Sergio Iván Arellano Ramos

COLUMNA INVITADA

Lecciones electorales rumbo al 2018

Las pasadas elecciones en diversos estados de la república fueron un adelanto de las preferencias electorales de los votantes. Alfredo del Mazo gana por lo mínimo y en puntos estratégicos como Veracruz, el PRI tuvo sus últimos suspiros. Las piezas políticas empiezan a girar y el partido en el poder tiene una mancha en todo el país que intentará opacar para que la gente olvide los deslices del sexenio. Los partidos opositores están obligados a presentar un plan de trabajo convincente. La carrera presidencial cada vez se acerca más y los interesados ya tienen la mano levantada, menos en el Revolucionario Institucional. Se muestran sigilosos y esperarán el momento indicado para destapar al elegido; tendrá que ser un actor político que no haya sufrido tanto desgaste durante el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Respecto al Partido Acción Nacional, se pelean por la decisión unánime que finalmente acabará dividiendo a los panistas. Margarita Zavala, Moreno Valle y Ricardo Anaya. La primera de ellos tiene muchas posibilidades de ganar la contienda interna no solo por su relación con el Ex Presidente Felipe Calderón, sino porque es una mujer que transmite un poco más de certidumbre que por ejemplo, Josefina Vázquez Mota. Lo cual genero la enorme pérdida del PAN en el Estado de México; en política se necesita estrategia con fondo, Zavala representa ese posible cambio que buscan los mexicanos. Moreno Valle es un candidato frío que tuvo contados resultados como Gobernador de Puebla, sin embargo dudo que las esferas panistas le den la candidatura. Por último Ricardo Anaya, la mente maestra. El maquiavélico presidente del partido blanquiazul. ¿Logrará hacer su voluntad en el grupo de la derecha?.

En cuanto a la izquierda, Morena sube en las encuestas. El nombre de Andres Manuel López Obrador suena por última vez y considero que será la elección en la que más fuerza tomará su ideología populista; AMLO se ha beneficiado de los continuos tropiezos de la clase política haciendo spots que suman a su popularidad y que resultan hasta cómicos. El ciudadano mexicano ya experimentó el cambio PRI a PAN, la pregunta sería ¿buscaremos otra alternancia?. Del otro lado el PRD tiene que replantearse sus objetivos, es una realidad que por ahora necesita pactar para ganar elecciones. Sin embargo, Alejandra Barrales debe decidir con quien hacerlo. La naturaleza misma de la corriente izquierdista obligaría a que Morena y el PRD se aliaran por el mismo fin; lo anterior resultaría un fuerte golpe para la clase política dominante, estaría en duda su supremacía en el electorado.

La moneda que decidirá el rumbo de la presidencia de la república está en el aire. Los estados que fueron objeto de elección popular la semana pasada fueron clave para decidir lo que pasará en el 2018. Deberá haber inteligencia del ciudadano para elegir lo que más nos convenga como país e inteligencia de los partidos políticos, para postular a sus mejores candidatos.

Comentarios

Comentarios