FERNANDO VENEGAS RAMÍREZ

Muy optimista se declaró el presidente de Canacintra-Querétaro, Jorge Rivadaneyra Díaz, al prever mayores inversiones en el resto del año, tras la ratificación por parte del Senado del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), a pesar de que el primer semestre estuvo lleno de “nubarrones”.

En espera de un cierre más positivo, el líder de los industriales alabó la decisión del Senado  que,  junto al cambio en el discurso del Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reconociendo un “aliado” en México, ayudará a generar certidumbre en aquéllos inversionistas que tenían detenidos sus proyectos en nuestro país.

“Yo estimo -dijo Rivadeneyra Díaz-, que en el segundo semestre habrá una mucho mejor percepción de inversión aquí en el país y por supuesto en Querétaro. Yo sí soy muy optimista, creo que el Presidente tiene un nuevo modelo que pude funcionar (sin embargo), la implementación de dicho modelo va a tomar tiempo”.

En relación al desplome en la generación de empleo del 88% en mayo a nivel nacional, de acuerdo a cifras del IMSS Jorge Rivadeneyra señaló que “estamos pagando el precio del cambio de modelo, el presidente Andrés Manuel López Obrador está cambiando el modelo, es un modelo diferente, a mí me gusta eso de la reducción de gastos en la oficina de la Presidencia, aunque también hay coletazos como en el tema del aeropuerto y se está dando un giro a la economía.

A pesar de reconocer que el tratado de libre comercio es positivo para México, señaló que “algunas cosas no salieron a la perfección, pero no hay nada más importante que tener un tratado con el país más poderoso del mundo”.
Entre las cosas que habrá que analizar del T-MEC, están algunas injerencias en la Ley Federal del Trabajo, “lo vimos también con el tema migratorio, la vocación de (Donald) Trump de querer meterse a las entrañas de México, pero finalmente hemos hecho tantas negociaciones con ellos, tantos negocios con ellos, que hasta cierto punto (las demandas de EU) son legítimas”.

“En algún sentido, si se benefician algunos de nuestros connacionales con mejores sueldos, eso lo aplaudimos como sector privado”, dijo Jorge Rivdeneyra en referencia a que el T-MEC establece especialmente para el sector automotriz, cambios en las normas de origen e impone mayores compras de componentes estadounidenses, en tanto obliga a México a revisar sus normas laborales y elevar los salarios del sector.

Finalmente expuso Rivadeneyra Díaz que “ya era muy necesario ese tratado, manda una buena señal a los inversionistas que estaban esperando claridad para poder invertir en México”, concluyó.

Comentarios

Comentarios