Wilbert Torre

SERENDIPIA

Abrir o no abrir Odebrecht

El INAI está enredado en una discusión interna sobre el amparo mediante el cual un juez de Distrito en Materia Administrativa otorgó a la PGR una suspensión definitiva para que los comisionados del Instituto renuncien a exigir el cumplimiento de una resolución que ordenó a la institución encargada de la justicia entregar la carpeta del caso Odebrecht.

El asunto ha tenido muy ocupados y preocupados a los comisionados del INAI. Desde hace dos semanas, cuando tuvieron conocimiento del amparo, se involucraron en un complicado y pantanoso análisis jurídico sobre el fallo del juez tercero de Distrito en Materia Administrativa. El asunto tiene mucho fondo político y jurídico.

Por una lado está el amparo sin precedentes que ordena al INAI suspender la ejecución de una orden, aún cuando la ley dice con claridad que las resoluciones del Instituto de Transparencia son “inatacables, vinculatorias y definitivas”.

Por otra parte, no pueden obviarse las dudas y sospechas del presidente Andrés Manuel López Obrador sobre la efectividad del INAI.

Por si ya se olvidó, en medio de la tormenta informativa de las conferencias mañaneras, el 7 de diciembre, el Presidente dijo que la corrupción creció de manera paralela a la creación del instituto de transparencia, tras una amplia reforma que en 2015 cambió su nombre de IFAI a INAI, y que atrajo dudas y críticas de expertos y organizaciones que no advirtieron que las modificaciones legales parecían orientadas a proteger ciertas áreas de la administración pública de cualquier tipo de escrutinio público, al crear obstáculos que dificultaban el acceso a la información.

El presidente López Obrador dijo que después de crearse, lo primero que hizo el INAI fue fue “mantener bajo reserva, es decir, ocultar la información sobre la condonación de impuestos que hizo el gobierno federal de grandes contribuyentes”, y lo último que hizo “fue mantener en secreto el caso de Odebrecht”.

Por lo pronto, Fernando García, director general de Cumplimiento y Responsabilidades del INAI, firmó el pasado 17 de enero un acuerdo que ordenó suspender la ejecución del recurso de octubre mediante el cual el Instituto ordenó a la PGR abrir la carpeta de investigación de Odebrecht.

El asunto se vuelve más laberítinco con las declaraciones que hizo el presidente comisionado del INAI el 21 de enero, tres días después de recibir notificación del amparo, cuando pidió al fiscal general, Alejandro Gertz, mostrar voluntad y entregar la información solicitada por medio de transparencia sobre los supuestos sobornos a altos funcionarios de Pemex por parte de Odebrecht.

Intimidados o no por AMLO, los comisionados del INAI están en la ruta de encontrar la rendija jurídica que obligue a la PGR a entregar la carpeta de investigación.

¿Qué harán la Procuraduría de López Obrador y el propio Presidente? ¿Habrá punto final o punto y aparte en la investigación del pasado?

Comentarios

Comentarios