Alejandro Angulo

ENERGÍA Y MEDIO AMBIENTE

Las Lecciones de la movilización mundial contra el cambio climático

El pasado 15 de marzo, fue el día “Cero” que dio inicio a la movilización social de los jóvenes en una escala mundial que abarco cerca de 100 países, incluyendo México y al estado de Querétaro, con la participación de miles de estudiantes.

Ese día y esa movilización en principio cuestiona la voluntad y compromiso de los gobiernos que asumieron y firmaron los acuerdos de Paris, para luchar e implementar medidas y acciones urgentes que redujeran las emisiones de CO2.

Pero más allá del cuestionamiento, ahora estamos frente a la presencia de una nueva construcción de gobernanza climática, en donde los gobiernos se ven rebasados y la sociedad, en manos de los jóvenes, empieza a tomar decisiones encaminadas a ejercer presión y conciencia global.

No hay más tiempo, ni tampoco un futuro cierto para las nuevas generaciones que ahora quieren decidir su futuro, ante la crisis civilizatoria y el régimen mundial económico imperante, que continua atizando el uso de fuentes de hidrocarburos para mantener las economías, a costa de degradar y contaminar el planeta.

En algunos lugares fueron movilizaciones y en otros un paro o huelga de clases, y sin importar las formas empleadas, es un claro mensaje a los gobiernos, de que pueden llegar a emplear mayores y más fuertes medios de lucha, y que dentro de una escalada es posible adelantar la confrontación.

La línea de tiempo se puso sobre la mesa, es un horizonte de 12 a 14 años, y el primer aviso de inconformidad ya ocurrió.

En forma explícita, el movimiento dejó ver que el tramo de decisiones para combatir el cambio climático, no es una cuestión única y exclusiva de los adultos, ni de los gobernantes, ahora los jóvenes reclaman su papel y toman en sus manos parte de las decisiones.

Derivado de lo anterior, no sólo podemos ver que la vía de la protesta es lo tácito del movimiento, pero le seguirán las acciones legales, los cambios en el patrón de consumo y preferencias de los jóvenes que contribuyan a mitigar las emisiones y castigar, vía el consumo, a las empresas contaminadoras y reacias al cambio.

Ahora el movimiento tiene a una joven de nombre Greta que se ha ganado el reconocimiento y respaldo, de tal manera que hay por decirlo de un modo, una figura con liderazgo y atracción mundial.

Finalmente, en Querétaro, no estuvo ausente la protesta estudiantil, pues acudieron a una marcha que terminó en Plaza de Armas, compuesta por contingentes de estudiantes de varias escuelas y universidades, por lo que es posible que emerjan nuevos liderazgos y un movimiento en crecimiento. Y es que no es para menos con las emisiones per cápita que tenemos, al doble de la media nacional.

Comentarios

Comentarios