Andrés Garrido del Toral

DIVO

QUERETALIA

EL QUERÉTARO MUSICAL

Seguimos con mis sueños guajiros en noches de parranda, canto, vino y guitarras, para descubrir las mejores versiones de canciones famosas.

“Júrame”, de María Grever, fue la primera canción mexicana que se grabó en un acetato de vinil, lo que sucedió en Nueva York, y ha sido inmortalizada cientos de veces por cantantes famosos como Néstor Mesta Chaires, Ortiz Tirado, Pedro Vargas, Julio Iglesias, Mario del Mónaco, Fernando de la Mora y muchos más, pero la mejor versión es la de Plácido Domingo con la Royal Philharmonic de Londres y Peter Clark en 1980 para CBS. “Marchita el Alma”, hermosísima canción mexicana de un autor guanajuatense a la que Manuel M. Ponce le hizo el arreglo, tiene buenas versiones como la de Humberto Cravioto, Tehua y Librado Alexander, pero la mejor es con Giuseppe Di Stéfano, que mezclaba sentimiento con técnica. “Españolerías” de Agustín Lara, tiene su mejor versión en Javier Solís, porque Algara y Domingo la gritaron mucho y Solís le puso una media voz envidiable. “Cómo te va mi Amor” del centroamericano Hernaldo Zúñiga encuentra en las Pandora su mejor intérprete, la original de 1985.

“De Alguna Manera” del multifacético Luis Eduardo Auté, tiene en Serrat a su mejor intérprete; lenta y bien pronunciada, a diferencia del propio autor o de Raphael que la cantan hechos la lingada (Raphael) o con voz temulenta y aburrida (Auté). “New York New York” fue hecha a finales de los años setenta para Liza Minelli que la llevó al cine con su protagónico Robert D´Niro, pero la hizo mundialmente suya Frank Sinatra, a pesar de que a la perrada le llega con José José. “Eleanor Rigby” no tiene mejor cantante que su propio autor, Sir Paul McCartney, que la interpreta mejor solo que con The Beatles, por los avances tecnológicos y que trae en su equipo al mejor ingeniero sonoro del mundo. “Jinetes en el Cielo”, tiene en Tom Jones a su mejor versión, a pesar de que don Pedro Vargas y Raphael la popularizaron entre los mecos hispanoparlantes como yo. “Mi amigo El Puma” no le queda a nadie más que a Sandro de América.

“Tierras Lejanas” es superior en voz de Librado Alexander que en la guapachosa versión del original cantante Basilio, borrachales y desobligado, o en la que hizo Andrés Garrido en 2003 con voz temulenta. “Llegando a Ti” de José Alfredo Jiménez es buena en la voz del autor, pero la versión de Marco Antonio Muñiz con mariachi o al piano con Rubén Fuentes es infinitamente superior. “La Araña” de José Alfredo es mejor con Lucha Villa que con Chava Rojas Paredes o Alicia Juárez. “Máquina 501” no tiene igual con nadie más si la escuchas con Francisco “Charro” Avitia. “Puente de Piedra” es buenísima con Los Duendes, no con Los Chicanos como piensan los nacos. “La Gloria eres Tú” es excelente con Marco Antonio Muñiz y Los Caballeros de la Ronda que con su compositor José Antonio Méndez, Los Tres Diamantes o el coco Luis Miguel.

“Inolvidable” es extraordinaria con Tito Rodríguez, aunque Roberto Carlos, Luis Miguel y Eydie Gormé la grabaron dignamente. “Morir de Amor”, “Venecia sin Ti” y “La Bohemia” no tienen igual si las escuchas con su autor Charlez Aznavour. “El Padrino”, tema de amor, “Háblame Suavemente Amor”, no puede ser escuchada mejor que con Andy Williams, aunque a los chavos les guste con el gritón de El Cigala. “Tema de Lara” ha sido cantada por Plácido, por Los Panchos y por la Estudiantina de la U.A.Q. pero su mejor versión es con el acosador de bernalenses Helmutt Lotti, el belga que se quiso pasar de ídem con una bella mujercita de Bernal en 2003 mientras filmaba sus exitosos videos latinos. “Yo lo Comprendo”, “Verónica”, “Soy lo Prohibido”, “Una Noche Más” y “A que no te Atreves” son temas hechos exclusivamente para Víctor Yturbe, nadie lo iguala con estas joyas nocturnas.

“Polvo de Estrellas” (les echo de menos) nunca fue mejor interpretada que en la voz de Pedro Vargas, aunque la hayan grabado famosos mundiales como Mirelle Mathieu y el propio Jorge Negrete. “Por volverte a ver” no le queda a nadie mejor que a Dyango. “Eres” y “Vive” son únicas en voz de su compositor vicioso y golpeador de mujeres: Napoleón. “Mitad tú Mitad yo” no tiene parangón si la comparamos con la versión original de los años setenta con Los Paladines. “Mi Corazón Canta” es muy superior con el escandaloso de Enrique Guzmán en su madurez, superando las versiones que hizo en su juventud, pero también al original en inglés, lo mismo que su autorretrato “Payasito” y las muy románticas “Te Seguiré”, “Mas” (de Perro Mundo) y “Te Necesito”; por supuesto que su último gran éxito “Con y Por Amor” no le queda a nadie mas que a él, aunque sea grosero y corriente. “Mi Vida”, la francesa Ma Vi, tiene en Raphael (1965) su mejor versión, infinitamente a la de José José (1969) y a la de Enrique “Suegro” Guzmán. “Cuando tú no estás” de Manuel Alejandro, es clásica y por y para Raphael exclusivamente, se oiría de la ingada con cualquier otro. “El Sueño Imposible” tiene a Andy Williams con su mejor interpretación, por lo que pido perdón al intérprete original Peter O´Toole, a Plácido Domingo y a José Carreras y ya picado a mi maestro don Carlos García Michaus que tanto amó esta canción.

“El Corazón es un Gitano”, “Los Días del Arco Iris”, “Como Violetas”, “Un Gran Amor y Nada Más”, “Hierba de mi Casa”, “El Amor te Hace Linda” y Por Ejemplo” no tienen más progenitora que en la voz ronca de Nicola di Bari, lo mismo que “La Distancia es como el Viento” con Domenico Modugno, aunque la cante César Costa. “Volver Volver” no es lo mismo sin la voz de Vicente Fernández, a pesar de las dignas versiones de Camilo Sesto y Raphael. “Algo de Mí”, “Melina”, “Quieres ser mi Amante” y “Piel de Ángel” no caben mas que en la voz de Camilo Blanes, el de la madre sexta. “Vieja Canción de Amor” no se concibe sin el incongruente de Alex Lora. “Un Viejo Amor” tiene en Los Paladines su mejor versión, a pesar de Plácido, Ortiz Tirado, Chucho Martínez Gil y mi Librado Alexander. “Secreto Eterno” con Óscar Chávez y Tehua se oye increíble, y la de “Por ti” no tiene mejor intérprete que su autor Óscar Chávez, a pesar de la versión de Carlos Cuevas, mi cuñado.

“La Barca de Guaymas” de José López Portillo y Rojas -hizo que la Estudiantina de la UAQ viajara de gorra a España en 1979 cuando se la cantaron en la Mansión Galindo al presidente JOLOPO-, no tiene mejor versión que la de Los Calavera. “Gratia Plena”, difícil de cantar, tiene dos versiones mágicas: la de José Mogica y la de Jorge Negrete. “Dulcinea” suena mejor con los tunos queretanos (1971) que con el gritón técnico de Plácido Domingo. “Un Bolero” se escucha excelsa en la voz de Carlitos Cuevas, así como “Dime que Sí” y “Guadalajara” en la garganta de su hermana Aída. “Extraños en la Noche” tiene su mejor oreja en la voz del mafioso de Sinatra, a pesar de Alberto Vázquez. “Ojos Españoles” tiene a su mejor intérprete en Engelbert Humperdinck que en Carreras, Domingo, Cravioto, Avendaño o Enrique Benítez. “El Carro del Sol” no tiene madre con Cravioto pero es mejor con la Rondalla Tapatía y Los Paladines.

“Desdén” es excelente con el queretanísimo Ernesto Bárcenas, mucho mejor que con Juan Valentín. “Himno a la Alegría”, oda coral de la Novena Sinfonía del divino sordo de Bonn, es mejor con Karajan y la sencilla orquesta berlinense (no bernalense, indejos), que con José Luis Rodríguez, Raphael, Julio Iglesias o Miguel Ríos que la hizo popular en 1965, hasta el profe Loarca la adaptó para nosotros los pibes de kínder. “Damisela Encantadora” la recomiendo con Plácido o con el Dúo Farash Cabrisas, aunque el queretano de La Cañada, Juan Arvizu, también la cantó, al igual que Esther Borja. “De Colores”, cursi canción guanajua, ideal para las preprimarias, no tiene mejor grabación que con la Estudiantina de la Universidad de Guanajuato. “Silverio” y “Novillero” son mejores con Javier Solís que con Domingo o Algara. “Mary es mi Amor” con Leo Dan. “Te he Prometido”, con Alberto Vázquez, igual que “Un Rayo de Sol” y “Mi Más Bello Error”, a pesar de Juanga.

“Concierto de Aranjuez” en versión instrumental con Andrés Segovia o Paco de Lucía, pero en la vocal me gusta con Plácido o Helmutt Lotti, con el perdón del gritón de Dyango o la muy conservada Paloma San Basilio.

“Europa” la prefiero con su autor Santana, pero la versión de borracho triste con Dyango a la voz y Paco de Lucía a la guitarra no tiene mádere. “Estoy Pensando en Ti” de Agustín Lara no tiene desperdicio con Alberto Vázquez (1969) aunque a los guapachosos les guste más con La Sonora Santanera. Les vendo otro puerco villamelón.

Comentarios

Comentarios