Rafael Loret de Mola

VENENO PURO

Alteza serenísima

Hace cuatro años, en Guadalajara, con motivo de la Cumbre de Negocios, una joven universitaria, Bianca Patricia Treviño, designada para leer un discurso preelaborado, formal, oficial y siguiendo los protocolos optó por salirse de ellos, se aferró al podio con cierto nerviosismo y comenzó a improvisar una alocución cargada de reproches al gobierno de México, encabezado por el miserable Peña, por la evidente negligencia del mismo en torno a la generación de riqueza, de empleos y destinos a cambio de buscar fotografías fáciles con los damnificados de los desastres naturales, los niños triquis que asombraron a la opinión pública ganando un torneo mundial de baloncesto jugando con los pies descalzos, o animando a aquella fatal “primera dama”, Angélica Rivera Hurtado –sobrina del expresidente miguel de la madrid hurtado, en minúsculas, por cierto-, para donar sus órganos en un gesto en lo que lo más representativo fue el gesto de la señora, sonriente pero con una profunda tristeza y la mirada perdida como si algún agobio personal le hubiese carcomido por dentro. Llevamos, insisto, cuatro años… la historia no comenzó en Ayotzinapa.

Este es un episodio más para condenar a Peña y su mujer sin miramientos, enérgicamente y con la energía que demanda la justicia y es por ello que deben iniciarse ya, y no después del 21 de marzo cuando se pretenda aplicar la medicina del tiempo para olvidar, los procesos judiciales contra la pareja infame y sus predecesores, siempre ella y él.

Y es natural que así sea. ¿Cuántas veces hemos insistido en que la vida privada de los hombres públicos y las mujeres que ejercen la política debe ser ventilada cuanto tienen consecuencias en el ámbito público y modifican parte o todas las líneas generales? Un mandatario que salió de la residencia oficial a disgusto por confrontar disputas familiares, robándose cuanto pudo y bajo los reclamos o reproches, incluso incapacidad para serenarse en la intimidad por la angustia de no haber sabido encaminar la nave de la República –la terrible soledad del poder, un lugar común que tantas veces ha sido justificante-, no tiene capacidad para justificarse ni ahora ni nunca.

Son pocas, poquísimas, las oportunidades que tiene el mandatario en ejercicio, desde el inicio de diciembre, para medir el pulso de su real popularidad más allá de los cantos de sirena que escucha en cada momento. El genocida Díaz Ordaz, quien podría haber sido un magnífico presidente si la soberbia no le hubiera cegado en aquel segundo semestre de 1968, solía expresar que los mejores días, para él, eran aquellos cuando no salían los periódicos, por los días festivos, y podía evitar así la lectura de información crítica o medianamente contraria a las líneas por él señaladas. ¡Y lo decía cuando el control de los medios, específicamente los llamados “nacionales” porque se editan en la capital del país como si sólo importara lo que en ésta se piensa, era casi total, con muy escasas excepciones e insana actitud represiva contra los directores de medios disidentes o en abierto desafío! Los testimonios sobre ello son numerosos.

Por todo ello, las palabras de Bianca Patricia calaron hondo en un auditorio que pretendió suavizar las tensiones con una breve ovación destinada a que se callara mientras el maestro de ceremonias intentaba retirarle los micrófonos, lacayuno y desesperado.

Por las Alcobas

Todavía hoy, los herederos del franquismo mandan. Por un lado el zángano Borbón, Felipe VI, instalado en el palacio de La Zarzuela, en Madrid; y, por el otro, el rebasado Pedro Sánchez Pérez-Castejón, parece no poder evitar el cauce de la escisión de Cataluña y la desesperada visión de los vascos.

Rotas las fuentes de la unidad ni siquiera el himno ibérico tiene letra y en buena parte de su territorio se rechaza la bandera de la monarquía exaltándose ya las de cada región o la Republicana, sin coronas ni seños monárquicos de por medio. Cualquier español debiera sentirse orgulloso cuando sale al viento el pendón liberado de las ataduras imperiales que han sido, a través de una historia siniestra y poco enaltecedora salvo por la recurrencia a llamar “conquista” a la desigual invasión de los pueblos de Mesoamérica, que no México ni Perú, naciones que surgieron iniciada la centuria de 1800, para considerarse con derechos a mantener el saqueo contumaz de nuestros recursos naturales y de los dólares de nuestro mercado gracias al aval del Banco de México.

Comentarios

Comentarios