Andrés Garrido del Toral

DIVO

QUERETALIA

A propósito de los Cocheros

Los Concheros chichimecas queretanos son vivo ejemplo de tejido social por la forma en que cada jefe cuida de su familia y les inculca valores de generación en generación a sus descendientes. Si copiáramos su modelo de organización familiar México sería otro frente a la descomposición social que vivimos.

Es la tradición viva de origen indígena más antigua de Querétaro, la cual, data de hace 486 años en que fue fundada en esta ciudad de Santiago de Querétaro el 25 de Julio de 1531, desde cuando gravitan a su alrededor haciendo su forma de vida, un creciente número de familias, hasta llegar a ser cientos en la actualidad, y agrupando decenas de miles de danzantes viajando al menos una vez por semana a los pueblos, ranchos y ciudades de México, y el extranjero, a donde ha llegado la devoción de su tradición centenaria. Pero no podemos negar que hubo contacto cultural de los chichimecas de La Cañada con los acolhúas nahuatlacas que vigilaban la frontera del imperio Azteca frente al imperio Purépecha en el cerro de El Cimatario. Los aztecas eran los grandes danzantes en la época prehispánica y seguramente influyeron a los pueblos sometidos.

En el territorio que hoy es la ciudad de Santiago de Querétaro no existía nada, pero las cuevas de La Cañada se encontraban habitadas por chichimecas; lo mismo, hacia el poniente, en lo que hoy es Santa Bárbara municipio de Corregidora, había una comunidad indígena teotihuacana con cinco mil habitantes, cuyo espacio religioso para la danza era el espacio hoy conocido como “El Cerrito”, con todo y su famosa pirámide.

Al fundarse Querétaro en La Cañada en 1531 para luego trasladarse la fundación al cerro de Los Molinos de Carretas en 1537 para finalmente quedarse definitivamente en San Francisco en 1550, el pueblo de indios de Santiago de Querétaro comienza a crecer hacia el poniente la población española, mientras que la República de Indios se desarrolla del cerro de Sangremal, hoy La Cruz, hacia el barrio de San Francisquito, que ocuparía las actuales avenida Zaragoza, Pasteur, Constituyentes, 20 de Noviembre y Ejército Republicano.

Según la Tradición, el nacimiento de la Danza Conchera fue en la ciudad de Santiago de Querétaro el martes 25 de julio de 1531. Tras largo tiempo de sangre y destrucción, los chichimecas tras la caída de Tenochtitlan deciden abrirse a la posibilidad de un pacto de paz con los españoles y celebrar después una simbólica batalla de honor. El día propuesto fue el 25 de julio, fecha significativa para ambas partes. En ese día los chichimecas, cuando la constelación de Sagitario estaba bien alta en el horizonte, veían aparecer el “árbol de la vida” (Tamoanchan) y los españoles celebraban la fiesta de Santiago, también en la Vía Láctea o camino de las estrellas. Así pues, al amanecer de tal fecha y en el cerro de Sangremal ambos grupos comenzaron una lucha sin armas, cuerpo a cuerpo. Pero los ánimos fueron exaltándose y todo podía suceder, cuando sobre los cielos ocurrió un eclipse de sol y apareció una cruz luminosa acompañada de un personaje que los nativos identificaron como Quetzalcóatl y los españoles como el Apóstol Santiago. Todos cayeron de rodillas a la vez que se oyó una gran voz proclamando “¡Él es Dios!” Los chichimecas levantaron una cruz de piedra en el lugar (la “Cruz de los Milagros”) y ejecutaron sus danzas sagradas para celebrar el acontecimiento. Desde entonces se ha bailado en tal lugar de manera ininterrumpida y la expresión “¡Él es Dios!” ha quedado como saludo obligado de los Concheros.

Comentarios

Comentarios