SABINO MEDINA / LA INTELIGENCIA FINANCIERA DE LOS CHILAQUILES EN PALACIO

DESDE LOS BALCONES

La misma mañana que visitaba, por dos meses, el Penal de Santa Marta, de Iztapalapa, Rosario Robles; dos ex secretarios de hacienda y crédito público, hicieron su aparición por el rumbo de Palacio Nacional, para reunirse con don Arturo Herrera, titular de Hacienda de la 4ª. Transformación.

¿Cómo fue que se encontraron tan temprano y a la misma hora, en fecha tan señalada, martes 13 de agosto del 2019? Algún fotógrafo de prensa de los que por ahí pululan a diario, los vió subirse a un automovil blanco, color del vestido con que llegó a su audiencia la combativa Rosario Robles Berlanga.

¿De qué hablarían los tres afamados financieros, dos de ellos, José Antonio Meade y José Antonio González Anaya, en esa sorprendente mañana? Nadie quiso declarar nada, pero los curiosos de la política, que los hay, relacionaron  un acontecimiento con otro, sin fundamento alguno. ¡Pero así es esto de la política!

¿Quién faltaba ahí? ¿Acaso Luis Videgaray? En ese almuerzo con chilaquiles, podría haber tenido una doble representación en los dos ex secretarios de hacienda que le sucedieron en el cargo, los dos José Toños famosos, uno de ellos ex candidato presidencial y otro ex director de Pemex, que ni tiene historia, ni finanzas magras  abastecidas con recursos públicos.

De algo común tuvieron que hablar, pero ninguno de ellos cayó en la indiscreción política, aparentemente muy bien comportaditos.

¿Qué nos dice un concilíabolo mañanero de estos tres personajes hacendarios? Que fueron a hablar, dos de ellos, y a tener un acercamiento con el Jefe de la Finanzas del Presidente Andrés Manuel López Obrador. ¿Por qué precisamente en esa mañana y en Palacio Nacional? Quienes saben de esto tendrán alguna respuesta y una explicación política con los chilaquiles que se dice almorzaron, aunque don Arturo Herrera negó que hubieran degustado tal platillo, en ese almuerzo mañanero.

En fin, que de pronto la política financiera adquirió un tono y un sabor de buenas vibras. ¿Es un buen mensaje para el mundo transexenal de los tres financieros que ahí platicaron? Con la distracción pública de lo que desde esa madrugada le acontecía a Rosario Robles, por poco y pasa por desapercibido esta reunión de la cúpula financiero política de casi tres sexenios, compendiada en dos de ellos, los Pepe Toño de Hacienda, Sedesol, IMSS y Pemex y lo que les precede a cada uno de ellos.

Comentarios

Comentarios