Ven la luz joyas de sarcófago

Placa de oro con una flor de opio. FOTO: GOBIERNO DE EGIPTO
Placa de oro con una flor de opio. FOTO: GOBIERNO DE EGIPTO

El pasado mes de julio un equipo de arqueólogos descubrieron un sarcófago de granito negro en Alejandría (Egipto). La tumba no había sido abierta nunca; en su interior encontraron los restos de tres cuerpos.

Hasta el 19 de agosto, diversos arqueólogos y conservadores se acercaron al centro de conservación donde residen los hallazgos para estudiar los malolientes restos. El Ministerio de Antigüedades de Egipto ha anunciado por medio de un comunicado que, además, tres pequeñas piezas de oro con dibujos se descubrieron en el interior del sarcófago.

La revista científica «Live Science» se puso en contacto con diversos expertos que no participan en la investigación para consultarles el significado de los dibujos descubiertos, ya que los arqueólogos del ministerio no hiceron comentarios en el comunicado sobre el sentido de las imágenes.

El primero de ellos se trata del dibujo de una serpiente, que no tiene capa. Las serpientes sin capa «tienen connotaciones de renacimiento (ellas mudan su piel) y esto resultaba perfecto para una conexión funeraria», explicó Jack Odgen, el presidente de la Sociedad de Historiadores de Joyería. Además, Odgen añadió que «se relacionaban con la diosa Isis».

Otro dibujo muestra una rama de palma de trigo o maíz, los cereales eran «motivos decorativos comunes relacionados con la fertilidad y el renacimiento», explicó Ogden.

Sin embargo, el dibujo más enigmático muestra lo que podría ser la vaina de una amapola de opio dentro de un santuario, pero no está clara el significado del símbolo.

Además, uno de los cuerpos presentaba una incisión en el cráneo de 17 centímetros de diámetro, correspondiente a una trepanación. Una práctica médica muy habitual en la antiguedad, ya que se creía que podía ser la cura de una gran variedad de enfermedades. «Se trata de la cirugía más antigua que se conoce desde la prehistoria, pero es raro encontrarlo en Egipto», ha apuntado Zeinab Hashish, un experto en esqueletos que trabaja para el ministerio.

También avanzaron en las investigaciones de los tres esqueletos. Una mujer que tenía entre 20 y 25 años cuando murió y dos hombres que rondaban los 30 o 40 años en el momento de su muerte.

La datación exacta del sarcófago sigue siendo incierta, pero los arqueólogos creen que podría haber sido enterrado en algún momento entre el año 304 a.C. y el año 30 a.C., un periodo de tiempo en el que los descendientes de uno de los generales de Alejandro Magno gobernaban Egipto.

POR: JOSÉ ARMANDO GARCÍA

Comentarios

Comentarios