Sabino Medina

DESDE LOS BALCONES

Contrasentidos nacionales e internacionales

No entraremos al fondo de las contradicciones del capitalismo mundial y de su enclave principal: EU.

Resulta superficial y equivocado centrar todo el debate de política económica en la personalidad de cada uno de los Jefes de Estado de las principales economías del mundo, llámense Alemana, inglesa, Francesa, china o Rusa.

Esa casuística sirve para conducirnos en la diplomacia y a veces resulta también insuficiente; bajo esta óptica no se centra ningún análisis.

Yo aplaudo y apruebo las declaraciones en defensa de México, así dicho esto en forma abstracta y generalizada; pero no comparto la fácil y frágil especulación de que todo nuestro diferendo internacional sea un mero asunto episódico, reducido al comportamiento compulsivo o no del Presidente Trump; puede haber mucho de ello, ¿pero a qué causas responde?

La denigración sistemática a Trump, por más justificada que la miremos, no pasa más allá de un mero fenómeno emocionalmente político y harto de subjetivismo.

El mensaje del Presidente Peña Nieto es políticamente correcto, salvo la expresión excesiva, que me parece innecesaria y que se refiere a la supuesta o real frustración del ocupante de la Casa Blanca, al que se le indica que se dirija a su contexto interno y no a México. Sabe y suena tanto como aquello de Vicente Fox cuando le dice a Fidel Castro: “Te invito a desayunar y luego te vas…” ¿A dónde señor Presidente? le dice Fidel y Fox le responde escuetamente: “…A donde tú quieras.” En tanto el cubano agrega: ¿Y QUE MÁS SEÑOR PRESIDENTE?

Ningún jefe de Estado puede dirigirse a otro en esos términos, ni siquiera en lo interno; para eso hay otras formas y otros métodos directos e indirectos. Cardenas no se dirigió a Calles de modo impropio cuando le hizo saber que tendría que abandonar el país.

Todo lo demás sale sobrando, específicamente quien o quienes pretendiendo apoyar,  incurren en peores descomedimientos internacionales.

Entre China y EU no se dan tales falacias de política internacional, y vamos, que ahí si las cosas están color de hormiga, cuando hablamos de más de 100 mil millones de dólares y lo que se sume en valor al encontronazo comercial.

Por esto y por un sinfín de factores que desaconsejan no incidir en destemplanzas declarativas, es por lo que no hay que tomar en cuenta el apoyo y respaldos de quienes apenas hace unas semanas demandaban el encarcelamiento del Presidente Peña Nieto

Esperemos los acontecimientos de Brasil si es que se les ocurre eliminar a Lula Da Silva del escenario político vía su encarcelamiento. Hasta en Alemania han tenido que liberar a Puigdemont, para no enturbiar más las aguas de la política europea y la mundial.

Cautela declarativa y más cautela, prudencia y maña solía decir el Conde de Revillagigedo y otro tanto hizo Juárez a través de la conducción diplomática de don Matías Romero, amigo del Vicepresidente Wade

Comentarios

Comentarios