TOMAN TIERRA EN JURIQUILLA

En pie de guerra: Habitantes del pueblo de Juriquilla reclaman terrenos asignados a la UAQ y sus trabajadores hace varias décadas. FOTO: FERNANDO VENEGAS
En pie de guerra: Habitantes del pueblo de Juriquilla reclaman terrenos asignados a la UAQ y sus trabajadores hace varias décadas. FOTO: FERNANDO VENEGAS

Vecinos del pueblo de Juriquilla, algunos con machetes, tomaron este sábado terrenos otorgados por el gobierno a la Universidad Autónoma de Querétaro y a sus trabajadores, argumentando que están sin construir y sus familias han crecido.

Miembros de la comunidad, más de 300, se introdujeron en el predio, colindante con el de la Universidad Nacional Autónoma de México e iniciaron el registro para asignar lotes de 15 metros por ocho.

Hasta el lugar llegaron los presuntos propietarios para denunciar el presunto despojo de lo que llaman Cuadrilla de Juriquilla, que les pertenece desde hace varios sexenios y que le fueron asignados a la UAQ en las administraciones de Mariano Palacios Alcocer y Enrique Burgos García.

Dijeron que el asunto es conocido por el director de Asuntos Jurídicos del Gobierno del Estado, Omar Sánchez, quien no resuelve nada.

Esto ha favorecido, señalaron, que algunas personas, como Mario Martínez Enríquez, que se ostenta como profesor universitario, pretendan sacar raja del problema y negociar las tierras.

Los antiguos pobladores, descendientes de los fundadores de este pueblo ubicado en la delegación de Santa Rosa Jáuregui y que ya está rodeado por los grandes desarrollos urbanos, comerciales y turísticos, también se quejaron del olvido y desatención de la autoridad municipal porque ni siquiera tienen subdelegado desde hace años y no los visita ningún representante del Municipio, aunque si hay propaganda del alcalde Marcos Aguilar “que sólo se reúne con los ricos, en el hotel de Juriquilla”.

Los políticos nomás vienen cuando quieren pedir los votos, indicaron los voceros de los vecinos, afirmando que no quieren apoderarse gratuitamente de las tierras. Pretenden hablar con quienes demuestren derechos y comprarles a precios razonables, “porque somos pobres”.

Mientras los demandantes penetraban a los terrenos circulados con malla ciclónica y alambrada, patrullas municipales rondaban la zona, pero sin intervenir, supuestamente para proteger a los maestros universitarios que acudieron a defender sus lotes y que lograron un acuerdo para reunir el jueves a representantes de ambas partes.

POR: FERNANDO VENEGAS RAMÍREZ

Comentarios

Comentarios