Sabino Medina

DESDE LOS BALCONES

El PRI, su geopolitica electoral, pasado y presente

¿Otra “Profesa” en 2018?

La placa de Cocos, de donde nos llegan casi todos los temblores y cuyos epicentros, casi siempre, se ubican en algún punto de Guerrero, cobra hoy actualidad y presencia política con el ascenso a la Presidencia del CEN PRI, en sustitución de Enrique Ochoa Reza, un improvisado de pe a pa.

¿Qué revela un cambio así? Revela muchas cosas ocultas que siguen tal cual, ocultas.

En primer término y manera inmediata, este cambio indicaría que se dejan atrás tanto asesor interprete, comisionados y voceros declarativos en todos los medios que, en lugar de trazar una estrategia, traslucían tras de sí su propio arribismo político y su afán de continuidad en los cargos públicos.

Tales voceros le han hecho mucho daño al candidato presidencial del PRI y uno de ellos, procedente y desertor del PAN, Javier Lozano Alarcón, es quien detonó el escándalo de las reales o supuestas presiones de algunos empresarios para que declinara José Antonio Meade, en favor de la “coalición” del PAN.

Esta estupidez política del “Copelas o Cuello”, a más de impertinente, abrió todo una controversia de orden corporativo y gubernamental por demás inconveniente e inoportuna.

Mucho se parece esta situación, toda proporción de tiempos y circunstancias a lo acontecido con la candidatura de Luis Donaldo Colosio, cuando los Colosistas, enfrentados a Ernesto Zedillo, dejaban al descubierto las desavenencias del poder político que culminaron en “Lomas Taurinas”. En todo esto se le quieren cargar las tintas a MORENA, cuando las infidencias tienen un origen distinto y se ubican dentro del propio personal emergente que se ha incrustado en lo que queda del PRI.

Rene Juárez Cisneros es una pieza segura del sistema y con larga experiencia; habrá que recordar que tuvo el arrojo de renunciar antes que su jefe en turno Miguel Angel Osorio Chong. No adelantamos opiniones sino  hechos. Juárez Cisneros, inconfundiblemente acapulqueño y guerrerense, procede de las filas del ex gobernador depuesto, por la de “aguas blancas”, Rubén Figueroa Alcocer, pero antes fue destacado colaborador de Francisco Ruiz Massieu.

René Juárez Cisneros, forma parte y conoce el entramado por demás convulso y lleno de baches históricos de uno de los Estados de la República con más pasado insurgente y larga lucha, que el mismo Guanajuato, donde se diera el Grito de Independencia. Para bien o para mal, es un hombre de larga experiencia, la suya, y se ignora que tanto este licenciado en economía por la UAG de sus Estado, está decidido a orientarse por una praxis inmediatista o la que tiene arrinconado el desarrollo social y económico de la patria chica de don Juan Álvarez, Vicente Guerrero, Los Galeana y el propio Lució Cabañas, profesor rural que fundara “el partido de los pobres.”

Guerrero es un Estado clave en todos los sentidos y una muestra resumida de lo que pueda acontecer en el país, derivado de las contiendas electorales; pero el arribo de Juárez Cisneros, al PRI, entraña un duro golpe para el PAN, en todo el país; pue si bien se le pueden señalar cuestiones a Juárez Cisneros, no se le puede tachar que no sepa como varejonear el caballo de la política nacional del modo que sea. Al PRI le han faltado discursos y planteamientos de corto y largo alcance, sobrándole todos esos personajillos de reciente cuño tecnocrático y que no conocen el país, como no sea el objeto de sus ambiciones y sus sueños turbios.

Con René Juárez, con toda seguridad, abandonarán espacios y bajaron la voz, los genios de las reformas estructurales, por delante la educativa y si no resultara así, no se sabe a qué otras tretas y mañas podrían recurrir los pregoneros de la continuidad de Atlacomulco.

La tierra seguirá girando sobre su propio eje y la “Placa de Cocos”, se acomodará hasta en el subsuelo de Ayotzinapa, con los muchachos sacrificados arteramente en una noche ominosa por donde no amanece nunca y lleva el nombre de Iguala.

La realidad de Guerrero no es la de todo el país, por lo tanto sus prácticas y sus manejos tendrían que ser otros. ¿Será posible esto, con un ex senador como dirigente del PRI, que estuvo presente en la nada aconsejable reforma energética que tanto enflaquece y adelgazará las fuerzas productivas del general Lázaro Cárdenas del Río?

Habrá mucho que contar y más qué ver como en “La Comuna de Paris” de nuestros pequeños episodios de 1968 y todo lo que le seguirá hasta ahora. ¡Hay  que irnos con tiento, con mucho tiento! ¿A poco no?

Comentarios

Comentarios