A 25 años del asesinato de Colosio

Memoria. En mayo de 1991 asumió Mariano Palacios Alcocer la presidencia de la Fundación Cambio XXI, hoy Luis Donaldo Colosio, acompañado del entonces dirigente nacional del PRI y de otro líderes como Rafael Rodríguez Barrera - que era secretario general- y el mítico Alfonso Martínez Domínguez. Este sábado se cumplen 25 años del asesinato del candidato presidencial. FOTO: REVISTA QUERÉTARO

COLUMNA TABLERO

A 25 años del asesinato de Colosio

  • Palacios creó la fundación Cambio XXI
  • Debuta Araujo con evento transgénero
  • Eso le disgustaba a Garrido y a Pancho
  • Habló Gilberto de delincuencia política

POR: SERGIO ARTURO VENEGAS ALARCÓN 

Memoria. En mayo de 1991 asumió Mariano Palacios Alcocer la presidencia de la Fundación Cambio XXI, hoy Luis Donaldo Colosio, acompañado del entonces dirigente nacional del PRI y de otro líderes como Rafael Rodríguez Barrera – que era secretario general- y el mítico Alfonso Martínez Domínguez. Este sábado se cumplen 25 años del asesinato del candidato presidencial. FOTO: REVISTA QUERÉTARO

En memoria.

Hace 25 años, que se cumplen este sábado, mataron a Luis Donaldo Colosio Murrieta, el candidato presidencial del PRI, a quien tuvimos la oportunidad de conocer y apoyar, con Mariano Palacios Alcocer, desde la Fundación Cambio XXI (hoy LDC) y en el Consejo Consultivo de Solidaridad de la Sedesol.

¿En dónde estabas el 23 de marzo de 1994?

Esta es la pregunta que se hacen muchos de mi generación al rememorar la tragedia de Lomas Taurinas, cuando una o varias balas cambiaron el rumbo de este país y el destino de millones.

Este reportero se enteró por la radio en las oficinas de la Procuraduría Federal del Medio Ambiente, en la Ciudad de México.

El entonces procurador Mariano Palacios, mi amigo y jefe, estaba en Vancouver, acompañando al secretario de Desarrollo Social, Carlos Rojas Gutiérrez, en la reunión ministerial del acuerdo paralelo al TLC en materia ambiental. Ahí el vocero de Sedesol, Oscar Ramírez Suárez, le pasó una tarjeta a Rojas a media reunión. El secretario, consternado, se la compartió a Mariano y a la directora del Instituto Nacional de Ecología, Julia Carabias. Ahí estaba, por cierto, un joven y, por años, cercano colaborador de Mariano: el licenciado José Calzada Rovirosa.

Carlos Rojas pidió a los ministros de Canadá y Estados Unidos suspender el encuentro para regresar de inmediato a México. Arribaron horas después al hangar presidencial del Aeropuerto Internacional y vieron, junto con el que esto escribe, la llegada del avión con los restos de Colosio.

“El 94 cambió a México y nos supimos del todo vulnerables” nos dijo Palacios, con quien sólo medio año después vimos la ejecución de José Francisco Ruiz Massieu al salir de un desayuno en la CNOP, en las calles de Lafragua, pero esa es otra historia.

Con Mariano pudimos conocer a Colosio desde años antes, en 1991, cuando creó y presidió la fundación que hoy lleva el nombre del sonorense y luego en la Sedesol, con una serie de libros sobre la pobreza,que coordinamos y fueron editados por el Programa Nacional de Solidaridad en temas de salud, vivienda, derecho y otros.

Y luego en aquellos desayunos del consejo consultivo, en casa de la familia Palacios, en donde lo mismo acudían el líder sindical de los telefonistas que el dueño de la empresa, Carlos Slim, así como intelectuales, políticos y rectores de universidades.

Todos en torno al proyecto.

Era evidente la candidatura de Luis Donaldo. Rota en Lomas Taurinas, hace 25 años.

Lo recordé todo hace unos días, leyendo las declaraciones de su amigo y secretario particular Alfonso Durazo en contra de la versión oficial del asesino solitario, en la que nunca se creyó.

Alfonso, hoy secretario de Seguridad en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, fue rescatado al inicio del sexenio del presidente Ernesto Zedillo como director general de comunicación social de Gobernación con Esteban Moctezuma (ahora de Educación) en donde me invitó como encargado de medios de los estados.

Recuerdo que Durazo tenía colgado en su oficina, junto con fotos de Colosio, sonorenses ambos, un cuadro con el juramento yaqui, que siempre me impresionó.

“Para ti no habrá ya sol

Para ti no habrá ya muerte

Para ti no habrá ya dolor

Para ti no habrá ya calor

Ni sed, Ni hambre, Ni lluvia

Ni aire, Ni enfermedades

Ni familia

Nada podrá atemorizarte

todo ha concluido para ti

excepto una cosa

el cumplimiento del deber

en el puesto que se te

designe, ahí quedarás

por la defensa de tu nación

de tu puesto, de tu raza,

de tus costumbres,

de tu religión

¿Juras cumplir con el mandato divino?

¡ SÍ ¡”

Esto era, sin lugar a dudas, parte del código personal de Colosio y de algunos miembros de su equipo, que igual o más que este columnista lo recordarán como el hombre que pudo cambiar a México  que cumplió con el juramento yaqui y en Tijuana concluyó todo, sin que sepamos bien a bien por qué.

Ya son 25 años.

-BLANCAS Y NEGRAS-

Lo nuevo.

Abanderados del sindicalismo emergente, los dirigentes de la CATEM, están sorprendidos del progresismo de los cetemistas queretanos con un evento Mujeres-Transgénero, programado para este sábado, luego de la inauguración de su congreso a cargo de la mismísima presidenta del PRI, Claudia Ruiz Massieu.

Y es que los catemistas de Antonio Castelán y Jesús Llamas apenas están preparando su reunión a favor de las mujeres y la CTM de J. Cruz Araujo ya va muy adelante en acercamiento con la comunidad LGBT y las nuevas expresiones de la sexualidad y los justos derechos de la diversidad.

Más les sorprende la participación en el congreso cetemista de la senadora Lupita Murguía Gutiérrez, del PAN, a quien se tiene como muy tradicionalista y disertará -¡ah, bueno!- sobre el empoderamiento de las mujeres este domingo.

No faltó quien recordara la molestia y turbación del otrora gobernador Francisco Garrido Patrón cuando en una exposición del pintor Santiago Carbonell se presentó el actor Erick de Luna Genel (hoy reconocido por su caracterización de La Catrina) vestido de novia y con galán, en el Museo de Arte.

O, para no ir tan lejos, cuando en cierto festejo del H. Ayuntamiento de Querétaro, un imitador de Juan Gabriel quiso coquetear con el alcalde capitalino, cantándole al oído y se enfureció. Por cierto, ese presidente municipal era Pancho Domínguez Servién, como bien recuerda el entonces regidor  panista Raúl Gálvez.

Mucho han cambiado las cosas aquí desde entonces a juzgar no solamente por el evento transgénero de la CTM sino por los baños unisex del Tec de Monterrey y las bodas gay celebradas en el Registro Civil de Querétaro.

Entendámos los nuevos tiempos.

-LA FRASE DE LA SEMANA-

Sentencia.

Hay delincuencia política en el gobierno: Gilberto Herrera Ruiz, súper delegado de programas federales, en la apertura del foro para la elaboración del Plan Nacional de Desarrollo, el martes 19 de marzo en el Querétaro Centro de Congreso, ante cuatro secretarios estatales.

Y sí.

-CINE PLAZA-

Obsesión.

El plan trans-sexenal, tope en lo que tope, de su majestad que a fuerzas quiere dejar heredero y mueve toda la influencia y el poder del estado en contra del candidato natural, que por cierto no es de Acción Nacional, sino de Morena.

La política, en la Corte, es así.

-JUGADA FINAL-

Mente abierta.

Al dirigente estatal de la CTM, J. Cruz Araujo, que debuta al frente de la central con un evento transgénero un moderno y plural ¡Jaque Mate!

Correo: [email protected]

Comentarios

Comentarios