Sabino Medina

DESDE LOS BALCONES

La economía y la política se descarrilan en Veracruz

Una doble privatización de la economía y la política, parecen haber chocado en Orizaba Veracruz; pero la política se encuentra descarrilada en ese importante Estado, donde ya no es Llave, sino Veracruz de los Yunes Linares y ha decidido heredárselo la familia, va de padre a hijo con todo y lo constitucional con que resulte la cuestión sexenal.

Veracruz Puerto une a todo el país, con su enorme flujo de materias primas y mercancías a la importación y a la exportación.

Un día que deje de circular el tren que corre de Veracruz a la Ciudad de México, deja varadas cientos de miles de toneladas y estrangula la salida y el arribo de las mismas en un sentido y otro.

Por Veracruz sale casi la totalidad de la producción azucarera nacional hacia al interior y al exterior del país; por ahí se exporta la industria automotriz que, aunque viaja por carretera, la congestión de la carga impide la fluidez de la misma, la que nunca se ha significado por flujos rápidos, al ritmo vertiginoso del intercambio mundial.

¿Qué pasa en Veracruz y con las comunicaciones férreas y carreteras? El transporte de carga carretero que es vasto, se hace lento en el largo tramo de las Cumbres de Maltrata, aunque a las invasiones francesa y norteamericanas no se les haya podido detener ahí, siendo como lo fue y es un punto estratégico como las legendarias Termópilas de la antigüedad griega.

El Puerto de Veracruz, como el de Tampico, están bien diseñados por las primeras empresas extranjeras que tuvieron a su cargo la obra y las instalaciones: los trenes llegan al muelle donde cargan y descargan según el caso; otra cosa es el transporte carretero, que llega y se acomoda como puede a los horarios y a las posibilidades técnicas y aduanales del caso.

Pero se han topado en sentido contrario la economía y la política en Veracruz, hace tiempo que esto sucede, pero no con un descarrilamiento de trenes de carga, de pasajeros ya no hay, en un punto por demás estratégico, ya lo dijimos.¿Cuál es el problema de mayor percepción, pero que se oculta entre los manejos financieros y presupuestales, además de los políticos?

Privatizar los ferrocarriles fue un error mayúsculo, como lo han sido la mayoría de las privatizaciones en México; vamos a hacer algunas consideraciones sobre esta aseveración:

EU llegó al manejo empresarial que tiene, no a partir de darle franquicia accionaria a cada uno de los valores de la inversión instalada en los ferrocarriles y  el petróleo; por ejemplo, imaginemos la forma y las conquistas territoriales por las que tuvo que transitar el capitalismo norteamericano, antes y después de su Independencia, especialmente después de ésta.

¿Podría haberse concesionado a particulares, desde su arranque, las exportaciones de tabaco y algodón, donde rivalizaba la producción de mano de obra esclava con la manufactura asalariada? por referirnos a dos ramas de la producción solamente.

¿Cómo se hubieran podido sortear las dificultades múltiples, para explotar y exportar la producción en la Alta California? ¿Con concesiones privadas fragmentadas y puestas al vuelo sobre las enormes transformaciones que de entonces a acá ha experimentado el potencial económico y político de Norteamérica? Hasta el Canal de Panamá es una manifestación del intercambio mundial en donde se encontraron Francia y EU, con intereses comunes, pero opuestos a la vez.

Los ultrajes políticos que ha padecido Veracruz, no habían dislocado los extremos sociales del potencial económico, social y político de esa entidad clave en la transformación del país, desde donde se le quiera ver y en la época que se quiera.

¿Y qué sucede ahora y que puede suceder después? Nadie le rehusará a Veracruz, el deterioro social y económico que hoy padece y la violencia y el crimen, son sólo la superficie del volcán que ahí se anida del tamaño o mayor que El Pico de Orizaba.

Echar fuera a los trabajadores de ferrocarriles, otro tanto a los alijadores de los muelles, etc., han sido otros tantos desatinos de la improvisación política de quienes han tenido que ver con los asuntos de Veracruz, con la producción agropecuarias y energética de todo el sureste mexicano, donde cada obra pública es un negocio botín que ve pasar la empobrecida población de Veracruz; otro tanto acontece en Jalisco, lo vemos, y lo mismo en Michoacán con su puerto de Altura “Lázaro Cárdenas” y su largo trazo carretero hasta la ciudad de México, pero con una vía férrea obsoleta y casi inutilizada.

¿Qué hace y cómo llegó a Veracruz Miguel Angel Yunes Linares? Tendríamos que preguntarnos como llegaron Patricio Chirinos y Acosta Lagunes, entre otros; pero desde luego, saber cómo se introdujo a Veracruz, el narcotráfico que ha sido determinante en el arribo de camarillas que viven de todo y sin hacer nada, como no sea el parasitismo político entre uno y otro partido.

Que se descarrila el tren en Veracruz y lo descarrilan. Los trabajadores ferrocarrileros eran sus mejores custodios y conocían los pueblos, eran pueblo trabajador; pero lo echaron a la calle y a la ruina los modernizadores de México a lo tonto. Y pareciera que no hay freno ni en lo económico, en lo social y en lo político.

El carro pulman que viaja por los aires de nuestra corrupción política, lleva entre sus pasajeros, (no tanto) al hijo de Miguel Angel Yunes Linares, con una amplia trayectoria de inversión inmobiliaria faraónica de lujo en Boca del Río. ¡Si esa boca hablara! ¿Qué nos diría? Todo lo escrito se queda chiquito ante el tamaño de los problemas y sus contrasentidos de toda naturaleza.

Comentarios

Comentarios