Sabino Medina / Desde los Balcones

Minatitlán de mis amores

Los abuelos maternos del doctor Gilberto Herrera Ruíz, son Veracruzanos, ambos ya finados, don Isidoro nació en Playa Vicente, casi en los límites con Oaxaca, de donde era oriundo su padre y su madre; Doña Francisca Lopart, nace en Minatitlán, su padre, un inglés, empleado de la empresa “El Aguila”, propietaria extranjera de la refinería, una vez expropiada la misma abandonó a su nueva familia, cuatro hijas y su madre nativa de Sayula de Alemán.

Largas conversaciones con don Isidoro, me impusieron de parte de la historia petrolera del país, particularmente de Tampico y Minatitlán, en  donde finalmente fue jubilado.

Antes de ser un enclave refinador de petróleo, Minatitlán fue un puerto de cabotaje y luego de altura; primero un puerto río adentro maderero, después todo lo industrial y lo comercial que conocemos, alternando su importancia con “Puerto México”, hoy y antes bien nominado Coatzacoalcos. Tuvo que ser así la historia económica, social y política de todo el Sur de Veracruz, misma en Minatitlán adquiere cierta particularidad que le da el río Coatzacoalcos, que les da salida e ingreso marítimo a estas dos importantes poblaciones.

Sur de Veracruz se mantiene agrario hasta muy avanzado el siglos XX, de ese rumbo con Hilario Salas, un luchador de la tierra y el mismo general Miguel Alemán González, que muere abrazado por un incendio estratégico que le formulan las fuerzas que combaten al DE LA HUERTISMO, EN LA DÉCADA DE LOS 20 DEL SIGLO PASADO, en esos trances armados anduvo don Isidoro y así me lo contaba agregando detalles y anécdotas cada vez.

El Presidente Miguel Alemán Valdez, abrió las comunicaciones carretas, casi todas, con que hoy cuenta el Sur de Veracruz, entre otros rumbos; también abatió el paludismo e impulsó el cultivo de la Caña de Azúcar y otros cultivos de gran rentabilidad extensiva; pero también frenó el reparto de la tierra e introdujo El Juicio de Amparo en materia agraria, cuestiones que han repercutido hasta ahora para que el latifundismo, en todas sus formas superviva hasta ahora, tales cuestiones atañen a los más grandes Ingenios Cañeros, como lo es el Ingenio de Carlos A. Carrillo, en Cosamaloapan y los establecidos, varios, en la región de Córdoba y Orizaba, lo mismo que en la región central de Veracruz, por el lado de Cardel y Úrsula Galván.

¿Matanzas? Desgraciadamente las ha habido siempre a causa de la tierra y la propiedad extensiva de la misma; luego vendría el juego y el comercio, después el narcotráfico hasta ahora.

Bastaría recordar las hazañas de Manuel Parra, Jefe de las guardias blancas que asolaran a Veracruz, estratégicamente aposentado en Altotonga a la entrada de San Rafael y no muy distante de Perote

A Manlio Fabio Altamirano, senador y gobernador electo de Veracruz, allá por los años en que gobernara el general Lázaro Cardenas del Río, se le responsabiliza por la muerte masiva de más de 300 campesinos en Misantla, “a causa de su radicalismo agrario”; pero todos los dirigentes agrarios, casi sin excepción, caen asesinados antes y después del gobierno radical del Coronel don Adalberto Tejeda, forjador e inspirador de la primera liga de comunidades agrarias en el país y base social de la expropiación petrolera, cuyo punto central se halló en Veracruz.

Veracruz, puede decirse ha sido pésimamente gobernado quizá hasta después de que lo gobernara con Fernando López Arias, con altas y bajas de agudizamiento del contraste social por la propiedad social y particular de la  tierra, sus productos cañeros, cafetaleros, mango, naranja, vainilla, Piña,  Tabaco, Pesca etc., unidos a la importancia de sus Puertos y la cercanía al mercado interno que se desarrollaba a expensas de esta estructura agraria y luego petrolera, hasta ahora.

Grandes yerros políticos y sociales han afectado y lastrado el desarrollo de Veracruz, entre otros la especulación inmobiliaria de fuerte raigambre en el Estado y hoy reforzada por la especulación y el crédito internacional; habría que recordar que el primer movimiento inquilinario del país tuvo lugar en el Puerto de Veracruz y su principal dirigente lo fue Herón Proal.

El PAN y el PRD completan los equívocos políticos que ahí se han cometido, entre otras deformaciones, COMO EL CACIQUISMO GANADERO del centro y sur del Estado. Se postulan en Veracruz poderosos brazos del crimen y el narcotráfico, con personajes siniestros que luego incursionan en lo político; de ahí se originan las principales desviaciones y deformaciones que padece Veracruz, con una inversión inmobiliaria casi del tamaño de la Bogotá Colombia, sin otra base de rentabilidad distinta que no sea el narcotráfico, parasitando la rentabilidad petrolera y el comercio y la valorización  de la caña y su refinación en la concurrencia interna e internacional.

¿Crímenes y matanzas? Las ha habido y seguirán sucediendo, desgraciadamente, sino se tocan y erradican los intereses que medran dentro de ese capitalismo dependiente, subordinado internacionalmente, a grado tal que la inversión más reciente en la Reconfiguración de la Refinería de Minatitlán, le costó al país y a Pemex, una deuda externa de 3 mil 500 millones de dólares, sin contar intereses, asunto que desemboca en el saqueo ilegal de los ductos que recorren casi todo Veracruz, como fuente adicional de lavado y  capitalización parasitaria que atenta contra la población trabajadora y su numerosa clase media.

Hay más historia e información; por hoy es todo a reserva de “motivar y fundamentar” como lo requieren y lo exige la oposición parlamentaria que nunca se ofendió por abrirle las puertas electorales a Cirilo Vázquez Lagunes, en los ranchos donde operaron los entrenamientos de los contras de Nicaragua.

Comentarios

Comentarios