Parkour: el arte del desplazamiento

El Parkour o el Arte del Desplazamiento, consiste en desplazar el cuerpo por distintas estructuras urbanas, resignificando el uso de los espacios arquitectónicos. El Parkour llega a México aproximadamente en el 2005 por influencia de sitios web como YouTube.

Es una disciplina que nace en Francia a principios de los años 80 por el grupo Yamakasi que significa “Cuerpo fuerte, mente fuerte, espíritu fuerte” en la lengua africana llamada Lingala.

El principio básico del Parkour es el siguiente: si tenemos un punto A y un punto B, y en medio de estos dos puntos aparece un obstáculo, el propósito consiste en pasarlo, rodearlo o jugar con él. El obstáculo puede consistir en una pared, un árbol, un puente, un techo o cualquier elemento que llame la atención del practicante. Ésta disciplina implica una alta concentración que va acompañada del dominio de una técnica y de una inteligencia creadora.

Al ser una disciplina cooperativa sustentada en principios éticos como el respeto, la fuerza y el coraje; se rompen las barreras y restricciones para todo el público interesado en el autoconocimiento, sin hacer distinciones de género, edad, étnicas, culturales y físicas. Pueden practicarlo tanto niños en desarrollo como adultos mayores.

Parkour (de la palabra francesa parcour, recorrido en español) es el término más aceptado para nombrar la disciplina. En su origen el grupo Yamakasi llamaba a este movimiento “El arte del desplazamiento”, más tarde con la separación de David Belle y Sébastien Foucan del grupo fue cuando estos dos le cambiaron el nombre para desmarcarse por el de Parkour en Francia y Freerun fuera del país. Y de ahí viene la tercera acepción, Freerunning, que se hizo famosa cuando Foucan junto a otros traceurs (quienes practican Parkour) popularizó el término en dos reportajes para la televisión inglesa, Jump London y Jump Britain.

Es a principios del 2000 cuando empieza a hacerse notoria la llegada de la disciplina a España. Pequeños grupos de Traceurs van surgiendo en ciudades como Málaga, Madrid o Lleida, y decenas de practicantes van dando ya sus primeros pasos también en otras tantas ciudades. Ya en la actualidad, sería complicado nombrar una provincia o una ciudad sin algún Traceur o grupo de Traceurs en su población. Y es que el Parkour es ya una disciplina o deporte aceptado por todos y otra alternativa más para jóvenes y no tan jóvenes que desean estar en forma y aprender a manejar su propio cuerpo.

El Parkour conlleva una filosofía específica y concreta, que no lleva implícita la competición, ya que contradiría sus propios valores. Su practica implica respetar a los ciudadanos y al entorno, nunca debe poner en peligro la vida del practicante y la de los demás, por eso no es considerado una actividad física de riesgo.

El objetivo del Parkour es adquirir herramientas que nos ayuden a ser más útiles en nuestras vidas, a partir de la superación de las dificultades u obstáculos, tanto físicos como mentales. El significado de “Ser y Durar” implica que el traceur no tiene que ponerse en peligro y que debe intentar mantener un entrenamiento constante para no lesionarse y poder continuar practicando. Como actividad física, si puede ser considerada extrema.

Las reglas del Parkour no son estrictas, se moldean a la creatividad y capacidad de los Traceurs. No se permite la competencia entre los practicantes de Parkour, la única competencia aceptada es de forma individual. Por lo que existen una gran cantidad de movimientos, lo básicos los enlisto a continuación.

Equilibrio. Es fundamental para la práctica de Parkour. Se necesita desarrollar fuerza muscular y coordinación para después poder caminar sin problema sobre rieles.

Correr. En el Parkour se necesita de sprints de velocidad como de períodos de resistencia.

Saltos. Los saltos son fundamentales en el Parkour. Se utilizan en las diferencias de altura y para brincar sobres vacíos y obstáculos. Existen varios tipos de saltos de acuerdo al terreno. Por ejemplo, los saltos de precisión son indispensables para aterrizar en áreas pequeñas. Los tic-tacs son saltos que combinan escalada y saltos, el objetivo es llegar a aquellos lugares que con un salto normal son casi imposibles de alcanzar.

Aterrizaje. Saber cómo aterrizar es esencial para la seguridad y la eficiencia de un brinco; es lo que te permite continuar y no acabar en urgencias. El tipo de aterrizaje depende de la altura, la distancia, la superficie de aterrizaje y el movimiento que harás a continuación. Entre los tipos de aterrizaje están el aterrizaje con dos pies y la rodada.

Bóvedas. Mientras corres, seguramente te encontrarás con obstáculos mucho más altos de lo que puedes brincar. En esas ocasiones es cuando se utilizan las bóvedas. Básicamente, consisten en colocar las manos sobre un objeto para pasar por encima del él.

Escalar. En Parkour las escaleras no son la opción para llegar a un nivel superior, en su lugar se usa el cuerpo para escalar paredes o estructuras verticales. La regla general es no escalar más alto de lo que puedes brincar hacia abajo. Además de la escala básica de escalera, existen otras técnicas como “Correr por el muro”, “salto de gato”, entre otros.
Balanceo. Generalmente se utiliza para balancearse en una barra o en un árbol y así poder pasar a través de una brecha.

Dentro de los beneficios que una persona puede adquirir al practicar Parkour, encontramos un cuerpo cada vez más fuerte y ágil, aprender a controla miedos, equilibrio, trabajo en equipo, integración con el ambiente y mejor coordinación. Si estás interesado en tomar clases y entrenamiento de Parkour, entra a Facebook y busca Podium Gymnastics, donde podrás llamarlos y tomas una clase de prueba.

lopezdoriga.com

Comentarios

Comentarios