RAFAEL CARDONA / LINCHAMIENTOS Y SIMPATIZANTES DESBORDADOS

EL CRISTALAZO

Con mucha frecuencia me preguntan: ¿no tienes miedo de decir lo que dices?

Otros me aseguran; “el control sobre los medios es mayor que nunca”. “También las venganzas. ¿No te han hecho ninguna advertencia?”.

A los primeros les digo no. No me da temor. A los segundos les contesto: a mí nadie me ha querido manipular. A los demás les digo: todavía no.

Me siento tan independiente como los límites de la ley me lo permiten. Ni calumnio, ni difamo, ni milito. Analizo y opino en la radio, en la televisión y en estas páginas. Tan libre me siento como para no ir a las conferencias, mañaneras ni buscar relaciones comerciales con el gobierno:

Me han invitado a la TV oficial y me he rehusado. Cuando comenzó esta legislatura, renuncié al Canal del Congreso. Además, no fomento las redes.

Con este gobierno me siento como Amado Nervo: nada le debo; nada me debe. En paz. Al menos yo.

Por eso me parecen raras las preguntas como ésta de ayer, formulada por Irving Pineda en la conferencia matutina del Señor Presidente:

—Presidente, esta conferencia de medios, esta mañanera, como le llaman, me parece que es un arma gigantesca. Y en esta arma gigantesca pareciera que los periodistas (se) están viendo como sus enemigos, como sus adversarios; y me parece que el papel de un periodista es cuestionar, revisar el poder y cuestionar hechos.

“¿Usted cómo está viendo a los periodistas? Porque aquí hay muchos que cubrimos su campaña y muchos que estuvimos desde el 2018, algunos que ya llevaban sus campañas pasadas, y parece que estos simpatizantes, estas cuentas de Twitter de las redes AMLO (no) nos están viendo así.

“…A mí me gustaría… si usted ve a la prensa como un adversario, como un enemigo, si hay libertades para poder hacer nuestro trabajo, para poder estar reporteando.”

Pero tan extraña como la pregunta fue la respuesta.

—Hay libertades amplias. Nosotros siempre hemos dicho que el periodista debe estar lo más cercano que se pueda al pueblo y lo más distante que sea posible del poder. El periodista no debe de estar al servicio del poder y eso era lo que sucedía anteriormente, los periodistas estaban subordinados al poder.

“Entonces, no queremos eso, queremos que haya libertades completas y que se respete el derecho a disentir.  No se debe agredir a nadie y ustedes tienen todo, todo, todo mi respeto y mi admiración.”

Después hubo un intercambio de temas casi personales con un colega, cuyo contenido no viene al caso ahora, pero sí las posteriores precisiones del Señor Presidente:

“Ya la relación con los medios es otra. No es lo mismo la relación que existía hace un año entre el gobierno y los medios, a la relación que tenemos ahora, empezando —hablando con claridad— que ya no se gasta en publicidad lo que se gastaba antes. Eso sin duda es un cambio que genera desconcierto.

“Otro cambio, esto, el que todos los días estemos informando. Esto es otro cambio.

“Un tercer cambio es que hay más actividad en las redes sociales, en las benditas redes sociales. Yo les decía que cada ciudadano ahora es un medio de comunicación y eso desde luego que ya alteró las cosas. Luego hay una oposición, como es natural, que no está de acuerdo con los cambios que se están llevando a cabo y tiene esa oposición cierta influencia en medios.

“En el caso de nosotros no hemos censurado a nadie, no lo vamos a hacer…

“Por ejemplo, digo, porque es un buen tema, lo de Loret de Mola que nos lo achacan. Somos incapaces de pedirle a los dueños de un medio de comunicación que quiten a un periodista. Nunca lo hemos hecho, es un asunto de principios.

“Cuando estábamos en la oposición corrían a periodistas que nos daban espacios… Entonces, ¿cómo nosotros vamos a hacer esos nosotros?

“Ahora que se va Brozo, lo mismo, lo mismo… Están queriendo crear una imagen que hay censura, que se reprime a los medios. Lo que hay sí son estas pasiones desbordadas de simpatizantes que se tienen que ir controlando poco a poco.

“Si lo festejáramos, si lo aplaudiéramos, entonces no se controla; pero si son simpatizantes y están participando en la transformación del país, yo estoy seguro que van a autolimitarse y aunque tengan el corazón caliente, la cabeza fría y respetar. Eso es lo que puedo decir”.

El corazón caliente; la cabeza fría. Yo tengo otros datos. ¿Benditas redes? ¿Quién las bendice?

Comentarios

Comentarios