Víctor Sánchez Baños

PODER Y DINERO

La hipocresía electoral mexicana

La mentira que casi es verdad es la peor de todas las mentiras
– Alfred Tennyson, 1809-1892, poeta inglés
La sobreregulación que sufre la política mexicana indica únicamente la desconfianza de la ciudadanía sobre la clase política y de los políticos con los políticos, quienes se conocen perfectamente sus trampas. Mientras la sociedad se encuentra como rehén de las necesidades de fama de esos políticos. Usan concesiones de radio y televisión para su promoción, sin pagar un solo centavo; en cambio a otras concesiones como los transportes terrestres, marítimos o aéreos, no los tocan. Sólo los medios masivos. Por si fuera poco, utilizan siempre un lenguaje repleto de eufemismos: precampañas, cuando son campañas electorales en forma que estaremos viviendo desde esta semana. Una forma para darle la vuelta a la ley, “legalmente”. Se llaman precandidatos, cuando sabemos que son candidatos formales de partidos y alianzas. Pueden usar recursos públicos para atraer el interés de los electores… perdón de sus correligionarios partidistas. Además, por si fuera poco, desde ahora tenemos que soportar los discursos, puntadas y enfrentamientos, promovidos con nuestro propio dinero, a través de nuestros impuestos. Sobre estos dos puntos, basta decir que podríamos ahorrarnos mucho dinero si los aspirantes, incluso violando la actual ley que prohibía actos anticipados de campaña como lo hizo Andrés Manuel López Obrador, realizaran campaña toda su vida. La clase política “madura” sigue con el pensamiento que los ciudadanos mexicanos somos menores de edad o no tenemos su coeficiente intelectual, ya que prohíben campañas el día de las elecciones. Como si los mexicanos no tuviéramos conciencia de nuestro anticipadamente que llegaría cualquiera a cambiar nuestra opinión. Y, si así ocurriera estamos en nuestro derecho de hacer lo que nos de la gana con nuestro voto. Cientos de prohibiciones y miles de violaciones. Entre más aguerrido o violento sea el candidato, más miedo genera en nuestro flamante, indomable y gigantesco INE. Pura y vil hipocresía. López Obrador es intocable por la autoridad electoral y por sus opositores, quienes prefieren no buscarle su boquita. Ricardo Anaya, a pesar que hay pruebas del enriquecimiento derivado de sus puestos públicos para él y la familia de su esposa, desvía la atención con mentiras sobre las decisiones de jueces, en un pleito judicial con el periódico El Universal. Mentiras y manipulación es la premisa de la clase política. Y, estamos pendientes de lo que pueda hacer el abanderado del PRI-PVEM, José Antonio Meade, que hasta el momento, no se le conoce pecado guardado en el clóset.

PODEROSOS CABALLEROS:
Otro acto hipócrita en gobiernos donde los valores de la familia son los que “rigen” su actividad política, como los panistas y perredistas que abandera Ricardo Anaya, así como los morenos de AMLO, es la permisividad con las empresas alcoholeras y los traficantes de drogas. Médicos del IMSS aseguraron que el abuso de bebidas embriagantes, enervantes y tabaco se incremento gravemente, como lo demuestra la Encuesta Nacional sobre Adicciones, especialmente entre niños y jóvenes. Niñas y jovencitas son e objetivo de sabandijas que tienen fenomenales utilidades convirtiendo en adictos a las drogas y al alcohol a nuestras futuras generaciones. ¿El objetivo de estos políticos es tener embrutecida a la sociedad? Es una pregunta al ritmo de ¡salud!

RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA:
Una de las iniciativas que últimamente han movido al país en el sector laboral y de oportunidades, es la relacionada con la de la metodología de software y claramente, nuestro país, se perfila como una de las sorpresas en potencia para incrementar el desarrollo en este tema; así lo deja ver la revista Software Guru en su reciente edición dedicada al Reporte Especial de Salarios y Mejores Empresas 2017, en el que tras un minucioso estudio de salarios, se definió una buena idea en cuanto a la compensación que reciben los profesionistas de software en México. Y para ello, realizaron una encuesta a varios participantes del estudio, para que evaluaran a su empresa; los resultados fueron gratamente positivos y entre las mencionadas, ocupando el tercer lugar, se posicionó la empresa de Raúl Beyruti Sánchez, Contador Público Certificado y Maestro en Derecho Fiscal y Administrativo, GINgroup, que ha destacado en varios rubros dentro de las mejores empresas de nuestro país, y hoy aparece liderando el tercer lugar de esta lista cuya base fue una evaluación abierta durante noviembre del presente año. Dentro de los rubros analizados, destacan: Me otorga el equipo y herramientas (hardware y software) adecuado para realizar mi trabajo, Ofrece facilidades para participar en eventos de la industria, Fomenta la igualdad de oportunidades para mujeres y minorías. Es socialmente responsable y activamente contribuye a mejorar la comunidad más allá de la empresa; entre otras.

Comentarios

Comentarios