Siete casos de abuso sexual infantil

Padrastros, tíos y los abuelos de los menores, son los principales agresores que se han detectado en los siete casos que ya están en manos de la Fiscalía General. FOTO: ESPECIAL
Padrastros, tíos y los abuelos de los menores, son los principales agresores que se han detectado en los siete casos que ya están en manos de la Fiscalía General. FOTO: ESPECIAL

La Procuradora de la Defensa del Menor y la Familia del DIF en San Juan del Río, Alma Delia Hernández Almaraz, aseguró que en 2018 se reportaron por lo menos siete casos de abuso sexual a menores de edad, en los que resultaron implicados familiares directos de las víctimas.

La funcionaria señaló que todos los casos han sido turnados a la Fiscalía del Estado para su investigación y vinculación a proceso de los involucrados.

Hernández Almaraz, indicó que el consumo de drogas y alcoholismo, son factores determinantes que influyen para que se cometan los abusos a menores de edad y que en la mayoría son perpetrados por familiares.

Explicó a Rotativo de Querétaro, que a través de el área de psicología y trabajo social, la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia, brinda apoyo a las víctimas y su familia.

Sin embargo dijo que por lo delicado de cada uno de los casos, siempre se mantiene la secrecía de las víctimas, ya que la información se mantiene reservada cualquier persona ajena que no sea la que haya realizado la denuncia.

Destacó que la mayoría de abusos sexuales a menores de edad, son cometidos por las parejas de mujeres, que no son los padres y se han dado casos que es el tío el agresor y hasta el abuelo.

Puntualizó que todos los casos que fueron denunciados a la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia, fueron canalizados a la Fiscalía del Estado para la carpeta de investigación correspondiente y la vinculación a proceso de los agresores.

“Desde el momento que nosotros tenemos conocimiento de una presunta comisión de delito, tenemos que canalizarlo de manera inmediata a la fiscalía”, Subrayó.

Alma Delia Hernández, puntualizó que la detección de este tipo de delitos, se han detectado cundo los menores le llegan a confiar lo sucedido a algún amigo o la mamá, que al final es la que denuncia.

“Esto habla mucho de la confianza que debe haber entre padres e hijos, la comunicación que es fundamental y que es un factor importante par saber detectar la cuestión emocional por la que esté pasando un hijo”.

Por último, recordó que todos los reportes que llegan a la Procuraduría son de carácter confidencial y la información o seguimiento que se haga a cada caso, no se proporciona a nadie más que a los familiares que hicieron el reporte de manera directa.

POR: MARTÍN GARCÍA CHAVERO / ROTATIVO

Comentarios

Comentarios