SABINO MEDINA / LAS MAÑANERAS DE AMLO (2)

DESDE LOS BALCONES

El esquema en la relación informativa y de prensa de la Presidencia de la República, toco a su fin, como ya dijimos por la incompetencia e impericia demostrada en el oficio, en parte de los gobiernos tecnocráticos, no tanto, como luego ocurriera en los dos gobiernos panistas, Calderón y Fox, como ya se dijo anteriormente, proseguido lo anterior por una total debacle clamorosa, escandalosamente vacía de formas y contenidos, del gobierno Peñista.

¿Por qué acontece esto en los gobiernos de la tecnocracia y luego más agudizados con la derecha del PAN y peor al final, en un gobierno sobradamente afincado en los poderosos medios televisivos?

El derrumbamiento social, económico y político de los gobiernos que privatizaron las empresas públicas (más de 1200 empresas), los ejidos, los bosques, el agua, las cuotas del seguro social destinadas a la jubilación de los trabajadores, lo propio aconteció con el ISSSTE, las carreteras, los aeropuertos, las empresas aeronáuticas (AEROMEXICO Y MEXICANA), MÁS DE NUEVE INGENIOS AZUCAREROS, LOS MAS GRANDES, rescatados y vueltos a rematar; desmantelaron Pemex y los Ferrocarriles, rescataron y vendieron la Banca con un gasto y un despilfarro que pocos países en la historia mundial han padecido a tal grado.

Todo eso y más, no lo pudieron legitimar ante la opinión pública interna y varios de esos procesos electorales fueron producto del sistema electoral caído y arreglado a modo, para que un proceso así pudiera durar y prolongarse a lo largo de seis sexenios.

Una improvisación política atroz se abatió en la estructura económica y política de México, dicho todo sin tremendismo ni exageración.

¿Qué les faltó y les sobró a estos políticos de derecha? Podríamos simplificarlo todo diciendo que en primera instancia desconocían el país y su historia revolucionaria burguesa y todo, pero reformista social y democrático capitalista de arriba abajo.

Los ejidos por ejemplo, más de 28 mil de los mismos, fueron el emblema de un cambio profundo que llevo años y luchas sin fin por el reparto de tierras, con ellos la renta agraria absoluta se liberó en favor del desarrollo del país y la renta diferencial corrió en pro de la industrialización y la proletarización urbana de México. Muchos de los problemas actuales del país tienen su origen en esas contradicciones de una reforma agraria manipulada y dejada a mitad del camino en su consecución histórica y burguesa, ni siquiera con asomos colectivistas y menos socialista.

Esos gobiernos se dejaron ir encima, al bulto del país latinoamericano más y mejor desarrollado, por eso las oficinas públicas de todas las dependencias se llenaron de muchachitos egresados de las instituciones privadas y públicas, cegados por el relumbrón imperialista de nuestro vecino que nos inundó de créditos y de reformas estructurales visibles e invisibles, todas al servicio de la capitalización internacional y el empeoramiento de la vida nacional.

Por eso la gran prensa escrita de los titulares a toda plana y los editoriales y los ensayos apologéticos, hubo de emigrar a las imágenes de las pantallas mudas de los canales de TV, donde sólo los documentales de Carlos Denegrí, Barrios Gómez, etc., comentaban esas realizaciones fantásticas que ya no le interesaron difundir más a la neoburguesía posrevolucionaria entre las masas populares.

No fue un reflujo revolucionario burgués, fue una contrarrevolución mundial que la economía capitalista necesitaba en su expansión monopólica internacional, donde lo primero que iban a ocupar, fue el mercado de los productos agrícolas e industriales de consumo y de uso intermedio, primero y, luego, la propia substitución de los capitales fijos y constantes de la Industria de Acero y la electricidad, el petróleo, le petroquímica y una y mil ramas más de la industrialización centralizada y concentrada en el polo imperialista más poderoso del mundo, jamás visto.

¿Para qué quiere una nación así periodistas y comunicadores sagaces, así fueran románticos y utopistas? ¿Para qué un país en estas condiciones va a necesitar políticos plenamente enterados y medio informados de las teorías económicas neoclásicas en boga en Norteamérica y Europa, en la misma Latinoamérica?

Todo este nuevo modo de reestructurar el desarrollo dentro del subdesarrollo, o éste último en áquel a contra corriente de las élites mundiales financieras, para nada necesitaba de profesionales de la economía política y aunque los hubo, estos quedaron reducidos a la función de meros complementarios oficinescos.

Nos alejamos demasiado del objeto de nuestro análisis acerca de la Comunicación Social de la Presidencia de la República de México, con sus respectivas réplicas orgánicas en las diferentes dependencias federales y estatales, donde los propios Estados Federales adoptan en los poderes sus respectivas réplicas operativas y de financiamiento público de la información, recursos que sólo las grandes inversiones en rotativas, papel y equipos y redes de imagen de señales electrónicas, se imponen sobre el resto de los medios locales, reducidos a un mercado local y al poder de intercambio con los empresarios locales arrinconados en la crisis de caída de la tasa de ganancia que va y viene, pero siempre a la baja y hasta desaparecer.

Insistiremos en el análisis de las condiciones que hicieron propicio este cambio de forma y contenidos de la Información Presidencial, sobre todo, pero también de la Gran Prensa Nacional, de muchos medios cambiaron de manos, otros desaparecieron, arribaron otros pocos poderosos y con técnicas informativas a tono con las nuevas circunstancias. PARTE DEL MISMO FENOMENO SON LAS REDES Y LA POPULARIZACIÓN Y PULVERIZACIÓN DEL TUITER Y EL INTERNET, ETC.

Comentarios

Comentarios