SERGIO A. VENEGAS RAMÍREZ / AGUADÉ, ESLABÓN PERDIDO EN CASO LIBERTAD

PLAZA DE ARMAS

  • Que ningún implicado puede dormir tranquilo
  • Emitirán Alerta Amber para Juan Pablo Rangel
  • Empistolados en los cafés de Plaza de Armas
  • Bernardo Nava no es el secretario del Trabajo 

Los Ricos también lloran: Sabino

Drama.

Tengo para mi que aún no dimensionamos la magnitud ni los alcances de las investigaciones en torno a los manejos en la sociedad financiera popular “Libertad”.

No sabemos si, como afirmó el ex socio de Antonio Rico Rico, Sergio Bustamante, al abrir la Caja de Pandora, broten apellidos tan conocidos como Salinas, Peña, Domínguez, Rodríguez, Kuri, Rangel, De la Garza, Nava, Del Prete u otros. 

En su momento lo revelará la autoridad judicial tras las indagatorias de la Fiscalía General de la República. Hasta entonces, nadie tiene segura su exoneración. Nadie.

Pero más allá de especulaciones periodísticas y de testimoniales del propio Bustamante, lo cierto es que desde hace años, Libertad huele mal, muy mal.

Por ello, el fiscal de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto ha solicitado vía judicial que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores entregue toda la información en su poder relacionada con Libertad y sus directivos. Los archivos deberán comprender desde el 1 de enero de 2014 y hasta el 30 de junio de 2019.

Un personaje del que poco se ha hablado, pero que jugó un papel importante en el crecimiento y manejo de la Sofipo en la última década es Jaime González Aguadé, ex presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores -durante el gobierno de Enrique Peña-, organismo encargado de  regular, supervisar y sancionar la operación de Libertad.

Este hombre, que tras su salida de la CNVB se integró al directorio de la institución en comento, ya está en la mira de la Unidad de Inteligencia Financiera.

De hecho, el propio Santiago Nieto adelantó que están “analizando su caso en particular. No hay una conclusión todavía al respecto, por lo tanto no quisiera adelantarme, pero evidentemente forma parte de los objetivos a analizar para efecto de poder determinar lo que conforme a derecho corresponde”.

Jaime González Aguadé renunció al Consejero de Administración de Libertad tras 4 meses en el cargo.  En su carta de renuncia enviada al Consejo de Administración aseguró que no supo de algún delito relacionado con la Sofipo.  En el documento enviado a los integrantes del Consejo se dijo convencido de la importancia de que las indagatorias se realicen “con el menor daño reputacional posible a esta sociedad”. Foto: Especial

¿Pero qué papel jugó Aguadé en toda la trama?

En momentos complicados para Libertad, siempre apareció González Aguadé como su salvador.

Por ejemplo, luego de que en 2013 se acusara a Oceanografía de fraude por 400 millones de dólares contra Banamex, arrancó -en 2014- una investigación por parte de la Comisión Nacional Bancaria a Libertad.

Tras visitas de “inspección”, el titular de la misma -claro, el señor Aguadé- declaró:

“Libertad Servicios Financieros no está contaminada por presuntos vínculos con prácticas de lavado de dinero, como se mencionó en algunos medios de comunicación”.

González Aguadé, indicó que Libertad Servicios Financieros disponía de la capacidad financiera y operativa para continuar sus servicios y por ende estaba libre de lavado de dinero, luego de que su presidente en ese entonces, Martín Díaz Álvarez, relacionado con el caso Oceanografía, fuera señalado por realizar presuntas operaciones ilícitas al interior de la institución.

Para ese momento, en el sector bancario ya se mencionaba la sospechosa relación del directivo con la Sofipo. Pero nunca se comprobó nada.

Posteriormente, en 2015, González Aguadé autorizó una serie de fusiones entre Libertad y, por ejemplo, una casa de empeño.

Ya en abril de 2019, cuando dejó la CNVB, Jaime González Aguadé se integró a Libertad como miembro del consejo de administración. El órgano lo completaban Ricardo Velasco Arellano, Marcos Salame Jafif, Gustavo Manuel Vergara Alonso, Fernando Lugo García Pelayo, Alfredo Solloa García, Jaime Jesús Montemayor y Silvia Lavalle Henaro.

Tras el escándalo, Aguadé, el eslabón perdido en el entramado de corrupción, renunció a Libertad, dejando más sospechas que cuando llegó.

Tic tac.

Desaparecido:  Nadie sabe, nadie supo, en dónde está el magistrado del Tribunal de Justicia Administrativa Juan Pablo Rangel, ex director de la Caja Libertad en la capital queretana. ¿Andará de vacaciones?

-OÍDO EN EL 1810-

Alerta Amber.

Andan muy preocupados en el Tribunal de Justicia Administrativa del Estado por que el magistrado propietario Juan Pablo Rangel Contreras (compadre de Antonio Rico Rico y de Gerardo de la Garza) nomás no aparece por sus oficinas de Hidalgo y Guerrero. No saben si es por las vacaciones o de plano porque anda huido tras el escándalo en Libertad, pero cuando se pregunta por él, sus colaboradores dicen que no está y como la canción, no saben cuando volverá.

Zacatito pa’l conejo.

Las mueve la fe:  Van jubilosas las romeras queretanas rumbo a la Basílica de Guadalupe para ver a la Morenita del Tepeyac. Es la versión 60 de la Pere de Mujeres. Foto: Especial

-¡PREEEPAREN!-

El Cielo.

Que en el hotel viñedo de Ensenada no tienen registrado ni a José Calzada Rovirosa, ni a Jorge López Portillo y menos a un Arsenio Durán, me cuentan. Efectivamente, la reservación para el cónclave se hizo a otro nombre que este armero se reserva, lo mismo que la identidad de los otros participantes.

Por lo demás, espero que hayan arreglado lo que fueron a ver, tan sigilosamente,al Valle de Guadalupe, tan lejos de aquí.

Suerte.

-¡AAAPUNTEN!-

Nuevo Oeste.

Cada vez es más frecuente ver a unos empistolados en los restaurantes de nuestra Plaza de Armas, a solo unos pasos de la Casa de Gobierno y el Palacio de la Corregidora, sin que nadie sepa bien a bien para quien trabajan. Y luego hasta se van a bolear en frente del Tribunal Superior de Justicia.

Han de ser de fuera.

-¡FUEGO!-

Nada.

Corrió la versión de que el señor gobernador había tenido a bien nombrar a Luis Bernardo Nava como secretario del Trabajo, lo que se entendió como un reconocimiento a sus capacidades y desempeño como presidente municipal de la capital. Y es que un sindicato de transportistas pareció publicarle una felicitación al edil que andaba en Cancún. Pasada la sorpresa se aclaró. La agrupación ordenó la inserción para Mario Ramírez Retolaza y en el medio se confundieron. O sea, nada. Nava sigue en el cargo.

¡Porca miseria!

Comentarios

Comentarios