RAFAEL CARDONA / LUGARES COMUNES, CANALLADAS Y ZOPILOTES

EL CRISTALAZO

En condiciones como las actuales surgen, como lo harán pronto los hongos en las primeras lluvias, las frases inevitables; el “comunismo” (de los lugares comunes),  en todo su esplendor.

Frases de almanaque (¿alma naca?)  en vez de ideas frescas, útiles. La epidemia nos vuelve repetitivos y reiterativos. También falsos y,  a pesar de la buena voluntad, a veces equivocados.

En estas circunstancias sale a relucir, dicen los cursis, lo mejor del pueblo mexicano. ¡Ah! Lo mejor de la gente, su imaginario sentido de la solidaridad. Uno se entera de una señora obsequiosa cuya cartera le permitió salir volando a un billete de 100 pesos para un anciano sin piernas. Lindo gesto.

Pero también sabe de estas cosas, cuya naturaleza, seguramente, queda fuera de la proverbial madera del pueblo bueno:

“…Mientras realizaba algunas compras en una tienda de conveniencia, Luis Gerardo Ramos, enfermero en el Instituto Mexicano del Seguro Social, fue rociado con cloro; la mujer que lo agredió lo culpa de la propagación del coronavirus en Reynosa, Tamaulipas, donde ocurrió el hecho.

“Llegué a la tienda con mi cubre bocas y uniforme. La señora gritaba que nosotros somos lo culpables de todo lo que está pasando. Yo no soy culpable de que no se quieran cuidar y no lleven al cabo las indicaciones que nos siguen dando de quedarse en sus casas”, precisó.

“Explicó que lejos de darle coraje, le da pena y tristeza que aún piensen que el personal de Salud son “bichos infectando gente por doquier (sic)”.

Pero hay otras cosas igualmente graves, o más:

“La Comisión Interinstitucional de Enfermeras del Estado de Jalisco (CIEEJ) denunció que éstas han sido objeto de agresiones en la calle debido a la contingencia del Covid-19.

“A través de un documento, dirigido a los directores de hospitales de la región, denunció que personal de enfermería ha enfrentado agresiones físicas y verbales por parte de conductores de transporte público, privado y vecinos, en las calles.

“Sabemos que todos estamos en posibilidad de riesgo en materia de salud pública, pero nunca se debe de tolerar la violencia, aunque estemos asustados por el contagio del coronavirus”, indicó la CIEEJ”.

–¿Y esto, cómo se explica? Un asalto, dicen. Bueno.

“Tres médicos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) fueron asesinados a balazos la noche del viernes en el municipio de Puente de Ixtla, Morelos”.

Pero hay otra forma de maltratar al personal médico y de asistencia hospitalaria; a las enfermeras, los camilleros.

Y esa es responsabilidad total del gobierno porque (venga el lugar común), los mandan a la guerra sin  fusil; no les dan insumos, ni equipo, ni protección (excepto los discursos bien peinados de Zoé Robledo).

Todo eso frente a un sindicato emasculado por la administración, incapaz de protestar en contra de las violaciones no sólo al contrato laboral, sino a las medidas obligatorias de seguridad e higiene consagradas en la Ley Federal del Trabajo.

Bueno, la Secretaría del Trabajo si se preocupa, claro, por lo menos de amenazar a las empresas privadas si despiden empleados en medio de la penuria. Pero de la seguridad del sector público de la salud, ni media palabra.

Y esta es otra joya de nuestra calidad social

“…Fui a dejar a mi hija y pase a comprar un café antes de llegar a mi trabajo, al momento de salir y llegar a mi coche me rociaron de jugo .. refresco y café unos “INOCENTES NIÑOS” como entre10 y 12 años, gritándome es COVID!!!! NO TE NOS ACERQUES CULERA!!!

“Al momento que pasa esto le respondo a los” niños” que no me faltaran al respeto, sale su madre de dicho Oxxo y la “señora” se ofende por lo que le dije a sus hermosos hijos, dándome un golpe en mi rostro, no pude mas que defenderme!!

“Terminamos en el pavimento, yo tratando de defenderme por portar ORGULLOSAMENTE UN UNIFORME BLANCO!!! ME FRACTURÓ 2 DEDOS DE LA MANO DERECHA!!! incapacitándome para  poder realizar mi trabajo, en lo que ellos andan en la calle agrediendo al personal de salud! Q T PASA MEXICO!!!!! SOLO VAMOS A TRABAJAR!

! YO TE CUIDO ! PERO TU A MI NO!!! NO MAS AGRESIONES AL PERSONAL DE SALUD!!!! #NIUNOMAS!!!”

Y mientras eso pasa, en el desierto  acapulqueño, le arrancan la cabeza a un  trabajador de los medios de información, en plena temporada de zopilotes, según ha dicho alguien de los periodistas.

Lindo.  Mientras se acabó la cuaresma, pero no la cuarentena. Pero esto pasará…

–0–

Comentarios

Comentarios