Alejandro Angulo

ENERGÍA Y MEDIO AMBIENTE

El Medio Ambiente en Querétaro

Obligadamente se impone una reflexión sobre el tema en el contexto estatal, ahora que se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente.

Resulta estimados lectores, que tal como lo he sostenido, el avance en la sustentabilidad es una cuestión de muchas y pequeñas contribuciones, que por término medio y la frecuencia, a la larga, se impondrá como regla general indispensable, la sustentabilidad en la vida de los humanos y en su relación con el planeta. En ese tenor de ideas, en el estado podemos encontrar dichas contribuciones pequeñas tales como: la integración del estudio de Diagnóstico de la Biodiversidad del Estado que coordina la UAQ: la misma ley estatal de biodiversidad que hasta el momento es la primera y única ley de corte estatal en la materia; la otra ley estatal de cambio climático que incluye aspectos sobre las energías renovables y limpias, lo que la convierte también en la primera y única que retoma la transición energética y establece como principio la democracia energética; la reciente ley de fomento apícola y protección de los procesos polinizadores, tema por demás toral hoy en día, dada la crisis mundial de polinizadores; la producción y comercialización de alimentos orgánicos en el estado; el inventario de emisiones de gases de efecto invernadero y balance energético estatal realizado por la SEDESU; y el proyecto que tiene mayor impacto ambiental, como lo es el proyecto de bajas emisiones de carbono en el trasporte público ( transición a equipos de gas natural).

Pero, por otro lado, encontramos puntos de conflicto que no han encontrado soluciones consensadas entre los actores como las modificaciones al ordenamiento ecológico territorial del municipio de Querétaro, y sus consecuentes cambios de uso del suelo a contravención de la normatividad vigente; la protección y declaratoria aplazada, de Peña Colorada como área natural protegida para beneficio del bien común; la iniciativa de ley de aguas del estado, que tuvo que ser revisada ampliamente y que aún no se tiene un borrador final; el tema de las inundaciones en la capital, y la contaminación de algunos cuerpos de agua como El Arenal.

Y como un tercer elemento, tenemos cuestiones pendientes estratégicas como la transición energética, ya que actualmente no se cuenta con un programa estatal, ni mucho menos municipal, a pesar de la modernidad, y que los resultados arrojados por el inventario, no son alicientes, pues casi se duplicaron las toneladas de CO2 equivalente.

En otro orden de ideas, hay varios cuestionamientos como la débil aplicación y observancia de la ley ambiental por parte de las instancias gubernamentales tanto estatal como municipales que tienen facultades de inspección y vigilancia y; los esquemas de participación social, ya que los actuales Consejos Ciudadanos, no responden a la actual demanda social, en el sentido de ser realmente, no sólo escuchados, sino que aún más, ser parte de la toma de decisiones y control de las acciones gubernamentales, es decir, que el esquema de gobernanza ambiental es atrasado y poco incluyente, que sirve más a la simulación participativa.

Celebrar el Día Mundial del Medio Ambiente, en las condiciones actuales, es tomar parte activa en los pequeños cambios que debemos impulsar, que van desde el cambio de hábitos en nuestras vidas como el de participar en la toma de decisiones, es desatar la energía social proactiva de una sociedad en el conjunto de todas las acciones.

Hace falta el uso de instrumentos económicos, tal como el Fondo Ambiental estatal que funciona desde hace varios años, para internalizar la corresponsabilidad ambiental de los sectores económicos, como también la certificación y etiquetado verde, y algo que no se debe perder de vista es el impulso de la economía local (producción y consumo) de bajas emisiones de carbono que favorece a los pequeños productores en el estado.

Son muchos los temas y poco espacio para vaciarlos en éste artículo, pero seguramente, usted los ve reflejados en su calidad de vida, en el día a día, no obstante, tenemos que trazar una línea de ruta sobre los grandes temas urgentes.

Transición energética: energías limpias, eficiencia energética y energía distribuida

Movilidad urbana metropolitana y Calidad del aire

Protección de áreas estratégicas para captura de CO2, infiltración de agua y contención de riesgos

Gestión integrada de los recursos hídricos

Gobernanza ambiental

Aplicación de la ley ambiental

Producción orgánica y local

Aprovechamiento de los residuos urbanos con enfoque en economía circular

Legitimidad y transparencia en los cambios de uso del suelo, respetando el instrumento del ordenamiento ecológico territorial municipal

Mayor corresponsabilidad ambiental de los sectores económicos como la industria y las empresas inmobiliarias

Prohibición de pesticidas que afectan a los polinizadores

Mayor presupuesto para el medio ambiente

La sociedad en Querétaro, no se encuentra en una etapa de infancia, ha madurado, es activa y propositiva, y debemos confiar en ella. Y a pesar de todo, el Querétaro de hoy, es un estado con mayor grado de sostenibilidad a diferencia de otras entidades, así que enriquezcamos la discusión, el intercambio de ideas, el respeto, la inclusión, la legalidad y legitimidad, pero sobre todo, la acción transformadora.

Comentarios

Comentarios