Sergio Arturo Venegas Ramírez

PLAZA DE ARMAS

El padre, el hijo… y el secretario Granados

  • A la ligera aborda Juan Martín ataques
  • Detienen las candidaturas metropolitanas
  • Sepultan testamento de Ramírez Álvarez
  • ¿Cuántos ediles y diputados a reelección?

¡Basta ya!: Sabino

Omiso: Demostró el secretario de Gobierno, Juan Martín Granados Torres, la poca importancia que la administración panchista tiene para los periodistas que se acogen al mecanismo de protección. FOTO: ALTERNATIVO.MX

 

La prensa y el poder.
Hoy que nuestro país es señalado como uno de los más peligrosos para ejercer el oficio de periodista y que hay más de 100 comunicadores asesinados y una veintena más de desaparecidos, uno esperaría que desde los distintos niveles de Gobierno, organismos internacionales y nacionales se tomara en serio el delicado tema.

Y sí, en algunas instancias están comenzando a tomar cartas en el asunto. Medios nacionales y locales -incluyendo a PLAZA DE ARMAS- suscribimos un manifiesto en el que “como profesionales de la información, denunciamos la ofensiva asesina que han padecido miembros de nuestra comunidad en el ejercicio de su tarea de investigar y difundir las actividades de la criminalidad, entre estas, la narco delincuencia en México”.

En el documento también se subraya: “Que el derecho a la información sea garantizado por el Estado es otro principio sobre la libertad de expresión en nuestro país, que hoy más que nunca exigimos, por la seguridad de los periodistas mexicanos, de todo aquel que ejerce el periodismo en México y por el bien de la sociedad”.

Ya hemos comentado aquí la decisión presidencial anunciada hace unos días de entrarle al tema (con sus asegunes) y sumar a los gobernadores a través de unidades estatales para atender quejas de periodistas en riesgo.

En ese contexto, el miércoles pasado fueron citados los reporteros que cubren la fuente del Gobierno de Querétaro, para tener un diálogo con el secretario de Gobierno, Juan Martín Granados.

Lo entrevistaron sobre el tema y en algún momento se le preguntó si había en el estado algún comunicador que se hubiera acogido al Mecanismo de Protección para Periodistas.

Su respuesta fue tan parca como demostrativa de la poca importancia que la autoridad local le da a la seguridad de los periodistas. Este fue el planteamiento y su épica respuesta:

-Reportera: ¿Cuáles son sus preocupaciones, señor, por el gremio periodístico, en particular desde Gobierno del Estado? ¿Qué han observado y qué información tienen hasta el momento? ¿Tiene conocimiento de cuantos periodistas en el estado han solicitado protección…?

-Juan Martín Granados, secretario de Gobierno: “Los periodistas que han solicitado protección en el estado, son tres: Un padre, un hijo y un… periodista digamos (inaudible) que no pertenece, digamos a un medio de comunicación… digamos tradicional. Son estas tres personas”.

Efectivamente, somos tres los periodistas que en el Gobierno de Francisco Domínguez hemos denunciado ante la instancia federal las persecución y presión que desde esta administración se ha hecho en contra de nosotros y contra nuestra fuente de empleo.

El padre al que se refiere el secretario Granados es Sergio Arturo Venegas Alarcón, director general de PLAZA DE ARMAS. El hijo, soy yo, Sergio Arturo Venegas Ramírez, director editorial de esta casa, y el periodista que “no pertenece a un medio de comunicación… digamos tradicional”, es Miguel Ángel Álvarez, exdirector de Noticieros Televisa en Querétaro, que actualmente informa desde su exitosa plataforma Expreso Querétaro.

Es decir, somos reporteros (antes que directivos) que llevamos décadas informando a los queretanos desde distintas trincheras. Y se podrá estar o no de acuerdo con el criterio editorial de cada uno, pero puedo asegurar que nuestro trabajo tiene el único objetivo de que a Querétaro le vaya bien.

El tema aquí es la displicencia con la que el funcionario aborda un asunto al que debería darle la importancia requerida.

Baste decir que con la andanada contra PLAZA DE ARMAS se han perdido más de cien empleos directos y otro tanto indirectos. Reporteros, fotógrafos, redactores, correctores, diseñadores, vendedores, repartidores, voceadores, representantes comerciales y una larga lista de personas valiosas, han dejado de trabajar para esta casa, pues el bloqueo con anunciantes, fuentes de información y clientes nos ha llevado a una grave crisis económica de la que seguramente saldremos.

Por eso, por un mínimo de respeto y seriedad, el secretario Granados Torres debería abordar el tema de PLAZA DE ARMAS en su justa dimensión.

Somos una empresa queretana vapuleada por este Gobierno que ha logrado dejar sin ingreso a más de 100 cabezas de familia, pero no ha impedido que diariamente estemos en la casa de nuestros miles de lectores en papel y a través de nuestra web.

Todo, sin lugar a dudas, gracias al apoyo del Padre, del Hijo y del Espíritu

Santo, que nos cuidan.

Amén.

-CASA DE GOBIERNO-

Datos.
Estos números, revelados por Infobae, muestran el tamaño de la crisis que enfrentamos los periodistas en México:

El Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) presentó a principios de mayo un reporte en el que advierte que el nuestro es uno de los países más peligrosos en el mundo para la prensa, con impunidad “endémica” que permite a los grupos criminales, los funcionarios corruptos y los cárteles de la droga silenciar a sus críticos.

Otro reporte, el de la organización Article 19, señala que durante 2016 se registraron 426 agresiones contra representantes de diferentes medios de comunicación. Se trató del año más violento para la prensa en México, ya que, además, se registró el asesinato de 11 periodistas en diferentes estados.

De acuerdo con un informe estadístico de la Secretaría de Gobernación (Ministerio del Interior), durante el Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto, 98 funcionarios públicos fueron “probables agresores” de periodistas, mientras que en 84 casos los ataques provinieron de “particulares” y 83 de “desconocidos”.
Terrible.

-OÍDO EN EL 1810-

No.

El Congreso del Estado dijo no a las candidaturas metropolitanas que permitirían a ciudadanos de, por ejemplo, El Marqués, competir por un cargo de elección popular en Querétaro o Corregidora, con lo cual -ya se manejaba- Mauricio Kuri podría ser exportado a la capital, lo que no le hace maldita gracia, porque él quiere ser senador y gobernador. Y ya sabe que el Ayuntamiento capitalino no da gobernador desde 1973, que lo fue el arquitecto Antonio Calzada.

En fin.

-¡PREEEPAREN!-

Alameda.
Esa resolución federal que ordena la restitución de los comerciantes de Pablo González Loyola está siendo analizando en el Centro Cívico con toda atención.

En las próximas horas conoceremos la respuesta.

Esto no se acaba hasta que se acaba.

Y volver, volver, volver. Pablo González Loyola, líder de la Unión Cívica “Felipe Carrillo Puerto” encabezó un mitin a las puertas de la Delegación del Centro Histórico para exigir la inmediata reinstalación del tianguis de la Alameda Hidalgo. FOTO: SERGIO A. VENEGAS ALARCÓN

-¡AAAPUNTEN!-

Omisión.

A 31 años de su muerte, cumplidos el día 18 de este mes, sigue sin atenderse el testamento del exrector José Guadalupe Ramírez Álvarez, que legó sus bienes para la creación de becas para estudiantes de Historia, Derecho y Periodismo.

El maestro está muerto.

Y hay muchos vivos.

-¡FUEGO!-
¿Reelección?
¿Cuántos presidentes municipales y diputados locales podrían buscar repetir en el periodo inmediato?

¡Porca miseria!

Queretano: Braulio Guerra Urbiola, secretario de Organización de la CNOP, recibió a los líderes nacionales de los cañeros en oficinas del sector en la Ciudad de México, haciendo suyas las causas de los productores. FOTO: ESPECIAL

Comentarios

Comentarios