Sergio Iván Arellano Ramos

TIEMPO NUEVO

Nuestra constitución a través de los años

La Constitución de Cádiz vino a ilustrar el nacer de México. No podemos olvidar la herencia de ciertos preceptos como el de soberanía nacional y la intervención de eminentes juristas como Ramos Arizpe en la creación de un estado mexicano con corte federalista.

De esta manera se hacía la protesta de ley por parte del presidente de la república en la constitución de 1824 en la respectiva toma de posesión: “Juro por Dios y los santos evangelios, que ejerceré fielmente el encargo que los mismos Estados Unidos Mexicanos me han confiado, y que guardaré y haré guardar exactamente la constitución y leyes generales de la federación”. La solemnidad y la religión de estado como lo era la católica, apostólica y romana, eran elementos que la sociedad misma adquiría por naturaleza. Increíblemente hemos visto al pasar del tiempo, como las figuras jurídicas han cambiado de forma estructural. Continuando con la constitución de 1824,  resulta importante resaltar el peso de las legislaturas locales para lograr los fines políticos de la época. Para la elección del presidente de la república, bastaba con tener mayoría de votos en los congresos de los estados para resultar electo. El que resultara con el menor número de votaciones, era el vicepresidente. Actualmente elegimos a nuestros representantes a través del voto, en aquellos años la decisión el pueblo no tenía tanta influencia.

Tras la independencia de México alrededor del año 1821, podemos esclarecer que el proceso de democratización fue progresivo y en medida de las posibilidades del México de aquella época. La situación de los años 20’s reflejaba una situación de desigualdad y lagunas jurídicas como por ejemplo el permitir que hubieran legisladores extranjeros siempre y cuando tuvieran bienes raíces en nuestro país. Independencia con candados.

Hemos sido testigos de una nación mexicana que ha sido influida por la teoría política de los estados unidos y por el sistema organizacional francés, lo cual nos lleva al siguiente cuestionamiento: ¿Tenemos el tipo de gobierno que queremos?

Partiendo de Junio de 2011, el estado mexicano adquirió un toque humanista basándonos en el principio pro-persona en el cual se ve primero por la integridad y salvaguarda del ser, antes que cualquier

Comentarios

Comentarios