Sabino Medina

DESDE LOS BALCONES

El liderazgo social y politico de AMLO, recorre el país

 

En un momento muy oportuno, Andrés Manuel López Obrador, toma la decisión de adentrarse en el país, recorrer entidad por entidad, así se trate de que toque dos o tres ciudades de cada Estado de la República.

Desde luego, por ello mismo, le llueven críticas deformadas, insidiosas, y temas no les faltan. Pretenden encorralar al Presidente Electo de México, reducirlo a cartabones de un formalismo seudo constitucional, prejuiciado, para poco a poco irlo debilitando en la imagen acartonada de un político tradicional, lo que desde luego se haya distante en la personalidad de un hombre sencillo, popular y tropical como son casi todas las gentes de la tierra de Carlos Madrazo Becerra y con una experiencia acumulada cercana a las comunidades indígenas y de tan vieja cultura como las fuero y son la entrada al mundo Maya.   Va de refresco la nueva etapa emprendida por el país de López Obrador, sin dejar la perspectiva popular, multiclasista con que aborda los problemas más ingentes y apremiantes.

Que se ocupe de los programas de becas y su financiamiento, no gusta a los negociantes tradicionales de nuestra política y las críticas, si esto que se hace contra el Presidente Electo de México, puede denominarse así.

Pero la realidad puede más que todo lo que se diga en contra de AMLO. El pueblo lo apoyará aún más entre más lo ataquen y este nuevo desplazamiento por el país que hoy inicia lo prueba y lo va a probar. Parece que sus detractores profesionales, los  que abiertamente lo fueron y lo siguen siendo, no entendieron que su expediente artificioso  y mal intencionado se haya agotado. Salen otros de pasados sexenios con lenguaje más sibilino y a ello se acotan diversos comentaristas que en todo y por todo quieren tener razón, la razón subjetiva de ellos, no la social del país, no la de las leyes económicas que aconsejan no echar todo el crédito público en un vaso regular de las aguas del valle de México, mismo que al desecarse o disminuir su recarga, le traería a la ciudad de México una catástrofe ambiental, al no contar ya con esos volúmenes de evaporación de humedales que se relacionan directamente con la capa vegetal que nos queda en el Valle de Anáhuac, obra que ni siquiera quieren hojear y eso que fue escrita a principios del siglo pasado, por alguien alejado de toda sospecha de arribismo de cualquier tipo, don Alfonso Reyes.

Al Presidente Electo de México, le siguen y le persiguen, a la manera como lo hicieran con don Francisco I. Madero y a su hermano don Gustavo, asesinado bestialmente en la Ciudadela.

Pro estos son otros tiempos, otras las circunstancias, otro el mundo internacional y otros los intereses económico y políticos que rebasan los marcos estrechos de los personeros de la oligarquía, la buena y la mala. Es el país entero el que está a prueba, pero sobre todo las masas populares, las capas medias, las estudiantiles y un nuevo renacer político de México que, pienso, nadie podrá detener y mejor será que así suceda.

Éxito y movilización política le esperan a Andrés Manuel López Obrador, el país azteca tiene la palabra y el mundo se haya pendiente del rumbo que tomen las cosas en México. En hora buena.

Comentarios

Comentarios