Sabino Medina

DESDE LOS BALCONES

La autonomía de las universidades en entredicho

El Estado y los distintos poderes de éste, parecen no haberse dado cuenta del carácter social mediatizador que juegan las universidades dentro del liberalismo avanzado y, consecuentemente, dentro de los estados capitalistas desarrollados y en el subdesarrollo.

Lo anterior viene al caso, por el fenómeno fascista que se está dando en contra de la Universidad de Morelos, por ´parte del gobernador Graco Ramírez, que recurre a todas las tratas para enredar y enrarecer el libre desenvolvimiento de la vida universitaria.

¿De qué manera lo hace? Reteniendo las partidas federales del presupuesto federal y el local y pretendiendo mantener bajo capitas diminucio el libre desenvolvimiento de la vida académica, pretendiendo imponer y vetar el libre ejercicio en la elección de un  nuevo Rector en la UAEM.

Para conseguir todo esto, se inmiscuye entre los maestros y los trabajadores, para crearle a las autoridades universitarias una artificial oposición y condicionar caprichosamente la anulación de la autonomía, sino formalmente, sí de facto.

¿Qué facultades tiene un gobernador para constituirse en un encomendero institucional marcándole pautas de organización y comportamientos administrativos internos a la Universidad Autónoma del Estado de Morelos?

Se habla de enriquecimiento del Rector Alejandro Vera Jiménez y de su esposa, cuando los órganos de fiscalización legales se inventan querellas por incondicionales pagados, que actúan al margen de los organizamos de gobierno de la Universidad.

Que se le otorgaron créditos contratos, por parte de Sedesol a esta y a otras Universidades del país, entre ellas a la del Estado de México y a la de Zacatecas. ¿Y por qué nunca se indagó la legalidad de tales transacciones, toda vez que se hicieron con el deliberado propósito de amarrar conciencias y comportamientos políticos al interior y al exterior de las Universidades Públicas Estatales.

Conocidos son los vínculos de Graco Ramírez y Rosario Robles, titular de Sedesol en el momento en que se contrajeron tales compromisos, ligas que vienen desde los tiempos en que se infiltrara Carlos A humana dentro del PRD, uno de cuyos vínculos fue el propio Graco Ramírez, quien campantemente admitiera haber recibido un préstamo del argentino defraudador chantajista.

Con estos enredos, se enreda aún más ahora, el falso izquierdista gobernador de Morelos, pretendiendo con ello objetar la terna propuesta para la Rectoría de esa Universidad, misma a la cual funcionarios de ese mismo gobierno, pretendieron cobrarle el 2 % del monto total del presupuesto asignado a la UAEM.

Hasta las Universidades coloniales y pontificias que funcionaron en la época colonial tuvieron más libertad que la que los gobernantes de turno pretenden concederles, como gracia gubernativa personal, a las universidades que albergan entre 30 mil y 50 mil alumnos de todas las carreras.

En el país vecino, EU, las cosas se dan de otra manera: bastaría con mirar el protagonismo de los universitarios de Berkeley  y de Stanford frente a las guerras de Vietnam y en la lucha por los derechos civiles y de los hispanoamericanos tan perseguidos en los últimos tiempos.

¿Y cuantas veces fueron invadidas estas y otras universidades por la fuerza pública y cuantos Rectores han sido encarcelados en la Sorbona o en Oxford, o en alguna otra universidad alemana? Hitler y Mussolini sí condicionaron la cultura y la ciencia, lo mismo hace el gobernador de Morelos y quienes cierran los ojos frente a estos hechos, en abierto desafío al su propio Estado de Derecho.

Comentarios

Comentarios