Sabino Medina

DESDE LOS BALCONES

AMLO: Estado, pueblo, clases medias y pudientes

¿México ha tenido antes, algunos Presidentes del corte popular de Andrés Manuel López Obrador? La respuesta sería afirmativa, pero en condiciones y circunstancias políticas extremadamente distintas a las de ahora.

¿En qué es distinto del país de Vicente Guerrero, por ejemplo? México era un apéndice del mercado europeo y sus materias primas, minerales, ganado, granos, apenas si bastaban para la subsistencia de cuatro millones de indígenas, que vivían dentro de estructuras mercantiles de autor reproducción y casi sin intercambio de sus productos.

Vicente Guarrero era rechazo por los agrupamientos criollos, la iglesia, los intelectuales afines y reflejo de esas condiciones de dependencia monárquica externa.   A ello se debe el arribo de personajes provenientes de los viejos estamentos militares virreinales mineros, hacendarios y comerciantes ligados al intercambio de ese monopolio feudal productivo con la península.

Juárez tampoco fue bien querido por las clases dominantes, a pesar de que el liberalismo significaba para el nuevo orden social del país, una salida social, económica y política.

Para el tiempo en que Juárez alcanza a figurar en las capas superiores de aquella sociedad todavía feudal y atrasada, se hacía sentir por el norte del país, pasados los catastróficos años de 1847 y 1850, la influencia de los EU, antagonizado ese país entre los Estados esclavistas y los Estados del Norte, cuestión que se dirime simultáneamente con la pugna de la Reforma Mexicana, pálido reflejo de los viejos intereses que también se debaten entre los Estados Pontificios en Italia y el risorgimento del Norte frente al sur atrasado de la Patria de Garibaldi y también del fascismo.

Don Francisco I Madero, joven del norte, conservadoramente educado en Francia, pero con expresiones democrático liberales en contra de la dictadura porfirista, es quien resuelve el reventón popular a su favor y asciende al poder. Ni él, ni sus hermanos Gustavo y Ernesto eran revolucionarios en el sentido en que se orientaba, por ejemplo, Ricardo Flore Magón, pero enarbolaron el Sufragio Efectivo y la No Reelección contra la dictadura.

¿Contra qué se  topa Madero? Contra los intereses fincados en la renta de la tierra, los ferrocarriles, las concesiones petroleras y los intereses del capital inglés, fuerza mundial en pugna con el poder económico norteamericano.

El Estado Mexicano de entonces era un remedo de estado político moderno. No lo era y no lo fue, hasta las reformas económicas y políticas del General Lázaro Cárdenas del Río, beneficiario  de los cambios sociales introducidos por Calles y Obregón no sin resistencias y contradicciones entre uno y otro, pugna que se resuelve con la expropiación petrolera, nacionalización de los ferrocarriles y el reparto agrario de 20 millones de hectáreas que van a sumar su renta en la nueva estructura industrial incipiente del país entero.

Vivimos al lado del imperialismo más poderoso nunca visto antes y nuestro país padece y experimenta esa contradicción, positivas y negativa, de arriba abajo.

Los ciclos de la crisis norteamericana nos afectan y, creo, hemos cometido un error mayúsculo al desmantelar nuestras fuerzas productivas: petróleo, gas, electricidad, carreteras, tierras, agua, acero y petroquímica, etc., sin la comprensión correcta acerca de la política económica que en la esfera internacional oscila entre la economía clásica y sus remendadores de derecha, mismos que han contrapuesto el dinero como capital, sin la fuerza transformadora productora del mismo, sustituyendo los procesos de capitalización interna, arrastrados por la especulación de los dineros públicos y los excedentes de un intercambio parasitario y criminal sin más.

Por mucho de esto y mucho más, es que se da la expresión popular que desemboca en el ascenso al Poder Presidencial de Andrés Manuel López Obrador, ante los yerros y el vasallaje neocolonial financiero de los grupos poderosos beneficiarios de la privatización de los capitales sociales del Estado Mexicano.

¿Qué se hizo ante la pujanza industrial y financiera del imperialismo norteamericano? Borrar y abatir de su superficie la estructura industrial naciente, débil, parasitada y saqueada de Pemex, CFE, LOS FERROCARRILES, la siderurgia y mil etc.

De todo esto no hablan, ni analizan quienes escriben y mal informan en los medios; se reducen a fomentar la inmediatez, la confusión de las consecuencias de estas tremendas regresiones y caen, todos ellos, en la alimentación de ánimos de frustración y de exacerbamiento a que somos proclives las capas medias urbanas y del campo.

AMLO es hombre popular, un político tenaz y con cercanía con la gente en todo el país y todo esto es reconocido en Latinoamérica, se va a ver y expresar en la Toma de Posesión este primero de diciembre de 2018. Sus adversarios  y deturpadores de ayer le cuestionan los mismos problemas que ellos no tomaron en cuenta, ejemplo de ello sería, entre muchos, el ex secretario de gobernación M. A. Osorio Chong y los integrantes del PAN QUE HABLAN DE OPOSICIÓN RESPONSABLE Y FRASEOLOGIAS MIL.

La Nación Mexicana, el pueblo mexicano todo estará de fiesta y con gran ánimo político, que habrá que fortalecer y acrecentar todavía más. México no tiende a un Peronismo de izquierda o de derecha, pero eso es un fenómeno que ilustra nuestra realidad.     

Comentarios

Comentarios