Entre acarreados y “selfies”, Peña Nieto se transforma en candidato… de nuevo

FOTO: CÉSAR ORTIZ
FOTO: CÉSAR ORTIZ

A las 13:00 horas, el presidente Enrique Peña Nieto rompió su circulo de seguridad y trepó a las gradas donde asistentes a la inauguración del libramiento Centenario de la Constitución (Palmillas-Querétaro) le pedían la clásica selfie.

Al mismo tiempo, grupos que llegaron en camiones desde Querétaro, coreaban al unísono ¡Pancho, Pancho, Pancho!, mientras el gobernador –que no subió al graderío- se mostraba sorprendido por las muestras “espontáneas” de afecto.

Media hora tardó el mandatario mexicano en llegar al presídium para inaugurar la autopista de 90 kilómetros de longitud y que según datos de la Secretaría de Comunicaciones y Transporte, por esta nueva carretera transitarán entre 13 y 15 mil vehículos diariamente, que ahorrarán una hora en el recorrido, además de que camiones pesados y tráfico de largo itinerario, evitarán el paso por la zona metropolitana de Querétaro, de tal manera que se liberará esa ciudad, al tiempo que agilizará el tráfico para el Bajío. La obra consta de cuatro carriles de circulación, dos por sentido con su respectivo acotamiento, e incluye un total de nueve entronques, 23 pasos inferiores vehiculares, nueve pasos superiores vehiculares, así como 15 puentes.

Besos por aquí, fotos y porras por allá, mientras el Estado Mayor Presidencial pasaba saliva. El presidente está contento. Chorretes de sudor corrían por los costados de sus mejillas. Pareciera que está en campaña. Y bueno, en cierta medida sí. A 98.4 kilómetros del lugar, en Toluca, los estrategas priístas operan la elección más importante para Enrique Peña Nieto: la del Estado de México, donde su candidato, Alfredo del Mazo Maza, está empatado con Delfina Gómez, la candidata de Andrés Manuel López Obrador, acérrimo enemigo del presidente.

Ahí, en el Edomex, le va el futuro no solo al PRI, le va la vida al proyecto de retiro de Peña Nieto.

Ya en el presidium, en el encapsulado acto inaugural, de pantalón oscuro y camisa blanca a rayas, Enrique Peña Nieto se limpia con un pañuelo.

¡Ufff!

El termómetro marca 33 grados. Presentan a los miembros del presídium. José Narro, secretario de Salud y “representante personal del presidente en Querétaro”.

Y habla el gobernador.

Agradece la presencia del los gobernadores de San Luis Potosí y Guanajuato. Y al “representante del presidente en Querétaro” José Narro. También la del alcalde de San Juan del Río, Guillermo Vega. Saluda al general César Gómez, comandante de la XVII Zona Milita. A la presidenta del Tribunal Superior de Justicia, Consuelo Rosillo.

El gobernador se sincera:

“La neta, ver concluida esta importante obra, es enorme… pero que ya no vayan a entrar a la capital del estado y a San Juan del Río es muy bueno”.

La entidad, dice Pancho, tenía 20 años esperando una obra como esta. Y no digan que le hago la barba al presidente, pero muchas gracias.

Pancho en Pancho, se hace lenguas para explicar el “macro libramiento” y sus beneficios para todo el estado y anexos.

“Somos el corazón que genera economía”, suelta.

Pura miel. Reconoce la “visión y voluntad” del presidente Peña Nieto. Obvio, no menciona al promotor de esta, el ex gobernador y actual secretario de Agricultura, José Calzada Rovirosa, ausente en el encuentro.

Es tiempo de Domínguez Servién. Le presume a los gobernadores que Querétaro es el destino favorito de los inversionistas. “Y no lo digo yo”, hay números. Miguel Márquez de Guanajuato y Juan Manuel Carrera de Aguascalientes, nomás sonríen.

Concluye Pancho y sueltan un video sobre Querétaro y su importancia histórica y económica.

Luego habla el secretario de Comunicaciones y Transportes. Camisa Carolina Herrera a cuadros rojos con gris y blanco, el funcionario explica dificultades y retos para la culminación del libramiento.

Ruiz Esparza, a quien el diputado federal Braulio Guerra le había exigido la víspera, que dejara de venir a pasearse y solucionara los problemas de la autopista 57, que por sus eternas obras, entre otros problemas, cobra vidas y enluta familias. Dice el secretario que el mantenimiento a la México Querétaro no tiene precedentes.

Y habla, habla, habla.

El calor o el discurso adormila a los acarreados. Ya no aplauden ni gritan porras.

Concluye Ruiz Esparza.

El maestro de ceremonias invita a las autoridades a develar la placa.

Y más discursos. Un transportista agradece la obra. Habla de las pérdidas económicas y humanas por la conflictiva autopista 57. Por ello agradece la nueva obra.

Toca el turno al presidente Peña Nieto:

Agradece la hospitalidad y mensaje del gobernador Domínguez que “está jugando de local con tantas porras”.

Pide al mandatario hacer equipo, “no gobernamos con colores”. Y se declara aliado del gobierno estatal.

Peña Nieto también saluda al alcalde Guillermo Vega.

Comenta que lo que le dijeron camino al templete las mujeres cuando las saludaba: “me llenan el alma”.

Luego se va por el tema de las reformas. La educativa, los maestros e infraestructura.

La Energética, la de Telecomunicaciones…

Son las 14:00 horas. Continúa hablando el presidente Peña. 34 grados a la sombra.

“México ha mejorado” en comunicaciones, puertos… Somos un país fuerte, competimos con el mundo para atraer inversiones.

Y sigue, habrá más carreteras, libramientos.

Cierra felicitando a los queretanos, potosinos y guanajuatenses.

Frío, el presidente de despide. Alza la mano derecha y baja del templete.

Más selfies, abrazos, sudor.

Por el costado izquierdo, los traídos desde otros municipios, quieren irse. El Estado Mayor no lo permite. Primero tiene que retirarse el mandatario.

Cosas de la seguridad.

 

 

 

 

 

POR: SERGIO ARTURO VENEGAS RAMÍREZ

Comentarios

Comentarios