Sabino Medina

Sabino Medina
Sabino Medina

EL RECTOR DE LA UAQ, CON LOS UNIVERSITARIOS Y EL PUEBLO

 

Desde los Balcones

 

¿En que se singulariza la calidad social y política del Dr. Gilberto Herrera Ruiz, Rector actual de la Universidad más céntrica y una de las mejor calificadas de la República Mexicana?

La UAQ es muy joven, fundada a mediados del siglo pasado, como otras tantas que nacieron con ella, paraa formar el complejo educativo más extendido de la Enseñanza Pública Superior Gratuita, cuya emblemática matriz la tiene la UNAM, cuya Autonomía la adquieren en 1929, después de una lucha cruenta que todos recuerdan y cuyos protagonistas fueron, entre miles, Alejandro Gómez Arias, Mauricio Magdaleno, Baltazar Dromundo, Martín del Campo, asesinado éste, se dice, por Gonzalo N Santos, y Adolfo López Mateos y la flor de la juventud nacional pequeño burguesa toda, como correspondiera a un país agrícola y comercial atrasado de apenas 30 millones de habitantes, todos pobres, y en una capital de la República que acaso no sobrepasaba los 100 mil habitantes.

Cuando la UAQ alcanza su autonomía, Querétaro era una pequeña población y menor todavía el número de sus alumnos matriculados en ella, un par de miles si acaso o tal vez un poco más.

Hoy la UAQ tiene una matrícula de cerca de 30 mil habitantes, más población estudiantil de la que la ciudad de Querétaro tuvo nunca en década enteras, para no extendernos en su larga historia de entidad hacendaria y comercial, con un incipiente desarrollo textil que le dio auge por siglos, antes y después de que el ferrocarril central de México a Ciudad Juárez, cruzara todos los dias el territorio nacional.

Hoy la UAQ está presente en casi todos los municipios de la entidad, y da servicio a la población de la Sierra Gorda, San Juan del Río, Amealco, Cadereyta, etc.

La UAQ dispone de pocos recursos, sus instalaciones son modestas, contraídas bajo las condiciones económicas de muchos sexenios, cuando el país construía palmo a palmo su infraestructura hidráulica, eléctrica, carretera, telefónica y a donde la radio y la TV llegaron muy tarde al igual que en el resto del país.

Los Servicios de Salud Pública y los de la Seguridad Social, llegaron a Querétaro a cuenta gotas y la ciencia médica y farmacológica y hospitalaria batalló para consolidarse a expensa de los laboratorios fabricantes en el extranjero del material quirúrgico y medicamentos preventivos, como la penicilina y otros que surgieron en y después de la Segunda Guerra Mundial.

Hoy los médicos y los ingenieros, los arquitectos y los químicos, los físicos y la enfermería constituyen una fuerza especializada de trabajo en la salud y en la edificación material, son en su mayoría egresados de la UAQ y sirven a los trabajadores, a los campesinos y capas medias.

La UAQ es un laboratorio social y político autónomo con sus propios ritmos y tiempos, con sus contradicciones reales, materiales, de orientación científica y práctica que año con año se va acentuando y fortaleciendo.

Ninguna otra Institución de enseñanza superior tiene el empuje social y una vida interna tan viva, activa y comunitaria, en donde maestros y alumnos deciden el rumbo de la docencia y la investigación en las ciencias de punta como la cibernética y sus múltiples aplicaciones en donde la juventud se forma con sus manos y su inteligencia sin enajenaciones en lo puramente abstracto.

¿Pero quién es el actual Rector de la UAQ, Dr. Gilberto Herrera Ruíz? Se conoce que no se formó en esta Universidad, la UAQ, sino que procede del Tecnológico de Monterrey, Ingeniero en Sistemas, con maestría en la especialidad de control numérico de máquinas herramientas y con doctorado en esa especialidad y robótica en la Universidad de Budapest, Hungría; con un posdoctorado en Japón y luego incursionando en Mecatrónica en Holanda, experiencia y conocimientos puestos en práctica en colectivo con maestros y alumnos desde la Facultad de Ingeniería de la UAQ.

Lleva trabajando más de 16 años  en la UAQ y su primer experiencia se alzó instalando un Invernadero en pleno pulmón de las edificaciones y los espacios de la UAQ, utilizando como herramientas, ante la escasez de recursos, la autoconstrucción temporal e improvisada, en la que la pedacería de mangueras, recipientes en desuso rellenados de arena y el suministro de agua y nutrientes se regularon con un pequeño aparato de telefonía celular y muchas toneladas de empeño y trabajo para estar alertas a las nevadas y los fríos que pudieran quemar la cosecha del jitomate en que incursionaron esos muchachos.

Los Rectores de la UAQ, tres ellos, al menos, a partir de don Alfredo Cepeda, fueron quienes apoyaron y permitieron innovar la enseñanza tradicional de la ingeniería civil, a base de combinar aula, práctica y planeación simultáneas visto hasta entonces con algún escepticismo.

El Rector Gilberto Herrera Ruíz se fue ganando, palmo a palmo, el aprecio, la confianza de decenas de jóvenes a base de su trato jovial, alegre y optimista que imprime y comunica a quienes con él se organizan y colaboran.

No todo es perfecto ni se ha desarrollado en línea recta a lo largo de los últimos 16 años en la UAQ.

Se han vencido contradicciones y superado las mismas, paro tampoco de manera total y absoluta; pero la exitosa gestión, hasta ahora del actual Rector de la UAQ, goza de observancia, aprobación y entusiasmo de miles de alumnos y cientos de maestros, especialmente de los profesionales y cuadros veteranos que laboran en todas las facultades de la UAQ.

Baste referir que su última promoción como Rector elegido ´para un Segundo periodo de  tres años, lo hizo afectado por un accidente vascular, obstrucción coronaria, y que en igualdad de condiciones compitió amigablemente con los aspirantes al Cargo de Rector, y su elección contó con más de 13 mil sufragantes alumnos y una mayoría abrumadora de docentes.

Este jueves que viene, 16 de febrero de 2017, dará su quinto Informe ante el H Consejo Universitario. Se planea por alumnos y maestros montar en la Plaza de Armas un escenario vivo de lo que es y lo que hace la UAQ en favor de la comunidad de la capital y del Estado.

También lo anterior es innovador en la UAQ y en Querétaro, y lleva el propósito de acercar la UAQ, al pueblo entero al que sirve y al que se debe en todo y por todo.

Algún conservadurismo real y falsamente orientado, intenta ver en esto un desafío inexistente que no va contra nadie, ni contra algo imaginario, sino que es una forma de romper viejos moldes, rigideces e incursionar en movilizaciones expositivas, críticas, frente a las fuerzas que le rehúsan apoyo y respaldo constitucional que deben a una de las mejores universidades de la república: LA UAQ, SIEMPRE LA UAQ Y SU VIGOROSA MARCHA IRREFRENABLE EN LA HISTORIA QUE HOY SE HACE CON LO MEJOR DE LA JUVENTUD QUERETANA.

 

Comentarios

Comentarios