Sergio Centeno

Sergio Centeno García

PALABRA UNIVERSITARIA

¿La derecha mexicana enferma de odio?

Al atestiguar el ataque constante y continuo en que la derecha mantiene al actual gobierno federal mexicano, uno se pregunta cuáles son las verdaderas causas por las que este grupo político no puede encontrar la paz y lo único que lo hace sentir vivo es el odio y el rechazo casi enfermizos hacia el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO). Lo que le ocurre a la derecha mexicana ha rebasado ya los límites de la cordura y se ha instalado en los terrenos de la locura, pues no parece creíble que tanta energía que bien pudieran dedicar a trabajar por México, la destinen toda a destilar odio, resentimiento y coraje contra una sola persona. Lo que padece actualmente la derecha política mexicana, se parece más a una obsesión enfermiza cuyo único objetivo es dañar, atacar o destruir al presidente de la república y a todo su círculo familiar, no importando si entre éste se encuentra incluso un menor de edad, el cual, dicho sea de paso, ha sido también blanco de los ataques de este odio que ya parece enfermizo. Veamos.

AMLO propuso eliminar las pensiones de los expresidentes, así como la cantidad millonaria que todos teníamos que pagarles en guardaespaldas, choferes, chefs y otros servicios, y el odio de la derecha se manifestó inmediatamente insultándolo por eso. AMLO propuso reducirse y reducir significativamente el sueldo de los altos funcionarios públicos federales, porque ello significaba un derroche de dinero que bien podría destinarse a programas sociales, y el odio de la derecha se hizo presente insultándolo por ello. AMLO propuso vender aviones, helicópteros, carros y camionetas de lujo que utilizaban los anteriores funcionarios públicos para transportarse y en seguida el odio enfermizo de la derecha mexicana lo llenó de insultos e improperios.

El odio enfermizo de este grupo de políticos mexicanos no ha dejado una sola acción, una sola declaración del presidente de la república, como digna de ser tomada siquiera en consideración. Es tan terrible y tan exagerado el odio que sienten por AMLO que pareciera que sólo están esperando a que hable, que camine o que exprese alguna señal de vida para atacarla con rencor y resentimiento. Una de las señales más claras de la enfermedad de odio que padecen estos señores derechistas, normalmente representados por el PAN y los llamados chayoteros mexicanos, es que en meses pasados cuando en una comunidad del estado de Hidalgo murieron decenas de personas al estallar un ducto cuando se encontraban extrayendo combustible de una fuga por ellos provocada, no dudaron en culpar a AMLO de las muertes. Lo leyó usted bien estimado lector de “Plaza de Armas, el periódico de Querétaro”: la derecha mexicana, de manera por demás irracional, ilógica y sin sentido, culpó al presidente de la república de las muertes, algo que de verdad sólo se le pudo haber ocurrido o a un loco o a un enfermo total de odio y resentimiento.

Que sube el dólar, AMLO tiene la culpa; que hay caravana de migrantes, AMLO es es culpable; que las “calificadoras” bajaron su puntuación para México, AMLO tiene la culpa; que hoy asesinaron un periodista; por culpa del presidente; que se suspendió el aeropuerto, muy mal hecho; que se está atacando el saqueo a PEMEX ubicando y aprehendiendo a los “huachicoleros”, AMLO pone en riesgo la economía; que se solicita una disculpa histórica crímenes de lesa humanidad contra nuestros ancestros indígenas, dicen que es una vergüenza; que se les dará una mejor pensión a nuestros ancianitos, el estado no debe hacer eso; que se destinarán recursos para becas a los estudiantes,  AMLO está loco al despilfarrar así nuestro dinero, prefieren que se los sigan robando los políticos panistas; que se les dará apoyo a los discapacitados, AMLO es un tonto. Y en fin, todo, absolutamente todo lo que haga o deje de hacer el presidente, todo lo que diga o deje de decir, para los panistas, empresarios y chayoteros derechistas está mal, muy mal. Y ante esto, a muchos mexicanos de razón no nos queda más que preguntar: ¿podrá la derecha mexicana superar tanto odio, rencor y resentimiento que les ha dejado el hecho de que el 1° de julio de 2018, al igual que en julio del 2000, los mexicanos decidieron por un cambio, pero esta vez los electos no fueron ellos? ¿Lo superarán algún día? De verdad lo dudo, tal vez su odio terminará el día que AMLO muera o termine su periodo presidencial. Son seis largos años de sufrimiento, odio y rencor para ellos. Lo siento.   

Comentarios

Comentarios