Reúne Meade a clase política queretana

Querétaro: Juana Cuevas acompañó a su esposo José Antonio Meade en la gira por Querétaro, que inició con un acto con mujeres en Santa Rosa Jáuregui. FOTO: FRANCI OH!

COLUMNA TABLERO

Reúne Meade a clase política queretana

  • Cuatro ex gobernadores entre los invitados
  • Celebró ser testigo del regreso de Calzada
  • Mariano y Fernando, excelentes políticos
  • El pronunciamiento del General Aponte

POR: SERGIO ARTURO VENEGAS ALARCÓN

Querétaro: Juana Cuevas acompañó a su esposo José Antonio Meade en la gira por Querétaro, que inició con un acto con mujeres en Santa Rosa Jáuregui. FOTO: FRANCI OH!

Juntos otra vez.

Antonio Calzada Urquiza, Mariano Palacios Alcocer, Enrique Burgos García y José Calzada Rovirosa con Fernando Ortiz Arana y Roberto Loyola Vera, los gobernadores y los aspirantes a serlo en el restaurante Los Laureles reverdeciendo los ídems.

Los juntó Meade. Y sí, el candidato presidencial del PRI-PVEM-Nueva Alianza reunió a la clase política de Querétaro en torno a su proyecto.

En el feudo de los Torres Landa estaba clase política ampliada, porque al lado de los que gobernaron por 24 años y algunos de los que quieren hacerlo, como Ernesto Luque, Braulio Guerra, Pancho Pérez y Mario Calzada, y de jóvenes talentos como María Alemán, Paul Ospital y David Palacios, había algunos priistas francamente impresentables, como los sanjuanenses Gerardo Sánchez y Fabián Pineda.

Con todos ellos se reunió Meade en privado, durante su gira por nuestro estado, en el quinto día de la campaña, además de encabezar actos con mujeres en Santa Rosa Jáuregui (al lado de su carismática esposa Juana Cuevas) con la militancia en El Colorado, la infaltable conferencia de prensa y una cena con empresarios en el Club de Industriales, organizada por Omar Sánchez.

Igual el abanderado de la coalición “Todos por México”  comió con directivos de medios, acompañado de su vocero de siempre, Eduardo del Río, la coordinadora regional Alma Carolina Viggiano, el delegado Carlos Lozano de la Torre y el líder nacional del Movimiento Territorial, José Calzada Rovirosa, cuyo regreso a Querétaro celebró.

De todo se le preguntó a José Antonio Meade que aprovechó para contrastar sus propuestas con las de Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Anaya Cortés, a quienes –dijo- la sociedad y no él deben insistir en transparentar su situación patrimonial y presentar su 7de7.

Se le advirtió que siendo un buen candidato carga con el desprestigio de su partido y de una gran cantidad de ex gobernadores corruptos. Contestó que él es quien va a aparecer en la boleta frente a López Obrador, Ricardo y Margarita, con sus historias personales.

Negó ser el padre del gasolinazo, porque cuando lo aprobó el Congreso –del que formó parte Anaya- él no era secretario de Hacienda.

Uno de los colegas le pidió su opinión sobre el gobernador Francisco Domínguez y respondió que es su amigo y lo aprecia, aunque no dejó de reconocer problemas como el de la movilidad y el tema de la basura.

Igualmente hizo una clara defensa del Ejército Mexicano, a propósito del documento del General de División Sergio Aponte Polito publicado aquí, y señaló que ese esquema de López Obrador sobre la guardia nacional es similar al de Venezuela.

También insistió en la viabilidad del nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y comentó que desde hace más de 20 años se determinó que la mejor ubicación es Texcoco.

Para Querétaro ofreció la construcción de un viaducto desde el estadio Corregidora a Juriquilla, que costaría de 3,500 a 4,000 millones de pesos.

Al término de la comida se despidió personalmente de cada uno de los comunicadores, dejando una muy buena impresión por su sencillez, honradez y conocimiento profundo de los temas económicos y diplomáticos.

Es, sin duda, un gran candidato.

Y puede ser un gran presidente.

-BLANCAS Y NEGRAS-

El regreso.

Como Coordinador Regional de Redes Ciudadanas de la campaña de José Antonio Meade para los estados de Guanajuato, San Luis Potosí, Aguascalientes y Querétaro fue designado el diputado federal Braulio Guerra Urbiola, que ayer reapareció en la gira del candidato.

También regresó el ex gobernador y ex titular de Sagarpa, José Calzada Rovirosa, ahora dirigente nacional del Movimiento Territorial del PRI, acompañado de su esposa Sandra Albarrán de Calzada y de su hija Sandra Calzada Albarrán, los tres con la camiseta bien puesta.

Al encuentro de JAMK con la clase política asistieron los candidatos a presidentes municipales, como Mario Calzada de El Marqués, Celia Durán de Huimilpan y Gustavo Mendoza, de Amealco, ellos sí presentables.

Igualmente se dejaron ver los dirigentes y candidatos del Partido Verde Ecologista de México, encabezados por el líder Ricardo Astudillo Suárez y Yairo Marina Alcocer, que van por la presidencia municipal de Corregidora y la diputación local, respectivamente. Además del representante nacional Jorge Herrera, buen amigo de Querétaro.

-EL HISTORIETARIO-

El veto.

Era 1982. Rubén Galicia Medina, entonces presidente del comité directivo estatal del PRI, recibió -¡por fax!- la lista de los candidatos al Senado y a las diputaciones federales, encabezada por la directora del CREA, Silvia Hernández Enríquez y el diputado federal Fernando Ortiz Arana, contrincante del gobernador Rafael Camacho Guzmán en la sucesión de 1979.

¡Jamás! Dijo el mandatario estatal, amenazando con renunciar.

Y hablaba el serio.

Tanto que el delegado nacional del tricolor, Rafael Cervantes Acuña, aplazó el anuncio de la fórmula para la Cámara alta, en lo que se resolvía el diferendo.

Era candidato a la presidencia de la República el ex secretario de Programación, Miguel de la Madrid Hurtado y presidente del PRI el experimentado Pedro Ojeda Paullada, acompañado en la secretaría general por Manuel Bartlett Díaz, ni más ni menos. Pero Camacho Guzmán tenía el apoyo del mítico líder de la CTM, Fidel Velázquez.

Unas horas después se modificó la fórmula de Querétaro.

Y Mariano Palacios Alcocer, el rector de la UAQ, el que enfrentó al gobernador en mayo de 80, sustituyó a Fernando Ortiz Arana.

El derecho de veto no se puede ejercer dos veces.

Camacho tuvo que apechugar.

Y Mariano hizo pareja con Silvia Hernández. “La fórmula del tiempo nuevo” se le llamó. El magnífico rector, ex diputado local y ex alcalde de Querétaro, cumpliría 30 años, la edad mínima requerida, un mes antes de la elección.

Aquél día de 1982, con la inclusión de Palacios Alcocer, se marcó también la sucesión gubernamental del 85. Lo recordé ayer, al ver juntos a Mariano Palacios Alcocer y Fernando Ortiz Arana, ambos ex presidentes nacionales del PRI, a quienes las circunstancias enfrentaron a lo largo de sus brillantes carreras.

La política es así.

-LA FRASE DE LA SEMANA-

¡Firmes!

No apoyaré a López Obrador porque ha denostado al Ejército: General de Division Sergio Aponte Polito, ex comandante de cinco zonas militares y una regional, en colaboración publicada por PLAZA DE ARMAS, El Periódico de Querétaro.

Clarísimo.

-JUGADA FINAL-

Reaparecido.

A los que pensaban que no regresaría el ex gobernador José Calzada Rovirosa a un acto publico en este sexenio, un sorpresivo

¡JAQUE MATE!

Líderes: Efusivamente saludó José Antonio Meade Kuribreña a su amigo el ex gobernador del Estado y dos veces dirigente nacional del PRI Mariano Palacios Alcocer. FOTO: FRANCI OH!
Saludo: Un gusto para este columnista acompañar al candidato del PRI-PVEM-Panal, José Antonio Meade Kuribreña en su comida con directivos de los medios de comunicación de Querétaro. FOTO: SERGIO ARTURO VENEGAS RAMÍREZ

Comentarios

Comentarios