Trump propone recortar los impuestos corporativos a 15 por ciento

El secretario del Tesoro de EE.UU., Steve Mnuchin, informó que Donald Trump está a punto de proponer la “mayor reforma fiscal en la historia de Estados Unidos”. Asimismo, dijo que dicha reforma incluiría un importante recorte en los impuestos a las empresas.

De acuerdo con funcionarios de la Casa Blanca, que hablaron bajo la condición de anonimato, dicho recorte implicaría un tope en los impuestos a los pequeños negocios desde el 39.6 por ciento actual a una tasa de solo el 15 por ciento.

Mientras tanto, los impuestos para las personas disminuirían hasta aproximadamente un 35 por ciento, una reducción de cuatro puntos porcentuales.

Afirmó que la menor tasa de impuestos para dueños de negocios pequeños —una categoría que bajo definiciones legales actuales puede incluir a médicos, abogados e incluso compañías como la Trump Organization— no sería usada como laguna legal por los ricos para reducir su carga fiscal.

Sin embargo, el secretario del Tesoro declinó decir que no habrá un recorte de impuestos para los ricos, una promesa que hizo el año pasado en una entrevista televisiva. “Nuestro objetivo es simplificar los impuestos personales”, dijo.

La medida, que se dará a conocer en detalle este miércoles, implica mayores desafíos para la administración del magnate. Expertos indican que podría añadir varios billones de dólares de déficit a la abultada deuda que ya carga el gobierno estadounidense.

Tal como lo hiciera la Casa Blanca, los republicanos en el Capitolio argumentaron que los recortes fiscales estimularían el crecimiento económico, lo que reduciría o incluso eliminaría cualquier disminución en el ingreso fiscal.

El argumento de que los recortes fiscales son autofinanciables ha sido ridiculizado por los economistas de todo el espectro político. El martes, el apartidista Comité Conjunto de Tributación dijo que un recorte grande a los impuestos corporativos —aun si es temporal— agregaría déficits presupuestales a largo plazo. Éste es un problema para los republicanos, porque significa que necesitarían el apoyo de demócratas en el Senado para aprobar una reforma fiscal que disminuya significativamente los impuestos a corporaciones.

La valoración fue solicitada por el presidente de la Cámara de Representantes Paul Ryan, quien ha estado impulsando un nuevo impuesto sobre importaciones para financiar la disminución de tasas fiscales en general. Los republicanos en el Senado han criticado fuertemente la idea y funcionarios en el gobierno de Trump han enviado señales mixtas al respecto.

Homepage

Comentarios

Comentarios