Wilbert Torre

SERENDIPIA

Meade y el miedo

“¿Porque no te duermes?”, le pregunta un señor a su esposa. En el buró, un reloj electrónico hace destellar las 3:28 de la mañana.

“Ya me dio pendiente”.

“¿Lo de Julia?”.

“Si, ahora que tenemos maestras tan bien preparadas y que Julia está tan contenta, ¡el Peje quiere echar atrás la reforma! Ni siquiera quiere que los niños aprendan inglés. Tengo miedo”.

“Tranquila, va a ganar Meade”.

Esta semana, la campaña del candidato del PRI desatará la guerra contra Andrés Manuel López Obrador, con anuncios que subrayan el miedo de las personas a un gobierno que podría cancelar obras y programas que benefician a la ciudadanía.

El fragmento citado arriba es uno de los anuncios aprobados por el INE que comenzarán a mostrarse en la radio y la televisión.

La estrategia consiste en mostrar los contrastes entre las propuestas de Meade y las del candidato de la coalición Juntos Haremos Historia. Para el equipo de Meade, López Obrador ya cometió los errores graves que se esperaban y llegó el momento de capitalizarlos con mensajes certeros a los electores.

Uno de ellos es la decisión de cancelar la construcción del nuevo aeropuerto internacional de Texcoco. Para Meade, el anuncio de López Obrador representa la diferencia entre la visión de futuro del ex secretario de hacienda y las propuestas de AMLO, que pertenecen a un pasado de decisiones erróneas y populistas.

En otro de los mensajes que comenzarán a transmitirse, una voz en off pregunta: “¿Qué debe tener un buen presidente?”. “Creo que estaría bien que tuviera una maestría y un doctorado”, dice una estudiante.

“Estudié economía y estudié derecho”, dice Meade. “Estoy preparado para combatir la inseguridad, la corrupción y la pobreza desde el primer día, porque a un presidente lo eliges para hacer y no para aprender”.

La campaña del miedo contra López Obrador comenzó el fin de semana por aire (por medio de internet, redes sociales, prensa, radio y televisión), y por tierra, con miles de priistas que este fin de semana salieron a los parques y algunas esquinas de diferentes ciudades para alertar a los ciudadanos sobre el peligro de votar por López Obrador.

En otro de los mensajes, una señora llega a una tienda en el momento en el que unos trabajadores instalan una reja.

“¿Qué es todo esto, doña?”

“¿No oyó lo del Peje?”

“¿Y ahora qué?”

“Que si quiere sacar a los narcos de la cárcel y que el perdón y no se qué. Imagínese cómo se va a poner esto”.

“Tranquila, va a ganar Meade”.

“Confía en mi –dice el candidato del PRI–, en mi gobierno los delincuentes estarán en la cárcel y en México viviremos en paz”.

La campaña del miedo es crucial para las aspiraciones de Meade. Si funciona, será el inicio de la caída del Peje. Si no, será el tobogán que terminará por hundir al PRI.

Comentarios

Comentarios