Andrés Garrido del Toral

DIVO

QUERETALIA

EL QUERÉTARO PRÍSTINO

Sigo citando al inmenso investigador Esau Márques en relación a la historia de nuestros concheros chichimecas de Querétaro: “Según don Antonio Aguilar Hernández, estas tradiciones han migrado –incluso hasta en la actualidad- junto con algunos de ellos que, por alguna razón –principalmente laboral- han salido de Querétaro llevándolas con ellos.

A decir del mismo informante, anteriormente se danzaba en la explanada del atrio del templo de La Cruz –aproximadamente desde 1940-, y entre el grupo de los Aguilar y el de los Sánchez apenas eran 18 danzantes, y danzaban con huaraches de correas con suela de madera de mezquite.

Hasta llegados los años 60s, la comunidad de concheros no admitía a participar en sus “mitotes”, y en especial en sus velaciones y trabajos de “brujería” –curaciones y otros aun reservados en la actualidad- a gente extraña a la familia, aun cuando hubo excepciones.

La familia Aguilar acudía a la ermita de La Cuesta China, al cerro de El Cimatario, al Panteón de la Cimatario, al Puerto de Calderón y a la capilla del Señor de la Justicia –en El Pueblito- a presenciar sus “trabajos” con las ánimas.

Previo a la fiesta del 12, 13, 14, y 15 de Septiembre, en las mesas o cuarteles de Danza, se llevaba a cabo un “Ensayo Real” en el que, se practicaban todos los pasos a realizar en cada fecha y momento –ahora sólo algunos grupos tienen ensayos de danza -.

El oratorio –cuartel o meza de danza- ubicado en la calle Dr. Lucio 55, fue la sede de “La palabra fundamental” desde 1850, la que según se cuenta por la familia Martínez Cardona, viene desde los orígenes de la tradición, y fue heredada a don Atilano Aguilar y su descendencia.

El traje antiguo de conchero incluía huipil, nahuilla, huaraches de suela de mezquite, un carcaj, arco y fechas y penacho de chilillos además de una jara cubierta con plumas de aves de corral, a la manera de los plumeros para sacudir.

El recorrido del día 13 de Septiembre, comenzó en 1968, y hasta el año 2015, fue encabezado por la mesa del Capitán General Pedro Margarito Aguilar que, esperaba formada –año tras año- desde horas de la mañana, hasta avanzada la tarde en la esquina de Calzada Zaragoza y Pasteur, para así conservar ese “privilegio”.

Las cuatro danzas más antiguas son: Sol, El cojito, El guajolote, El caballito, y ya más hacia estos tiempos El borracho. Antiguamente se danzaba cantando –primero se bailaba la planta o flor de una danza, y en seguida se alternaba varias veces cantando la estrofa-, lo que a insistencia mía, se ha retomado esa costumbre, aun cuando sólo en ciertas ocasiones. Se hacían acompañar de un diablo y una muerte con trinche y guadaña con los que, mantenían “a raya” a la gente jalándoles los pies.

Las mesas o grupos de danza de concheros, han sobrevivido en base a sus propias contribuciones, y apoyo de familiares y allegados, “no reciben apoyos económicos del gobierno o de la iniciativa privada”. El gobierno de las mesas recae en sus propios capitanes y generales, y no existe una persona que represente el gobierno de la comunidad de concheros.

En el año 1999, se constituyó “EL CENTRO CULTURAL CHICHIMECA DE QUERÉTARO A.C. y pese a que se dio a conocer en una ceremonia solemne en la que, asistieron representaciones de las principales mesas de danza de Querétaro; el proyecto de agruparlas fracasó.

Una mesa de danza que no pertenece al linaje de Atilano Aguilar, y que tiene una antigüedad de al menos 160 años, es la que venera al Señor de las Maravillas, y que actualmente mantiene el Capitán General Manuel Cabrera Hernández en la delegación de Felipe Carrillo Puerto, la cual fue fundada por su tatarabuelo Capitán José Mario Hernández Granados, el cual heredo a su bisabuelo el Capitán Sequio Hernández que, a su vez heredo a su abuelo el Capitán Rosendo Hernández quien le entrega la Mesa del Señor de las Maravillas, estando presente el Capitán Donacio Regidor Carlos, el 28 de Septiembre de 1970.

Otra mesa que no corresponde al linaje de Atilano Aguilar, es la de La Cruz de los Arcos –calzada de los Arcos #18- que tiene un estandarte –probable reliquia fundacional de esta mesa- en el que con guarismos casi borrados por el deterioro del paso de los años, se lee el año de 1874. Mesa que el Capitán General José Pérez Valencia heredara a la muerte de sus tíos, hijos de su abuelo Higinio Valencia, manteniéndola activa hasta la actualidad, pese a que –según su dicho- él no sabía ni siquiera danzar cuando se hizo cargo de la mesa.”

Qué bueno que el Ayuntamiento de Querétaro y mi alcalde Marcos Aguilar Vega emitieron la Declaratoria municipal de considerar a nuestros concheros como Patrimonio Cultural Intangible del Municipio de Querétaro. Ojalá este acuerdo edilicio se lleve a la Legislatura o al Ejecutivo para declararlos de todo el Estado: los dos caminos son legales de acuerdo a la Ley de la materia. No basta la declaratoria general hecha en tiempos del gobernador Pepe Calzada que abarcó el Territorio Sagrado en el triángulo que forman el cerro de El Zamorano, la Peña de Bernal y el cerro de El Frontón, en los municipios de Colón, Ezequiel Montes y Tolimán, respectivamente. Había que hacerle justicia por sí mismos a los concheros de nuestro barrio tradicional de San Francisquito que data del primer tercio del siglo XVI, pilar de esa organización política-jurídica llamada “República de Indios del pueblo de Santiago de Querétaro”. Les vendo un puerco cultural.

LA CASA DE LOS PERROS: Imposible transitar por Constituyentes oriente, entre Carretas y Pasteur, por las obras pública y privada. ¡Ya me imagino cuando estén habitados los condominios de Latitude y funcionando la plaza comercial! Malditos los gandallas automovilistas que te rebasan por el carril confinado aprovechando que todavía no entra en vigor la infracción respectiva. Te rebasan creyendo que eres pendejo y luego se te meten en tu carril al ver que no pueden continuar por el confinado porque está cerrado parcialmente por obra en curso. ¡Hideputas! Si el Qrobus es un éxito como en León Guanajuato, no habrá quien pare a Luis Bernardo Nava para el Centro Cívico, así mis queridos amigos Chicovel, Mauricio Ortiz Proal y Pancho Pérez Rojas se esmeren en sus legítimas aspiraciones. Nava lleva ventaja desde la Gubernatura y sus espectaculares publicitarios, aparte de ser el coordinador del programa más ambicioso del gobierno de Domínguez: poner orden en el transporte público y en el infernal tráfico capitalino y metropolitano. Lo de Manuel Pozo se me hace una broma macabra. Ahora que en el PAN hay mucha más democracia interna que en el PRI. En éste, habiendo gobernador, es el dedo flamígero que veta y pone candidaturas al por mayor; en cambio, en Acción Nacional, aún con Presidente de la República y gobernador pasan cosas inexplicables de remonte de candidaturas. Verbigracia Calderón vs Fox y Creel; Mary García vs mi amigo Eduardo Nava; Marcela Torres Peimbert contra Orihuela etcétera. Les vendo un puercote antidemocrático, gandalla y mal educado.

Comentarios

Comentarios