PREOCUPAN A IGLESIA HECHOS DE VIOLENCIA

Alerta. Al ser interrogado sobre los hechos violentos de los últimos días, con saldo de al menos cuatro muertos, el vocero de la Diócesis de Querétaro, Marín Lara Becerril (a la derecha), lamentó que se atente en contra de la integridad humana y más aún que sean jóvenes los involucrados, lo que refleja desintegración familiar. FOTO: FRANCISCO IBARRA
Alerta. Al ser interrogado sobre los hechos violentos de los últimos días, con saldo de al menos cuatro muertos, el vocero de la Diócesis de Querétaro, Marín Lara Becerril (a la derecha), lamentó que se atente en contra de la integridad humana y más aún que sean jóvenes los involucrados, lo que refleja desintegración familiar. FOTO: FRANCISCO IBARRA

Preocupa a la Diócesis de Querétaro los hechos de violencia ocurridos en las últimas semanas en la entidad, los cuales han dejado por lo menos cuatro muertos.

En entrevista para PLAZA DE ARMAS, El Periódico de Querétaro, el vocero de la Diócesis, Martín Lara Becerril, dijo que es preocupante que haya actos violentos y más aún que existan jóvenes que estén motivados a perpetrarlos, señalando que en los casos de las agresiones de los bares se lastiman a personas que mi siquiera conocen.

“Todo lo que atente contra el ser humano, todo lo que atente contra la seguridad de una persona, por supuesto que es preocupante y de manera muy particular cuando se trata de hechos violentos”, señaló el prelado.

Dijo que en la familia está la raíz de que se desaten estas situaciones, pues si bien las autoridades tiene la posibilidad de emprender operativos y revisiones a los lugares, es la educación en el núcleo familiar lo que podría prevenir los lamentables sucesos y que muchas veces son consecuencia de una familia mal integrada o con problemáticas sin atender.

Además, señaló que esto es un reflejo del desajuste que padecen algunas familias y que va creciendo hasta el punto de rebasar el límite del respeto a la vida misma.

También dijo que es preocupante el entorno en el que a veces crecen algunos niños, que muchas veces aspiran a ser narcos cuando crezca, ejemplo que el propio Sacerdote dijo haber visto en ocasiones y que es de gran preocupación.

“Hay que ser muy conscientes, porque es un grito social, eclesial a nivel nacional de que tenemos que recuperar nuestro tejido social desde la familia, no hay de otra”, apuntó.

Finalmente, hizo un llamado a los ciudadanos para que los padres sean los verdaderos educadores de los hijos, a través de principios que les permita recuperar la familia de una vez por todas, y atacar de raiz con estas problemáticas.

Víctor Polenciano

 

Comentarios

Comentarios