7 de Junio: ¿Qué vamos a celebrar?

COLUMNA PLAZA DE ARMAS

POR: SERGIO ARTURO VENEGAS RAMÍREZ

A propósito de la libertad de prensa

¡Al pie del cañón!: Sabino

Otros tiempos. Al centro el presidente Miguel Alemán Valdés rodeado de periodistas en el Día de la Libertad de Prensa, conmemoración iniciada por él en 1951. FOTO: ARCHIVO

 

  • Guerra, Peñafiel y Astudillo en el EDO MEX
  • Recordamos a Yogüi, Jaime, Manuel y Juani
  • Abigail Arredondo dirigirá a mujeres priistas
  • Detienen al líder social Gerónimo Sánchez S.

Y ¿qué celebramos?

A 66 años de su instauración en México el Día de la Libertad de Prensa es una fecha para la convivencia social, los discursos y los regalos de los gobernantes para los comunicadores, aunque en la realidad no se respete el derecho constitucional de la libre expresión, como puede acreditarse con la gran cantidad de periodistas perseguidos o ejecutados en nuestro país.

La conmemoración inició el 7 de junio de 1951 a propuesta del dueño de la cadena García Valseca, siendo presidente Miguel Alemán Valdés, quien resolvió la crisis del papel trayendo toneladas en los furgones de los entonces ferrocarriles nacionales.

El hecho le fue reconocido incluso por el director histórico de Excélsior, Rodrigo de Llano.
Sin embargo nada fácil ha sido la relación de la prensa y el poder. El propio coronel José García Valseca sería despojado de sus periódicos muchos años después por el presidente Luis Echeverría Álvarez, en aplicación de un cobro por parte de PIPSA, el ya extinto monopolio papelero del gobierno.

Y, según consta en la Memoria Política de México, más de tres décadas después de su instauración, en 1982, durante la celebración del Día de la Libertad de Prensa, el enorme periodista Francisco Martínez de la Vega expresó ante el presidente José López Portillo refiriéndose al retiro de la publicidad oficial a la revista Proceso de Julio Scherer, algo tan vigente como cierto:

“Cuando la autoridad sataniza a un profesional o a una publicación, algo falla en esa relación, pues basta que se haga pública la hostilidad de una autoridad hacia algún órgano periodístico para que la existencia de ese órgano se haga casi imposible, ya que sobran quienes, en todos los sectores, prefieren halagar a la autoridad que mantener una relación normal con el periodista y su publicación satanizados. No puedo soslayar que esta situación es preocupación grave para el periodismo mexicano”.

Hoy, en el Querétaro que llevamos dentro, según la propaganda oficial, la administración del MVZ Francisco Domínguez Servién dice respetar la libertad de expresión, consagrada en la Constitución, mientras ordena la suspensión de las pautas publicitarias del gobierno estatal, los ayuntamientos autónomos y el supuestamente independiente Poder Legislativo para PLAZA DE ARMAS, El Periódico de Querétaro y bloquea su distribución en tiendas de conveniencia.

La persecución del mandatario en contra de este diario es ampliamente conocida en los medios políticos, sociales y económicos de la entidad e involucra ya a instituciones federales y organizaciones privadas.

Más allá del encono que nos dispensa, la animadversión de Domínguez hacia la prensa crítica ha sido sufrida por muchos comunicadores retirados de sus espacios en radio y televisión con el consabido recurso de los convenios de publicidad. Todo con el conocimiento y complacencia, por no decir complicidad, de los mecanismos oficiales creados hipotéticamente para la protección de los periodistas y el silencio de la Secretaría de Gobernación que debería garantizar la libre expresión de las ideas.

Por eso, en esta casa editorial no encontramos ninguna razón para celebrar, ni hoy ni mañana, el Día de la Libertad de Prensa, pero sí una causa: defenderla, incluso al precio de nuestra permanencia y seguridad personal.

Y lo verdaderamente importante, la fecha es una gran oportunidad para agradecer –eso sí- a todos los compañeros armeros y a los lectores, fuentes de información, clientes, anunciantes, voceadores y amigos que, en estos tiempos difíciles, nos apoyan y mantienen…

¡Al pie del cañón!

-OÍDO EN EL 1810-

Edomex.

Que Braulio Guerra del PRI, Carlos Peñafiel de Morena y Ricardo Astudillo del Verde, están metidísimos en el post electoral del Estado de México, en donde la diferencia de votos a favor de Alfredo del Mazo es de aproximadamente 200 mil, algo así como tres puntos. Con una cifra similar ganó su presidencia Felipe Calderón en 2006 y no representaba ni medio punto.

Somos nada.

-¡PREEEPAREN!-

En memoria.

Hace cuatro años ocurrió el accidente de helicóptero en el que murieron José Oleszcovski y su hijo Jaime, el doctor Manuel Palacios Alcocer, el ex candidato a gobernador de Guanajuato Juan Ignacio Torres Landa y el piloto Alejandro Lizárraga. Todos ellos personas apreciadas y reconocidas en diversos ámbitos sociales, empresariales y políticos de la región y del país.

Hoy los recordamos.

-¡AAAPUNTEN!-

ONMPRI.

Que Abigail Arredondo ha logrado el consenso de la mayoría de sus compañeras para encabezar la Organización de Mujeres del PRI en Querétaro.

Está firme, me dicen.

Enhorabuena.

-¡FUEGO!-

Preso político.

Nueva detención del líder social Sergio Gerónimo Sánchez Sáenz, preso de 1998 a 2003 por el ataque a la comitiva presidencial, ahora por “motín”, según la versión oficial. Fuentes bien informadas dijeron a PLAZA DE ARMAS, El Periódico de Querétaro, que la acción tiene que ver con los incidentes del 1 de mayo de 2016, cuando hicieron correr al gobernador y su comitiva. Sergio Gerónimo, activista de ayer y hoy, ha participado en numerosas protestas, incluida la del desfile alternativo del Día del Trabajo, este año.

La venganza en contra de Gerónimo muestra una vez más el talante del gobernador Pancho Domínguez que aplica toda la fuerza del Estado a sus críticos: periodistas, activistas sociales y hasta ambientalistas.

Agarra parejo.

¡Porca miseria!

Ejirio. Pancho Domínguez en la fiesta con los comunicadores, el año pasado. Le acompañan el secretario de Gobierno, Juan Martín Granados Torres, y su vocera Mariela Morán. FOTO: ESPECIAL
Amotinados. Pablo González Loyola, primero de la izquierda, y Sergio Gerónimo Sánchez, de sombrero, han sido encarcelados por los hechos del 1 de mayo de 2016. Aquí en el desfile alternativo del presente año con Arturo Rueda, Alicia Colchado y Julio Figueroa. FOTO: SERGIO ARTURO VENEGAS ALARCÓN

 

Comentarios

Comentarios