Sabino Medina

DESDE LOS BALCONES

¿Pemex, aeropuerto y bancarrota?

Los intereses especulativos en este costoso gasto de inversión pública, proporcionalmente de menor cuantía, pero de parecido impacto económico, que el rescate del Fobaproa, que tuvo un endeudamiento oficial de aproximado 67 mil millones de dólares que, con el paso de los años, alcanzara más de 700 mil millones de dólares y todavía no se alcanza a saldar y ya los bancos no son propiedad de mexicanos, ni del gobierno.

El aeropuerto Internacional AICM, lleva gastados, según cálculos del año 2014, 168 mil 880 millones de pesos y este cálculo se ha incrementado en 117 mil millones de pesos, sin incluir otros costos como los equivalentes al acarreo y compactación de cerca de 33 millones de metros cúbicos de tezontle y cobalto, procedente de 50 minas.

Se habló, a su inicio, que la obra costaría entre 13 mil y 15 mil millones de dólares; sin complicar este análisis con cuestiones técnicas sofisticadas, en contra de quienes quieren pintarnos un cuadro idílico del desarrollo económico que México alcanzaría con todo este gasto deuda.

Frente a ello habría que preguntarse: ¿Quién y cómo se financia esta obra tan costosa? Casi nadie lo dice, enredados en pura palabrería difusa de los informadores que nada saben y de todo opinan al troche moche.

¿Quién capitalizaría ese gasto de 13 mil millones de dólares? Desde luego que lo harán de pronto y antes de que termine la obra, desde luego quienes así concedan, los créditos de quienes hayan comprado los bonos de Banobras y los que para el efecto se lanzaran al mercado antes, ahora y en el futuro. También las deudas se revalúan, la producción no y los capitales fijos tampoco, antes al contrario.

En las cuestiones financieras no se entrampan tanto, como sí lo hacen con las expectativas de que si los aviones choquen o no en el aire, a causa del cruce imaginario en los espacios, esto lo alegan en contra de la posibilidad alterna de si se abre o no, otra alternativa como la del aeropuerto militar de Santa Lucía.

¿En qué tiempo esa obra faraónica podría amortizarse, es decir recuperar el capital erogado en gasto presupuestal y en créditos de la Banca? Inversión especulativa y capital fijo se irán a deuda pública del gobierno mexicano. Este es el verdadero negocio de quienes, sin invertir nada, sino puros créditos deuda concedida a partir de meros contratos concesión, misma que se están llevando la tajada del león y sin que nadie discuta pretendiendo arrebatarles dicho negocio.

Comentarios

Comentarios