MEADE CONTRA AMNISTÍA

El ungido: José Antonio Meade Kuribreña, candidato único del PRI a la Presidencia de la República, se presentó con su esposa Juana en el acto celebrado este domingo en la sede nacional de Insurgentes. FOTO: REFORMA

COLUMNA PLAZA DE ARMAS

Une José Antonio Meade a los priistas

En familia: Sabino

  • Rechaza plan de amnistiar a narcotraficantes
  • Palacios en la comida y el mitin del candidato
  • Marcos excluido en Ceremonia de Coronación
  • Piden a Liverpool no vender muñecas chinas

POR: SERGIO ARTURO VENEGAS RAMÍREZ

Ya.

La historia: Adolfo Lugo Verduzco, Ignacio Pichardo Pagaza, Humberto Roque Villanueva, Dionisio Meade (padre del candidato) Pedro Joaquín Coldwell, Manlio Fabio Beltrones, José Antonio Meade, el dirigente Enrique Ochoa Reza, Beatriz Paredes, María de los Ángeles Moreno, Cristina Díaz, César Camacho Quiroz, José Antonio González Fernández, Rosa María Sauri y Mariano Palacios Alcocer. El actual presidente del comité nacional y sus antecesores, con el abanderado tricolor. FOTO: PRI

Acompañado de su esposa Juana, el candidato presidencial del PRI, José Antonio Meade Kuribreña, declare un combate frontal y definitivo contra la corrupción y centró su discurso en las mujeres y jóvenes para hacer un país más justo.

Ante la militancia reunida en la sede priista, el cuatro veces secretario de Estado rechazó a los instigadores del odio y se dijo del lado de las víctimas, no de los victimarios, en clara allusion a la propuesta de amnistiar a los narcotraficantes, formulada la víspera por Andrés Manuel López Obrador,

Habrá un combate frontal y definitivo a la corrupción, adivirtió Meade. Ni un solo peso al margen de la ley. Ningún privilegio más que el de ser mexicano. La economía familiar será una prioridad. Las familias tendrán mayores oportunidades para que su esfuerzo dé mejores frutos, comida en sus mesas y bienestar. Si a México le va bien, a las familias les irá mejor.

Es hora de las mujeres y las niñas, anunció: piso parejo en oportunidades y protección efectiva de sus derechos. Las mujeres serán las protagonistas centrales de nuestro crecimiento. En lo político, estamos poniendo el ejemplo: la mitad de las candidaturas que nos llevarán al triunfo, serán para las mujeres.

Vamos por lo económico, para que las mujeres que se empeñan todos los días, tengan la satisfacción de que su esfuerzo rinde mayores frutos.

Ningún niño mexicano debe nacer en pobreza extrema: techo, educación, salud y alimentación para cada recién nacido. Pero lo más importante: les daremos un motivo para tener fe en su porvenir.

La educación tiene que estar presente en cada rincón del país. Educación para aprender, para emprender, para fortalecer. Es el momento de los jóvenes, de su desarrollo. Su rostro será el del conocimiento, de la innovación, del triunfo, de la certeza de que un mexicano es tan bueno como el mejor del mundo. Por eso, una de tres candidaturas para las y los jóvenes.

Contó que desde niño, en la mesa familiar, escuchaba conversaciones llenas de ideas y proyectos. Eran las esperanzas de una familia, que tenía que trabajar, esforzarse y dar la batalla, día a día. Desde entonces, de mis padres aprendí que lo importante es atreverse, comprometerse por una idea: la responsabilidad de hacerse cargo, con el único propósito de servir para que las cosas mejoren. Hoy llegó ese día, aspiro a servir desde la más alta responsabilidad.

Llevaremos a México al lugar de potencia mundial que le corresponde, dijo entusiasmado. ¡Vamos a ganar. Vamos a ganar. Vamos a ganar!

Hoy México tiene un mejor presente y futuro, gracias a un liderazgo claro, dijo al reconocer el trabajo del presidente Enrique Peña Nieto. Reformas que habían esperado por décadas, se concretaron con diálogo y con la voluntad transformadora de las mujeres y de los hombres del PRI.

Este impulso reformista fue posible gracias al talento y la sensibilidad de un gran mexicano, de un arquitecto del cambio que logró que hoy tengamos 3 millones 300 mil nuevos empleos con seguridad social para nuestras familias; que nuestros hijos tengan un futuro con educación, salud y bienestar. El cambio se dio bajo la conducción de un mexicano con temple y gran amor a México: el presidente Enrique Peña Nieto.

Admitió, sin embargo, que si bien hay que fortalecer lo que se ha hecho bien, hay también que ser autocríticos y reconocer que hay realidades que nos duelen, que nos ofenden, que nos lastiman, que nos vulneran y que tenemos y vamos a cambiar.

Meade Kuribreña dedicó una parte de su discurso a desestimar las propuestas de la oposición: . Acabemos de una vez por todas con la idea de que este país se tiene que reinventar cada seis años. No hay que demolerlo todo, no hay que cambiarlo todo, no hay que inventarlo todo.

Apostamos por la experiencia y no por la ocurrencia; por el conocimiento y no por el enfrentamiento; por la preparación y no por la improvisación. En los programas, no en los caprichos. En las instituciones y en la ley, y no en las profecías. Las “revelaciones” no pueden sustituir el esfuerzo, la preparación y el trabajo.

Fue entonces cuando puntualizó; Creemos en el hambre de servicio, no en el hambre de poder. Estamos del lado de las víctimas, no de los victimarios. Tenemos que anteponer la paz al conflicto y consolidar una cultura de respeto a la ley. El que siembra odio cosecha soledad.

He trabajado los últimos 20 años por México. Mi trabajo explica lo que soy y lo que tengo.

Me inscribo por amor a México. Porque estoy convencido que tenemos que trabajar con rumbo cierto y con experiencia; construyendo y no destruyendo; en diálogo y no en confrontación;

Porque vamos a poner en el centro de este gran esfuerzo nacional a la persona: al mexicano cuya integridad y seguridad vamos a proteger.

Porque vamos a cerrar la distancia entre el México que somos y el México que queremos ser; ha llegado el momento de ir juntos por un mejor futuro.

Continuaremos transformando a México, convocó. Y comenzó Meade su camino por la Presidencia, de la mano de Juana y del lado de todas las mujeres y jóvenes de México.

Así de fácil.

Así de difícil.

-OÍDO EN EL 1810-

Queretanos.

Mariano Palacios Alcocer, dos veces expresidente nacional del PRI, reapareció en la comida de ex líderes con José Antonio Meade y en el acto de ayer, al que también asistieron José Calzada, Braulio Guerra, Ernesto Luque, Mario Calzada, Hugo Cabrera, Mariana Ortiz, Paul Ospital y Mauricio Ortiz. Se advirtió la ausencia del otro ex dirigente nacional priista Fernando Ortiz Arana, el único que ha destapado a dos candidatos: Luis Donaldo Colosio y Ernesto Zedillo, en 1993 y 1994, respectivamente.

Y ahi viene el 2018.

-¡PREEEPAREN!-

Noticias del Imperio.

Que anteriormente el gobernador de Querétaro coronaba a la reina de la Navidad y el alcalde capitalino le entregaba el cetro. La ausencia del impopular Marcos en el templete de Laura I el 1 de diciembre confirma su distancia no con el reino, sino con el gobierno.

Ya lo sabíamos.

-¡AAAPUNTEN!-

Por cierto.

No pasó inadvertido el abucheo de los universitarios al presidente municipal, ausente, en la conferencia de El Bronco Jaime Rodríguez en la UAQ al solo mencionarse la posición, ni siquiera el nombre.

Cosecha lo sembrado.

-¡FUEGO!-

Chinadera.

Primero muy interesados en China y sus inversiones, pero ahora brinca el secretario de Desarrollo Sustentable, Marco del Prete, con las muñecas “otomíes” que está vendiendo ese país en las tiendas Liverpool.
Como que eso no se arregla pidiendo retuits.

¡Porca miseria!

Hombro con hombro: ¿Por qué traerá placas de Morelos este vehículo del gobierno de Querétaro?. FOTO: MARIO CORONA
A la chinada: Muñecas artesanales ¡chinas!, parecidas a las que se hacen en Querétaro, está vendiendo Liverpool. FOTO: TWITTER

Comentarios

Comentarios