RAFAEL CARDONA / LAS TRAMPAS DE LA LEY

EL CRISTALAZO

Mediante una de las más socorridas habilidades de la izquierda (la maña), la coalición  gobernante en la Cámara de Diputados se apresta a darle una manaza al Partido Acción Nacional, sin faltar un ápice a los compromisos reglamentarios: rotarán la presidencia en San Lázaro a otro partido, sin  cambiar de partido.

Para hacerlo pondrán en práctica la maniobra de transformar a los Morenistas en Petistas y cuando el Partido del Trabajo —una de las más ruines organizaciones políticas de la historia reciente en este país tan acostumbrado a la ruindad— se convierta en la segunda fuerza en la Cámara de Diputados, entonces se cumplirá con la tradición de entregarle la presidencia a otro partido, pero sin perder el control desde la cúpula del partido “madre”.

La idea, tan clara como las palabras de Porfirio Muñoz Ledo, es simple y sencilla:

“…las mayorías progresistas deben seguir predominando en la Cámara de Diputados y así hacer frente a la amenaza de la derecha…Sí estamos de acuerdo con la democracia, sí estamos de acuerdo con la participación, con la pluralidad, pero no a costa de ceder el rumbo que estamos imprimiendo en la 4T”.

Pero si París bien vale una misa, la mesa bien vale una bronca mayúscula o minúscula, según sea el caso:

“No es la primera vez que esta Cámara tiene momentos tensionales, seguramente los va a tener el fin de semana, pero para eso estamos aquí unidos, para hacer frente, parlamentariamente, a la amenaza de la derecha”.

El octogenario legislador afirmó que la Cámara no tiene por qué caer en una parálisis legislativa “si la oposición quiere declararse en paro, pues que lo hagan. Yo no creo que lleguen muy lejos, porque son una clara minoría; he visto cientos de tomas de tribuna, la mayor parte las hemos hecho nosotros, las tribunas se toman y “destoman”, eso no para la acción legislativa…”

“Yo no puedo imaginar que un presidente, una mesa coordinada por el partido que depositó los amparos (contra acciones derivadas de leyes impulsadas para lograr la IV-T) vaya a contestarlos para defender a la Cámara. Ese sólo hecho creo que debería llevar a ciertas conclusiones…”

Y la primera de todas las conclusiones es la férrea voluntad de no soltar ni el mando ni las coordinaciones, ni las comisiones ni la capacidad de legislar de acuerdo con el programa de gobierno o del Ejecutivo, cosa, sin embargo, normal en todo juego político en el cual el Congreso (aunque éste no lo sea en el sentido pleno del régimen parlamentario), juega un papel importante.

Y si la ley estorba, pues la ley se cambia o se le da la vuelta,  como ha propuesto hacerlo el petista Óscar González, quien desea ponerle una mordaza a los medios de comunicación para impedirles su orientación hacia la derecha.

Hoy, los enemigos de la patria son los conservadores, los fifís y la derecha en su conjunto.

Si nosotros no regulamos a los medios de comunicación, se van a convertir en el instrumento fundamental de la derecha en el 2021 y en el 2024, solamente ganamos las elecciones, pero no hemos desmantelado los poderes fácticos”, propuso González Yáñez”.

Y si esa propuesta es extravagante, no lo es menos la respuesta de quien nada debe responder en asuntos legislativos o partidarios: la Secretaría de Gobernación, pues sin ser llamada al bautismo de la censura, ha declarado abiertamente no tener intenciones ni siquiera de ser la madrina, ya no digamos la mamá del niño perverso:

La Secretaría de Gobernación se deslindó de las declaraciones realizadas por el legislador del Partido del Trabajo, Óscar González Yáñez al proponer un control de los medios de comunicación.

“No es intención del @GobiernoMX limitar en forma alguna la libertad de expresión que se ejerce en los medios de comunicación. Lo expresado por el diputado @OscarGonzalezYa del PT es su posición legislativa.”, precisó la Segob en un tuit.

Y para rematar la estúpida idea de Don Óscar, el PT también suelta su canarito azul:

“El Grupo Parlamentario del PT aclara que “regular medios de comunicación” no forma parte de nuestra agenda legislativa y menos de la #4T. Reiteramos nuestra postura de respeto irrestricto a la libertad de expresión y el trabajo profesional de los medios de comunicación”.

Sin embargo la idea ya ha sido sembrada.

Estos intentos, desechados en cuanto se plantean, son —sin embargo—, ensayos y labores de sondeo. Hay muchas formas de control de la información.

Comentarios

Comentarios