Wilbert Torre

SERENDIPIA

Anaya y Meade ¿qué son?

Con una relación de ochenta años, el PRI y el PAN se enfrentan en una elección presidencial, en medio de circunstancias sin precedente. En orden de aparición en las encuestas, Ricardo Anaya, de la coalición Por México al Frente, y José Antonio Meade, del PRI, rindieron ayer protesta.

El otro día un amigo me preguntaba qué son, según yo, Anaya y Meade, explicado en palitos. Enmudecí. ¿Cómo hacerle entender a alguien que viene de muy lejos cuál ha sido la relación sistémica entre ambos (y sus partidos y el régimen), cuál ha sido el papel que ha jugado cada uno y qué son exactamente ahora, al menos hasta la tarde de ayer domingo? ¿Qué son?

¿Enemigos irreconciliables? ¿Amigos en pausa? ¿Adversarios de ocasión?

Si tomamos la elección del Estado de México en el verano de 2017 como el episodio detonante del rompimiento del pacto político entre Peña y Anaya para ir unidos (junto con el PRD) contra la candidata de Morena, entonces esa sociedad no ha alcanzado su fecha de caducidad.

¿Alguien podría dar por muerta, pese a las traiciones, la alianza que aún huele a fresco entre Ricardo Anaya y el presidente Peña?

También podríamos decir que será la más encarnizada confrontación electoral entre los candidatos de los partidos más antiguos de México, enfrentados a muerte por circunstancias actuales muy distintas a las que entre los años 60 y los 80 los hicieron adversarios acérrimos, ambos afectados por una carga ideológica impresionante, en otros tiempos de país y sobre todo en una época abismalmente distinta de liderazgos, de ideas, de vocación de servicio público y de ideología partidista.

Hoy los candidatos del PRI y del PAN se enfrentan en un choque de grupos cupulares que en los últimos 32 años transitaron en el imaginario popular caricaturizados como “el maridaje” entre el PRI y el PAN en el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, o como el binomio maligno tras los gasolinazos, los actuales y su primo hermano, el aumento al IVA, en marzo del 95, en el gobierno de Ernesto Zedillo, más todos los otros que deseemos recordar.

O como los autores, desde Los Pinos y San Lázaro, del diseño conceptual e institucional del sistema neoliberal que tuvo entre sus primeros  frutos el Tratado de Libre Comercio y después la venta de Teléfonos de México, de la banca nacional, y luego la aprobación del Fobaproa, el salvamento de los bancos en el gobierno de Zedillo que en los últimos 15 años ha significado el pago a cargo de los ciudadanos de 889 mil 403 millones de pesos destinados por la administración federal a  hacer frente al rescate del sistema financiero tras el colapso de la crisis de 1995.

¿Qué son Anaya y Meade?

Como lo ponía el otro día un alto dirigente priista oriundo del norte, hasta hoy son enemigos a muerte en la elección, y no por gusto de Meade y de Peña, sino porque Anaya ha dinamitado los puentes que le han tenido en Los Pinos.

Comentarios

Comentarios