SABINO MEDINA / DEMASIADAS  JAURIAS CONTRA EL EX RECTOR LA UAQ

DESDE LOS BALCONES

        Los malos espíritus de la politiquería local se hallan más que activos y de ahí resulta que la misma, cada que vienen a Querétaro, sus aspirantes y sus adelantados, suscriban en la oscuridad todos los pactos y las acciones encubiertas y a la descubierta contra del ex Rector de la UAQ,  senador de la república con licencia y coordinador Federal del Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador.
Tanto es así que, desde que fue un Rector de la UAQ, Rector considerado excepcional, le llovieron tiradores y franco tiradores de fuera y de dentro de la UNIVERSIAD; más externos que propios, más por la distribución de privilegios económicos corporativos suspendidos, que por causas académicas y de la docencia.

En la UAQ se reflejaban, anticipadamente, los intereses y la lucha por el gobierno del Estado, que iba a dejar el Lic. José Calzada Rovirosa, hombre del PRI y quien aspiraba a sucederlo buscó crear desestabilización en la UAQ, a pretexto de las revisiones de contrato de las dos representaciones sindicales en turno; una de las cuales se sumara activamente en ese oportunismo electoral, extraño y ajeno a los intereses de la Máxima Casa de Estudios de Querétaro.

Estos mismos intereses se empeñaron en cerrarle el paso hacia EL que lo llevara por breve tiempo a la Cámara de Senadores de la República. ¿De qué se valieron entonces? Mejor debiera decirse, ¿de qué no se valieron? Analizar ese entramado oculto de la contienda electoral, en donde un candidato presidencial oriundo de Querétaro, sorprendente tuvo menos votos que los candidatos a Senadores, uno de los cuales llevara como candidato suplente al senado, al director estatal de educación pública, con los oportunos y vastos recursos económicos del caso.

¿Cómo se construyen mayorías electorales, de las que el PRI es el “maestro” histórico en hacerlas, al igual que el PAN? Es otra historia y algunos de los datos documentales fueron incinerados prontamente, para impedir todo propósito de investigación y evaluación histórica de tales procesos.

Después de eso, AMLO le propone al doctor Gilberto Herrera Ruiz, que se haga cargo, en Querétaro, de asumir la representación de su gobierno, como Coordinador General, nombramientos a los que prematuramente se pretendió denominarles DELEGADOS GENERALES FEDERALES, O ALGO ASÍ; A LO QUE SE OPUSIERON LA MAYORÍA DE LOS GOBERNADORES DE LOS ESTADOS, POR CONSIDERAR QUE ESO LASTIMABA EL EGO personal DE LAS SOBERANIA FEDERAL DE CADA UNO DE LOS 32 ENTIDADES FEDERATIVAS.

Nimiedades e insignificancias más o menos, al doctor Gilberto Herrera Ruiz, se le privilegió con un rechazo expreso del señor Gobernador Constitucional del Estado, el que alguna vez llegara a expresar que, aunque se lo pusieran como tal para el cargo, él no lo aceptaría a su lado. Después de eso se han producido otras incidencias del más alto nivel estatal y de parte sus adláteres en el poder, en contra del Coordinador General del Gobierno Federal, al que le publican por aquí y allá distintas infamias y calumnias, algunas de ellas pagadas en cierto diario nacional.

A nada de ello ha hecho mayor caso el doctor Gilberto Herrera Ruíz y con ese mismo propósito hoy se tacha su desempeño en el cargo, pretendiendo demeritarle por el hecho de no ser  proclive al exhibicionismo público, dejando de concurrir a actos de mera vanidad burocrática complementarios y de lucimiento, en donde un coordinador federal poco tiene que ver.

Lo último que se ve, se lee y que se oye, consiste en el falso pretexto de que el doctor Gilberto Herrera Ruíz, no concurre a los llamados, casi imperativos, pero inconstitucionales por incompetencia de una legislatura local, para que un representante federal, sin facultades sustantivas, sino de coordinación derivadas de las atribuciones del Ejecutivo Federal, pretendan que les dé cuenta y razón de programas federales, que abarcan a todas las entidades y que, algunas minorías legislativas federales y otras locales de la oposición reclaman de su propiedad y autoría, como si fueran los “SENTIMIENDOS MISMOS DE LA NACION.”

En ese caso, ningún coordinador general en los Estados, resulta autoridad responsable, ni tiene el carácter de tercero interesado o perjudicado; esto último es materia de los particulares individuales y organizaciones sociales quejosas, según corresponda; o bien de los ejecutivos locales si es que quisieran cancelarle sus atribuciones al Ejecutivo Federal, a quien asiste en sus atribuciones de la materia el Poder Legislativo Federal.

Quieren obtener el mérito del oportunismo, lucir y explotar anticipadamente una mal fabricada y peor intencionada descalificación política contra el doctor Gilberto Herrera Ruíz, montando un show seudo parlamentario local, a manera de un tribunal especial en que se le declare incapaz para aspirar contender en el próximo certamen del  “Premio Nobel” de la política local. ESO ES TODO LO BUSCAN Y LO ESCRIBEN Y LO PUBLICAN PARA CUMPLIR CABALMENTE CON LA CONSIGNA de turno para uso de la politiquería.

Si las cuestiones que intentan abordar la legislatura local y el Ejecutivo local, tema o temas que se hayan sub júdice, ¿con qué carácter y fundamento se pretende que un funcionario federal, se someta a cuestionamientos sobre los asuntos federales que le son delegados en calidad de coordinador general en el Estado de Querétaro? Ni siquiera publican un texto de citatorio alguno que lo compele a comparecer, pero ya desataron toda una campaña de linchamiento mediática donde se prejuzga al capricho de la subjetividad. ¿No sería mejor citar a los munícipes que anduvieron de paseo por varios países de Europa? Pero es que hay cuentas pendientes, ciertas y concretas, que aclarar y cuentos que solo novelan ambiciones e impaciencias electorales de todo tiempo y lugar.  ESO ES TODO, CONTANDO CON LOS SACRAMENTOS DEL PODER.

El doctor Gilberto Herrera Ruíz, es un hombre modesto y sencillo, que tiene la afición y la disciplina del Ajedrez, que se juega en silencio, hombre que investiga y estudia, algo que pocos políticos hacen. ESO ENCABRONA Y POR ESO QUIEREN ENCAJONARLE EN UNA POLÉMICA ESTÉRIL DE MUCHOS CONTRA UNO.

Comentarios

Comentarios