro, a lo que me responde:

“El 18 de febrero de 1882 se funda en Querétaro la Escuela Oficial de Música Sacra, por el Obispo Rafael Sabás Camacho y el presbítero José Guadalupe Velázquez. En 1932, el 18 de febrero exactamente, se funda el Conservatorio Libre de Música “José Guadalupe Velázquez” por el canónigo Cirilo Conejo Roldán; y en 1972 en el seno del Conservatorio Libre de Música se funda la Orquesta de Cámara de la Ciudad de Querétaro, por iniciativa de los maestros Eduardo Loarca Castillo y Miguel Ángel Epardo Ibarra. Esta institución es el antecedente directo de la Orquesta Filarmónica del Estado de Querétaro (OFEQ). Para el año de 1985, el entonces gobernador Rafael Camacho Guzmán, autoriza la creación de la Orquesta Sinfónica de Querétaro para fomentar el desarrollo de los músicos queretanos. En 1986 los recursos destinados a la creación de la Sinfónica de Querétaro se asignan al proyecto del Mtro. Sergio Cárdenas para la creación de la “Filarmónica del Bajío”, orquesta que únicamente visitaba la Ciudad de Querétaro un par de veces por año, a pesar de que parte de los recursos para su funcionamiento eran solventados con recursos de nuestra entidad, junto a los recursos de las entidades de Aguascalientes, Zacatecas, San Luis Potosí y Guanajuato. En dicha orquesta no fueron incluidos músicos queretanos. Para el año de 1992 el entonces Gobernador de Guanajuato, Carlos Medina Plascencia, decreta la desaparición de la Filarmónica del Bajío para integrarla a la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Guanajuato, pero en ese mismo año el entonces gobernador de Querétaro, el Lic. Enrique Burgos García, solicita al Mtro. Enrique Bátiz la elaboración del ante-proyecto cultural correspondiente para analizar en conjunto con el Dr. Alfonso Ballesteros Negrete, Presidente Municipal de Querétaro, la posibilidad de que Gobierno del Estado de Querétaro contratara a los músicos que pertenecían a la Filarmónica del Bajío y así formar la Filarmónica de Querétaro, con recursos estatales y municipales; asimismo en coparticipación del Estado y Municipio de Querétaro dieron forma a un anhelo de los músicos queretanos que era tener en el Estado una orquesta profesional que continuara y acrecentara una actividad cultural que ha caracterizado a nuestra ciudad desde entonces, para lo anterior, se contó con la participación de la Asociación Pro-Arte A.C., quien fungió como Patrono de aquella naciente Filarmónica y se establecieron las condiciones para su funcionamiento: fue el 10 de abril de 1992, cuando se presentó el primer concierto bajo la batuta del Mtro. Sergio Cárdenas, quien fue además, Director titular hasta 1997.”

Epardo Osorio hace una pausa y enseguida continúa su apasionada narración contando que “En el año de 1997 se nombra como Director Titular de la Filarmónica de Querétaro al Mtro. Jesús Medina y, en 1998, se nombra como Director Titular al Mtro. José Guadalupe Flores Almaraz, quien presentó al gobernador Ignacio Loyola Vera un realista programa de trabajo con misión y visión bien fundamentadas. Ignacio Loyola Vera crea a través de la Secretaría de Educación del Estado de Querétaro el Fideicomiso 244/2 y la Asociación Civil OFEQ A.C. para dar a los integrantes de la Orquesta Filarmónica la seguridad laboral que requiere una institución como la que nos ocupa; se otorgaron por primera vez las prestaciones de ley y se garantizaron los recursos que habrían de cubrir las nóminas de la Orquesta. En el año 2006 el gobernador Francisco Garrido Patrón gestiona la construcción de la Ciudad de las Artes en la cual se inicia la edificación del Palacio de las Artes, hoy Teatro Metropolitano, proyectado como sede para la Filarmónica de Querétaro, mismo que se estrena hasta el gobierno de José Calzada Rovirosa”.

Con orgullo Epardo me manifiesta que la Orquesta Filarmónica del Estado de Querétaro está formada por músicos de alto nivel profesional, con estudios superiores y posgrados otorgados por escuelas y conservatorios de la mayor importancia en el mundo, y todos ellos han hecho de Querétaro su hogar y desean ofrecer a nuestra comunidad el mayor beneficio que brinda la música que comúnmente llamamos clásica. A lo largo de más de 25 años, desde su fundación en Querétaro, la Filarmónica ha grabado 39 discos y 4 DVD’s siendo la orquesta mexicana con mayor número de grabaciones discográficas.

La Orquesta Filarmónica del Estado de Querétaro anualmente realiza tres temporadas de conciertos que hacen un total de 33 conciertos de gala y mantiene además programas de trabajo de acercamiento a la gente de todos los estratos sociales, desde conciertos didácticos, giras por los municipios del interior, conciertos en plaza públicas, hasta presentaciones a grupos empresariales y conciertos donde debutan y se da oportunidad a jóvenes con talento. En resumen, se dan más de 150 conciertos al año desde su fundación, misma que fue el 10 de abril de 1992, con un magno concierto en el auditorio Josefa Ortiz de Domínguez. Así las cosas, nuestra muy culta y peregrina orquesta ha ofrecido más de 3500 recitales desde que tiene vida artística.

En un acto de justicia cultural, la Legislatura del Estado nombró a nuestra Filarmónica “Patrimonio Cultural del Estado de Querétaro” el 24 de noviembre de 2016, exhortando al Poder Ejecutivo a llevar a cabo los actos administrativos consecuentes para hacer efectiva dicha decisión legislativa. Don Guadalupe Flores Almaraz se separa de la orquesta en 2017 y se anuncia por la Secretaría de Cultura una reestructuración administrativa encabezada por el doctor Rolando García Ortiz, quien preside el Patronato de la prestigiada organización desde finales del año 2017.

Esta profunda reforma no solamente administrativa -sino artística y hasta filosófica- comprende la búsqueda de una identidad, de un sello propio que distinga a nuestra orquesta de otras, y para ello el incansable y filántropo de Rolando García Ortiz se dio a la búsqueda de especialistas que lo ayuden a llevar a la realidad los siguientes rubros:

Debe tener un alma, una esencia, una identidad derivada de su sentido de pertenencia a la localidad y queretanidad.

Interpretar música compuesta por músicos nacionales, incluyendo música popular y sobre todo interpretando obras hechas por compositoras.

En el marco de la equidad de género, deben dirigir directoras mexicanas y extranjeras a nuestra orquesta frecuentemente.

La Orquesta Filarmónica de Querétaro debe ir al rescate de la música popular mexicana acompañándola de vistosos cuadros ataviados con cuadros regionales, además de que los miembros de la orquesta cambien el rígido traje de gala por vestuario y corbata de moño tricolor.

La Orquesta Filarmónica del Estado debe ser una consecuencia de lo que es Querétaro, es decir, culta, amante de la paz y la diversidad, incluyente e inclusiva, noble y generosa. En suma, la Orquesta Filarmónica del Estado debe reflejar lo bueno que tiene Querétaro, en su esencia y alma.

Comentarios

Comentarios